/

Seis rutinas que puedes hacer con una silla en tu casa

Te proponemos coger la silla del comedor y realizar estas rutinas que puedes realizar en casa para mantenerte en forma


Hacer ejercicio en casa no es tan complicado como puedes pensar. Solo necesitas ánimo, fuerza de voluntad y las ganas de ponerte en forma y mantener una vida saludable. Además, aunque no tengas aparatos como una bicicleta de spinning o una elíptica tampoco tiene por qué ser un problema.

Te lo demostramos con estos ejercicios que te proponemos hoy, para los que solo necesitas una buena silla con respaldo. Las del comedor suelen resultar estupendas para este tipo de cosas, así como las sillas de madera de escritorio. Toma nota y apunta estas seis rutinas que puedes hacer con una silla en tu casa para mantenerte en forma.

Stand up

Rutinas y ejercicios con una silla

Este ejercicio es muy sencillo y más efectivo de lo que en un primer momento puedas pensar. Se trata del conocido como stand up. Para hacerlo debes sentarte en la silla y levantarte sin mover los pies en una postura lo más recta posible, sin inclinar el torso hacia adelante. De tal forma, estarás ejercitando las piernas y los glúteos, sobre los que recaerá todo el esfuerzo. Puedes hacerlo en tres series de 10 y si deseas incrementar su intensidad realizarlo únicamente sobre una pierna.


Flexiones inclinadas con silla

La silla también es perfecta para realizar flexiones inclinadas, que te ayudarán a trabajar el pecho, la espalda y los brazos. Colócate frente a la silla y sitúa las palmas de las manos sobre el asiento. Estírate y apóyate sobre los pies de manera que tu cuerpo forme una línea recta desde tu cabeza a los pies. Acerca tu pecho hacia la silla flexionando los codos, de forma similar a como harías una flexión típica en el suelo, pero usando la silla como punto de apoyo.

Deberás realizar entre 10 y 15 repeticiones en 3 tandas distintas. No obstante, si te resulta un ejercicio muy duro, puedes comenzar solo ejercitándote con un par de ellas e ir incrementando su número a medida que te sea posible.

Patadas hacia atrás

Rutinas y ejercicios con una silla

Ponte en posición recta tras el respaldo de la silla, dejando algo de separación entre él y tu cuerpo. Apóyate y flexiona una pierna hacia adelante, llevándola hacia el pecho, y estírala luego hacia atrás hasta mantenerla paralela al suelo. Tienes que repetir esta operación entre 10 y 15 veces por cada pierna en 3 series.


Estas patadas hacia atrás apoyado en el respaldo de la silla resultan un ejercicio estupendo para los glúteos y los muslos. Asegúrate de tener bien apoyado el pie contrario a la pierna que levantas y no bloquear los codos. El esfuerzo deben hacerlo solo las piernas y recuerda calentar bien antes de empezar.

Curl de bíceps en silla

Con el siguiente ejercicio podrás tonificar tus brazos de una forma muy sencilla y la silla también te servirá de ayuda. Necesitas un par de pesas o mancuernas. De 1 o 2 kilogramos serán suficientes, pero si no tienes, no te preocupes, puedes utilizar dos botellas de agua de 1 litro o dos cartones de leche.

Siéntate en la silla con la espalda recta y una botella en cada mano y flexiona los codos levantándolas. Primero puedes hacerlo con los dos brazos a la vez, y en la siguiente serie con los brazos alternos. Y si aprietas el abdomen mientras, contribuirás a que se pongan en forma tus abdominales. Recuerda que en este tipo de ejercicios es muy importante que el trabajo solo lo hagan los músculos a ejercitar y que el resto de los del cuerpo no esté tenso ni bloqueado, para evitar lesiones.

Crunches

Rutinas y ejercicios con una silla

Los denominados crunches o abdominales constituyen una rutina muy completa que te ayudará a ejercitar piernas y brazos y que también puedes realizar con este mobiliario de casa. Para ello, debes sentarte en la silla manteniendo la espalda derecha y apoyar los brazos estirados a cada lado del asiento, en el borde. Luego, dobla las rodillas hasta el pecho y estira las piernas hasta formar un ángulo de 90 grados y vuelve a doblar las rodillas. Repite la operación unas 12 veces en tres series distintas. Te sorprenderá el resultado.


Giros laterales

Este último ejercicio es muy sencillo y sirve para afinar la cintura. Debes mantenerte sentado al borde de la silla con la espalda recta. Coloca las manos en la nuca con los brazos situados como si fueras a hacer abdominales, aprieta el abdomen y gira hacia el lado derecho intentando llevar el codo derecho lo más atrás posible, y solo moviendo la cintura. Aguanta unos segundos la posición y regresa a la postura central. Luego haz lo mismo hacia la izquierda. Lo mejor es que efectués tres series de 10 repeticiones hacia cada lado.

En todo caso, recuerda efectuar siempre ejercicios de calentamiento antes de ponerte a hacer ejercicio. Asegúrate de tener un calzado deportivo adecuado aunque estés en casa y estira cuando termines. Además, no olvides que vale más hacer un menor número de ejercicios o rutinas de forma correcta que un gran número de repeticiones realizadas de forma incorrecta, ya que además de ser una pérdida de tiempo puedes terminar con lesiones.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published.