Público
Público

Acoso sexual "Mañana te voy a violar", el acoso de un guardia civil a su compañera en Lleida

A pesar de que el testimonio de otro compañero y el informe psicológico fueron claves para probar la veracidad de los hechos, la sentencia únicamente solicita para el acusado una multa de 2.100 euros y una indemnización de 4.815 euros para la víctima.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 6

Imagen: Guardia Civil (Flickr)

Un agente en prácticas de la guardia civil de Ponts, en Lleida, ha sido condenado por un caso de acoso sexual. "Mañana te voy a violar" o "tengo la polla igual que este plátano", son algunas de las expresiones que el joven ha empleado para referirse a una compañera de la unidad, que debido a los comentarios del agente pasó tres meses de baja y tuvo que recibir tratamiento psicológico, adelanta El Español.

Según el mismo diario, los hechos tuvieron lugar entre los meses de junio y julio de 2017, periodo durante el cual el agente en prácticas acosó y vejó a la mujer. Así lo relata una sentencia judicial a la que ha tenido acceso el citado medio. La resolución, que especifica hasta tres episodios concretos, condena al guardia civil a una multa de 2.100 euros y una indemnización de 4.815 euros para la víctima.

La guardia civil asegura que además de estos tres sucesos concretos, todas las veces que el acusado se refería a ella lo hacía en términos sexuales

De los tres hechos destacados en el fallo, el escrito recoge que el agente se dirigió a la compañera en términos vejatorios tales como: "A ver cuándo hacemos un trío con mi mujer", "mira, yo tengo la polla igual de grande que este plátano. Como un delfín la tengo yo" o "mañana te voy a violar". Fue precisamente está última la que impulsó a la víctima a denunciar los hechos ante sus superiores.

La guardia civil asegura que además de estos tres sucesos concretos, todas las veces que el acusado se refería a ella lo hacía en términos sexuales, e incluso que algunos compañeros habían pedido al demandado que cesase en sus comentarios. Unas situaciones que la mujer define como "incómodas" puesto que ella ostentaba un cargo superior al agente en prácticas.

El acusado, que expresó durante el juicio que jamás había acosado a su compañera, afirmó que todas estas incriminaciones se debían a que la mujer había pasado por un momento difícil tras una ruptura sentimental y que esto venía motivado por una depresión y por la "promiscuidad" de la oficial.

A pesar de que el testimonio de otro compañero y el informe psicológico fueron claves para probar la veracidad de los hechos, la sentencia dictada por el juez únicamente solicita para el acusado una multa de 2.100 euros y una indemnización para la víctima a razón de 50 euros diarios correspondientes a tres meses, periodo que la agente estuvo de baja. 

Más noticias en Política y Sociedad