Público
Público

Alcalá de Henares Treinta empleados con discapacidad del Ayuntamiento de Alcalá de Henares denuncian maniobras para despedirles

Los trabajadores de la Fundación Nº1 aseguran que, tras haber sido siempre rentables, el Consistorio, presidido por el socialista y patrono mayor de la entidad Javier Rodríguez Palacios, está denegando contratos para poder justificar un próximo concurso de acreedores que podría terminar con sus puestos de trabajo.

Trabajadores en una concentración contra el cierre de Fundación Nº1 en Alcalá de Henares, Madrid. / PÚBLICO
Trabajadores en una concentración contra el cierre de Fundación Nº1 en Alcalá de Henares, Madrid. / PÚBLICO

En ocasiones, de ser patrono a patrón hay poco más que una letra. Eso es lo que pueden llegar a pensar los 37 trabajadores del Centro Especial de Empleo de Alcalá de Henares, tres decenas de ellos con discapacidad, al ver que la Fundación Nº1 (F1) para la que trabajan está en peligro de disolución debido a decisiones tomadas desde su patronato. Este órgano decisorio está formado por todos los partidos políticos con representación en el Consistorio, así como por UGT y algunos empresarios del Corredor del Henares.

Un preconcurso voluntario convocado por el patronato con el único voto en contra del concejal de Unidas Podemos levanta las peores sospechas a los trabajadores, que aseguran que desde el Ayuntamiento se están rechazando contratos para justificar una baja productividad y poder motivar así la convocatoria del concurso de acreedores final. Así expresan los empleados en un comunicado la realidad de la F1 que ha desembocado en el preconcurso: "Se debe a una gestión del todo discutible, unas condiciones laborales pésimas y un descenso drástico de ingresos el último año que creemos intencionado por los gestores". Javier Rodríguez Palacios (PSOE), actual alcalde de la ciudad complutense, es estatutariamente el patrono mayor de la F1, pero desde el Gobierno local prefieren no hacer ninguna declaración al respecto.

"Desde hace tres días estamos nulos, vacíos; los trabajadores están jugando al parchís y a las damas". Con estas palabras describe la situación Manuel Petisco, adjunto de producción en la F1, que también añade que "la situación es muy complicada porque algunos no comprenden por qué no hay trabajo y hay que explicarles día tras día lo que se va a hacer con ellos". Su tesis es clara: "Desde agosto de 2019 hasta ahora hemos visto cómo han ido dejando caer a la fundación, que ya está muerta". Una teoría avalada por Beatriz Arévalo, trabajadora y delegada sindical de CGT en el centro, que afirma que "desde septiembre se ha notado un descenso en la productividad".

Parón total en el centro de trabajo

Peligran los puestos de trabajo de 37 personas, 15 de ellos con discapacidad psíquica, diez con discapacidad física y otros cuatro con discapacidad sensorial. Hasta el momento, se dedicaban a realizar pequeñas manufacturas para las empresas que contaban con ellos, tales como estuchado de productos cosméticos, revisión de blíster para algunas farmacéuticas y producción de almendras garrapiñadas junto a su correspondiente encaje. Según coinciden Petisco y Arévalo, esta situación de total parón nunca se había dado y, tal y como presupone el adjunto de producción, podría estar siendo provocada desde el propio Ayuntamiento para justificar el cierre de la F1 y dar otro uso al edificio donde ahora se encuentra, de titularidad pública.

Peligran los puestos de trabajo de 37 personas

La denuncia de Petisco se basa en que desde el Ayuntamiento "no firmaron el contrato que ofreció una gran empresa de cosméticos en septiembre de 2019 y que suponía estuchar más de 25.000 botes de colonia, haciendo así la campaña de Navidad, la del día de la madre y la del día del padre". En este sentido, Arévalo alega que desde el Consistorio les justificaron este rechazo debido a que el contrato debía hacerse por un año y les penalizarían en el caso de no poder satisfacerlo durante ese tiempo.

Pruebas de los contratos rechazados

Otro ejemplo es el de la farmacéutica Chemo, que "todos los meses mandaba alrededor de entre 20.000 y 30.000 pastillas para revisarlas y estucharlas, y ya no lo hace", expresa un Petisco que asegura que "las empresas que siguen dando trabajo lo hacen puntualmente y en pequeñas cantidades". De hecho, Público ha tenido acceso a algunas comunicaciones realizadas vía correo electrónico entre la F1 y el Ayuntamiento en las que se comprueba la negativa de los segundos a aceptar, como mínimo, dos contratos.

La negativa constatada por correo electrónico la firma Pilar Fernández

Una de las conversaciones se produjo en octubre del 2019 en lo relativo a una posible relación mercantil que dejaría unos 40.000 euros en la F1, a los que habría que restar la mano de obra y la materia prima. La negativa constatada por correo electrónico la firma Pilar Fernández, actual gerente de la empresa Alcalá Desarrollo pero sin relación directa, al menos aparentemente, con la fundación. Ante este aspecto, fuentes de la Alcaldía han asegurado que se rechazó el contrato debido a que no se podía hacer frente a la compra de la materia prima, algo que los trabajadores tachan de incomprensible.

Por otro lado, una compañía de embalaje con la que se trabajaba de forma habitual desde la F1, según hace constar Petisco, vio cómo el Ayuntamiento no respondió a sus requerimientos a finales de enero de 2020. En este caso, Arévalo relata las explicaciones que les dieron: "Nos comentaron que no se trataba de un rechazo en sí, sino que los costes que acarrea tener que trasladar al trabajador a las instalaciones de la otra empresa, además de por motivos de seguridad, no era rentable para la fundación". Un hecho que el adjunto de producción encuentra inexplicable, ya que no era la primera vez que se desplazaban trabajadores de la F1 a las instalaciones de la empresa de embalaje.

Datos de productividad y trabajo de la sección sindical

Las cifras aportadas por Petisco en relación a la productividad de la F1 no explican los motivos que aducen desde el Ayuntamiento para denegar los contratos y convocar el preconcurso voluntario. La fundación, inaugurada en 2011, facturó desde 2015 hasta 2017 unos 450.000 euros sin contar con las subvenciones que les otorgan; en el año 2018 hubo 100.000 euros de beneficio y en 2019 se facturaron 230.000 euros, siempre según los datos del adjunto de producción, que dice lo siguiente: "Como no había una gerencia desde el Consistorio que se encargara de la F1, los presupuestos los hemos hecho nosotros y sabemos qué ha pasado con el dinero; además de que el patronato sabía que la fundación se estaba muriendo porque cada seis meses se reúnen".

CGT alude a la opacidad de las comunicaciones entre el Ayuntamiento y los trabajadores

La sección sindical de CGT en la fundación alude a la opacidad de las comunicaciones entre el Ayuntamiento y los trabajadores: "Solo te dicen que están buscando alternativas, que otras fundaciones se hagan cargo de ésta o que están hablando con el Ayuntamiento de Meco", comenta Arévalo, la delegada sindical. Del mismo modo, incide en que desde el Consistorio aún no le han entregado algunas informaciones a las que debería tener acceso la sección sindical, corroborando la opacidad que los propios trabajadores denuncian. "Desde el Ayuntamiento nunca nos habían hecho esto. El patronato siempre se reunía en las propias instalaciones de la fundación y tras finalizar bajaban a vernos, nos saludaban y se interesaban un poco por nosotros. Pero desde las últimas elecciones municipales las reuniones son fuera de nuestras instalaciones; desde entonces, dejamos de existir para ellos", comenta un Petisco apesadumbrado.

El posible futuro de las instalaciones

El adjunto de producción aventura el porqué de los movimientos del Ayuntamiento presidido por Rodríguez Palacios: "Ese espacio lo quieren dedicar para hacer cursos de formación de la Comunidad de Madrid o la Unión Europea". En este sentido, es él mismo el que dice que las dos cosas pueden ser factibles dado que "dentro del edificio ahora se imparte un curso de carretillero". Además, por espacio no sería; según el propio alcalde complutense, el Centro Especial de Empleo tiene cabida para casi cien trabajadores, ya que durante la presentación del proyecto en 2016 dijo: "Actualmente tiene 47 personas y podríamos llegar a doblarlo". David Cobo, el concejal de Unidas Podemos y única persona que votó en contra de ir al preconcurso voluntario, eleva esa cantidad a 125 puestos de trabajo.

Una pancarta durante la concentración contra el cierre de Fundación Nº1 en Alcalá de Henares, Madrid. / PÚBLICO

Cobo muestra así su solución: "Hay que recuperar antiguos clientes, captar nuevos y diversificar el negocio. Estudiar la posibilidad de presentar proyecto a la Comunidad de Madrid para aumentar las actividades y tipos de trabajos que se puedan acometer en este Centro Especial de Empleo". Así pues, fue él mismo quien ya en octubre de 2019 presentó una moción ante el pleno en la que se recogía que el Ayuntamiento asegurara los puestos de trabajo de las 37 personas que actualmente componen la F1, una moción que fue denegada.

Los trabajadores se movilizan todas las semanas

"Se trata de unir el interés económico con el interés social y hacer de esta fundación algo sostenible". Estas declaraciones de 2016 del patrono mayor, el alcalde socialista Rodríguez Palacios, chocan con lo que opina el militante de Izquierda Unida y concejal de Unidas Podemos: "No compartimos la decisión política de ligar la viabilidad del proyecto a su transmisión a otra fundación o entidad".

Sea como fuere, la respuesta que Arévalo encuentra cuando pregunta qué va a pasar con los puestos de trabajo es que no tienen que pensar en eso, tal y como relata la propia delegada sindical. Por la opacidad de las negociaciones y la incertidumbre que tienen los trabajadores, la plantilla se concentra y concentrará "hasta que se solucione la situación" a las puertas del Ayuntamiento de Alcalá de Henares todos los viernes, además de los días en los que hay pleno. Una lucha en las calles que pretende ir a más en el caso de que les autoricen una manifestación que recorrerá el centro urbano de la localidad el próximo 6 de marzo.

Más noticias de Política y Sociedad