Público
Público

Abuso policial Linares Las mujeres de Linares, con menos posibilidades hasta para emigrar

Según el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, en Linares había 3.974 mujeres desempleadas frente a 2.390 hombres al cierre de 2019.

María José Camacho linares
La concejala del PSOE en Linares María José Camacho, gitana y proveniente del mundo asociativo. Jairo Vargas

Las dificultades económicas, agravadas por la pandemia, siempre golpean dos veces a las mujeres. Esto no es ajeno a las de Linares, escenario de una sonada y reciente protesta por un caso de abuso policial, el que encendió la chispa en una sociedad hastiada.

-Viendo que están cerrando El Corte Inglés y que cada vez va a haber menos trabajo todavía, yo creo que me voy a ir fuera para buscar oportunidades. A lo mejor para dentro de un año o dos. Tal como está la cosa...

-Nos vamos a tener que ir todo el mundo de aquí, esto va a ser una ciudad de ancianos. Y eso es lo que se va a quedar aquí, en Linares, porque los jóvenes podemos encontrar trabajo como mucho de camareros. Lo que hay son bares de tapas, industria ya apenas hay.

-Y sobre todo de arte hay poco. Mi hermana mayor se ha ido fuera, a hacer diseño gráfico en Jaén.

Este es el diálogo que mantienen Andrea, María y Mariani en un parque de la plaza Colón, en Linares, Jaén (57.353 habitantes). Son estudiantes de segundo de bachillerato que comparten inquietudes sobre su futuro. Los indicadores revelan que el desempleo, el problema principal de la ciudad, sobre todo el juvenil, afecta en mayor medida, tanto en cantidad como en calidad, a las mujeres. Según el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, en Linares había 3.974 mujeres desempleadas frente a 2.390 hombres al cierre de 2019.

La conversación entre las amigas prosigue:

-Hay amigas mías que se han ido y tenían negocios aquí, no les salían rentables, y sus padres se han marchado a la aventura. Con el coronavirus es peor aún, porque cierra todo a las seis de la tarde.

-Y cada vez hay menos tiendas. Aquí venía mucha gente por las tiendas y ya se están yendo a Jaén. Linares se está quedando un poquito así, con lo que ha sido...

-Da pena, la verdad. A mí no me gustaría irme. Me gustaría quedarme, pero viendo lo que hay...

-Es que aquí, futuro...

-Aquí, en verdad, hay gente súper buena. Y se vive súper a gusto. Todo el mundo se respeta. Es una ciudad acogedora, pero no hay trabajo y no se pueden quedar por mucho que quieran.

Y sobre los disturbios del pasado fin de semana:

-Ha sido la gota que ha colmado el vaso. Si te quedas callado, nunca pasa nada.

-Obviamente, el vandalismo no tiene justificación ninguna, pero, por ejemplo, aquí hubo hace dos o tres años una manifestación a la que, de 60.000 habitantes que somos, fuimos más de medio Linares. Salió tres segundos en las noticias. Luego, queman tres contenedores y sale diez minutos en todas las cadenas.

-Ni la actuación de la Policía ni el vandalismo fue correcto. Cuando las cosas estaban tensas pero no había comenzado el vandalismo, la Policía salió a porrazos, hasta dispararon...

No son las únicas que piensan así. El colectivo Acción Feminista trabaja desde hace un tiempo en Linares y comenta a Público algunos de los problemas que padecen las mujeres. "En Linares, como en todos sitios, a los problemas económicos y sociales ahora sumamos los referentes a la pandemia, que han afectado de diferente forma a hombres y a mujeres. En especial, en lo económico. Aquí, el sector del empleo más feminizado se ha visto muy perjudicado dentro de la precariedad que ya sufríamos", explica una de las integrantes del colectivo, que pide anonimato. Así lo explica: "Es una ciudad pequeña, todo el mundo se conoce y, a veces, hay miedo a decir según qué cosas, miedo real"; y eso se puede ver en algunos comentarios publicados en Facebook.

"En esta ciudad, en general, falta educación, faltan medios y falta apoyo a iniciativas que nos puedan sacar de este pozo de pobreza y precariedad. A nosotras se nos ocurre que podría fomentarse la creación de cooperativas locales que puedan servir para el autoempleo de personas en situación desfavorecida y, por desgracia, en ese grupo de población estamos nosotras", añade la portavoz de Acción Feminista.

En este sentido, apunta al sector de la dependencia y los cuidados, que "tiene sueldos bajísimos". "Hemos visto a este sector cómo ha combatido la covid prácticamente sin medios, ¡y las últimas en vacunarse! Es un sector nada valorado y mal pagado. El sector hostelería y comercio [tiene] igualmente sueldos y horarios penosos, y también [se ha visto] muy afectado. Esta crisis la protagonizan muchísimas mujeres", apunta.

"Nosotras además seguimos ocupando las tareas de cuidados mayoritariamente, tanto de menores como de personas mayores o dependientes, y nos ha sido imposible con esta mochila ir a buscar trabajo fuera. El sector agrícola, cada vez con más maquinaria para la recolección, ya no quiere emplear apenas a mujeres. Las fábricas aquí son casi testimoniales y con este panorama la situación es insostenible para todos, pero para nosotras siempre con un plus añadido de género", remarcan.

El asesinato de Benita Corral

Las últimas semanas han sido duras. El asesinato machista de Benita Corral está en la memoria colectiva de Linares y pesa sobre las mujeres de esta ciudad. Como en cualquier rincón de España, el machismo y, sobre todo, los "micromachismos" están muy presentes, asegura en una conversación con Público la concejala del PSOE María José Camacho. "Llevamos una racha en Linares...", agrega con énfasis de abatimiento, en la terraza de una cafetería.

Ella viene del tejido asociativo. De etnia gitana, es la primera vez que su colectivo tiene representación en el Ayuntamiento. Otra compañera gitana también salió elegida concejala por IU en los últimos comicios, y cree que eso contribuye a cambiar el pensamiento general. No solo desde el punto de vista racial, sino también desde el enfoque de género. María José Camacho es una mujer gitana, que vive con sus tres hijos "tras una separación dramática", lo que le llevó en su día a necesitar ayuda de los servicios sociales, y ahora contribuye al empoderamiento de las linarenses. Como antaño hicieron las mujeres de los trabajadores de Santana Motor, ahora salen a la calle a "defender el pan de sus hijos".

Esta lideresa aprecia una evolución. Denuncia que la mala situación socioeconómica "siempre afecta mucho más a las mujeres", y ella sufrió la experiencia en primera persona. "Yo viví esa situación de desamparo y pude romper el techo de cristal", dice orgullosa. Cuando en Linares había más empleo, con buenos salarios, el grueso de trabajadores era hombres, puntualiza. Y eso deja un poso de desigualdad que se profundidad en época de crisis.

Pero además de todos los problemas laborales y socioeconómicos de la ciudad, pone sobre la mesa el asesinato de Benita Corral, una vecina que fue arrojada a un contenedor por su asesino, con el que no mantenía ninguna relación, pero que -según sus familiares- "estaba obsesionado con ella". Deja "un sabor muy amargo" en una de las ciudades con más paro de España, dice.

Pero el crimen también generó un acto de repulsa feminista que revelaba algunas "carencias básicas" en la ciudad. Por ejemplo, explica Camacho, no hay ningún punto de atención jurídica para violencia de género en Linares. "Las mujeres se tienen que ir a Jaén para eso. Cuántas estarán sufriendo violencia en casa y no lo sabemos", reflexiona.

Coincide en parte con Acción Feminista. "Para fomentar la igualdad, primero necesitamos un entorno seguro. Nos da miedo pensar en cuántas mujeres en situación de riesgo han ido a denunciar a comisaría una situación de violencia machista o, incluso, alguna violación o acoso sexual; y se han encontrado en comisaría a estos dos agentes que protagonizaron la agresión en plena calle. Viendo sus actos, dudamos mucho de que pudieran dar ese soporte seguro a las víctimas", reivindica el colectivo.

"Pensamos que es importante que se forme a los agentes y se mire con lupa en manos de quién estamos. Queremos encontrar en la Policía a gente preparada en materia de género y con un perfil adecuado a ese puesto", remacha.

Más noticias de Política y Sociedad