Público
Público

El 70% de escolares que recibe formación sobre alcohol dice que no beberá o reducirá el consumo hasta ser mayor de edad

El programa 'Menores ni una gota' de Fundación Alcohol y Sociedad ha formado a 2,5 millones de alumnos en España, desde 2001

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jóvenes tomando cerveza. E.P.

El 70% de escolares que recibe formación sobre alcohol dice que no beberá o reducirá el consumo hasta ser mayor de edad, según revela una investigación realizada por el Instituto Deusto de Drogodependencias, en relación a la efectividad del programa Menores ni una gota de la Fundación Alcohol y Sociedad (FAS), que ha formado a unos 2,5 millones de alumnos y a 37.000 familias desde 2001.

En concreto, la encuesta revela que dos de cada cinco alumnos (38,7%) asegura que "dejará de beber" y otro tercio (33,1%) señala que "beberá menos". Además, tres de cuatro (75,1%) participantes del programa afirman que su nivel de información sobre el alcohol es mayor.

La evaluación se llevó a cabo, entre 2009 y 2015, en una muestra de 21.898 alumnos de ambos sexos, entre 12 y 18 años, pertenecientes a 140 de los 5.667 centros con intervención de FAS, en las comunidades autónomas de Andalucía, Catalunya y Madrid, que incluye alumnos que son beneficiarios del programa y otro grupo de control de alumnos de aulas en las que no se aplica el programa.

Igualmente, la encuesta indica que siete de cada diez menores cambia positivamente su conducta frente al consumo de alcohol, si recibe educación preventiva. Así, el 75,7% de los encuestados cree que se debe actuar de forma más estricta para prevenir el consumo.

En este sentido, el director de la Fundación Alcohol y Sociedad (FAS), Bosco Torremocha, ha explicado en rueda de prensa que el programa, busca educar para prevenir el consumo de alcohol en menores y otros colectivos de riesgo. "No queremos que quede ni un solo menor escolarizado sin recibir estas formaciones", ha dicho.

Descenso del consumo

La fundación ha citado la última Encuesta Estatal sobre el Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias ESTUDES 2016-2017, publicada en 2018, que indica que se ha producido un descenso del consumo de alcohol entre los menores entre 14 y 18 años desde el año 2012, a la vez que se ha retrasado la edad media de inicio en el consumo de alcohol hasta los 14 años y se ha reducido el consumo en atracón.

Esto coincide con los resultados de la encuesta de la FAS que revela que la extensión del consumo de alcohol en los adolescentes se ha reducido en los últimos años, desde 2011 hasta 2014, "probablemente por el efecto de la crisis económica, al reducirse la capacidad adquisitiva de las familias".

De este modo, en 2011, 55,5% de los menores afirmaba haber probado el alcohol y un 44,2% decía ser abstemio; mientras que en 2014, 47,5% de los menores señalaba haber bebido alcohol y un 52,3% aseguraba no haber consumido estas bebidas.

A pesar de esto, Torremocha ha asegurado que "sigue siendo necesaria la participación de todos los agentes, que incluye la red de personas cercanas a los menores, como padres, cadenas de distribución o camareros".

"Esto es una prioridad, y para hacerlo posible estamos en contacto con todas las organizaciones y personas involucradas", ha dicho Torremocha, quien ha destacado que el 91% de los centros participantes en el programa repite.

Al respecto, ha informado de que, como parte de la iniciativa de la fundación, la FAS ha firmado recientemente sendos acuerdos con los supermercados Día y Carrefour con el fin de realizar formaciones especificas para sus vendedores. "Que sepan que no pueden vender alcohol a menores", ha indicado el también director de la Federación Española de Bebidas Espirituosas.

Al mismo tiempo, Torremocha ha hecho un llamamiento a las administraciones públicas y ha pedido la colaboración pública y privada para continuar la labor educativa con los menores. "La fundación está a disposición de colaborar con todas las administraciones para que los menores escolarizados reciban esta información preventiva", ha agregado.

Dificultades con las familias

Por su parte, el miembro del Comité Científico de la Fundación Alcohol y Sociedad y Rector de la Universidad de Padres, José Antonio Marina, ha coincidido con Marina en que "aunque los datos muestran que los hábitos de consumo de los menores españoles son los mejores de la historia, sigue siendo prioritario educar para prevenir".

Silvia Jato, directora de Relaciones Institucionales de la Fundación Alcohol y Sociedad (FAS), y José Antonio Marina, miembro del Comité Científico de FAS, filósofo, escritor y pedagogo.

Así, ha señalado que el principal problema que han encontrado en el programa está relacionado con las conductas de las familias, especialmente en los pueblos pequeños. "Tenemos un problema de cómo llegar a las familias porque no saben cómo actuar, no saben si tienen que controlar a sus hijos, regañarles o prohibirles las salidas, y lo que hacen es mirar a otro lado", ha dicho.

En esta línea, la encuesta ESTUDES 2016-2017 indica que el 48,3% de los menores consume bebidas alcohólicas con conocimiento de los padres. "Por ello les damos herramientas y opciones, no debe estar mal visto tener los argumentos para bloquear el alcohol a los hijos, es un derecho y un deber", ha añadido Marina.

Igualmente, ha enfatizado la importancia de involucrar a los familiares especialmente con los jóvenes de entre 16 y 18 años que "tienen edad para ciertas cosas a plenitud, pero para otras no, como el derecho al trabajo o a reconocer un hijo pero no al consumo de alcohol".

Así, ha dicho que "en ocasiones, en el terreno", la fundación tiene "pocos recursos reales", por lo que es "indispensable" que se sepa "que los responsables civiles sobre los las acciones de los hijos, son los padres".

"Crar buenos hábitos"

Marina ha asegurado que "no solo hay que involucrar a las familias, sino a todos". "Tenemos que hacer que el consumo de alcohol quede reducido lo máximo posible, por lo que es importante crear la imagen del bebedor pasivo", ha dicho. "Así como existe el fumador pasivo, con el fin de extender la idea de que el consumo de alcohol no es peligroso solo para el que bebe sino también para los que están cerca", ha apostillado.

"La sociedad española tiene una tolerancia casi estúpida hacia el alcohol y no se da cuenta de su riesgo, por lo que es necesario involucrar a las familias, los amigos, los dueños de bares o camareros que pueden ayudarnos de manera informal", ha subrayado. El experto ha añadido que la FAS está desarrollando un programa de formación para el sector de la restauración que colabore con este fin.

Además de esto, Marina ha explicado que la fundación tiene tres líneas de trabajo. En primer lugar busca"crear buenos hábitos en los adolescentes y prepararlos para cuando pase a la etapa de consumo de alcohol a través de información explicada con claridad científica y ética porque están en la edad en la que se pueden adquirir buenas costumbres y conocimientos" Mientras que también busca disminuir el consumo de alcohol, retardar el acercamiento a esta sustancia e ir creando la idea de prudencia".

"Todas las sustancias que alteran la responsabilidad de las personas son peligrosas y el alcohol es una sustancia de alto riesgo con la que debemos aprender a convivir, y combatir los porcentajes altísimos de accidentes de tránsito o la violencia domestica producidos por el alcohol", ha concluido.

Más noticias en Política y Sociedad