Público
Público

Axun Lasa, víctima de las torturas de la Guardia Civil: "Hay que tener valor para mirar a las víctimas del Estado a la cara"

Tres víctimas de la violencia de ETA y dos víctimas de la violencia del Estado se reúnen para repensar cuáles son los objetivos que el Gobierno y la sociedad española todavía no han alcanzado con los afectados por el terror del conflicto vasco.

06/04/2022-El exdirector general de la Unesco Federico Mayor Zaragoza (2-d), junto a víctimas de la banda terrorista ETA Rosa Lluch (d-detrás), María Jáuregui (2-i) y Alberto Muñagorri (i),antes de la mesa redonda 'Construir la paz. Retos y oportunidades
El exdirector general de la Unesco Federico Mayor Zaragoza (2-d), junto a víctimas Rosa Lluch (d-detrás), Idoia Labalza (i-detrás), Axun Lasa (d) María Jáuregui (2-i) y Alberto Muñagorri (i) antes de la mesa redonda "Construir la paz. Retos y oportunidades para el País Vasco". Juanjo Martín / EFE

Axun Lasa, torturada por la Guardia Civil, ha afirmado que "hay que tener valor para mirar a las víctimas del Estado a la cara". Estas declaraciones, de la también hermana del asesinado por los GAL Joxean Lasafue, se han recogido en el acto Construir la paz. Retos y oportunidades para el País Vasco que ha tenido lugar este miércoles en Madrid.

En la mesa redonda se juntaron también Idoia Zabalza, hermana de Mikel Zabalza, quien murió a causa de las torturas a las que le sometió la Guardia Civil; Rosa Lluch, hija del político y víctima de un ataque de ETA Ernest Lluch; María Jauregi, hija de Juan Mari Jáuregui, también asesinado por ETA y Alberto Muñagorri, quien sufrió un atentado de la organización terrorista con diez años.  

Abriendo el encuentro, Federico Mayor Zaragoza, quien fue director general de la UNESCO, ha recordado que "la construcción de democracia implica coincidir". El acto, sentenciaba, "ya es una señal de esperanza" ya que "para conseguir la convivencia, debemos tener espacios de reflexión".

Más de 400 casos sin resolver

El caso de Mikel Zabalza quedó archivado, como el de tantas otras víctimas de la violencia ejercida por la Guardia Civil y los GAL que reclaman justicia y reparación. El caso Lasa fue uno de los pocos que acabaron con una condena para los torturadores, gracias a lo cual Axun Lasa ha sido reconocida oficialmente como víctima por la pérdida de su hermano. "Somos muchas víctimas, pero somos muy pocas las reconocidas", ha afirmado.

En un informe de 2018, Amnistía Internacional indicaba que "la escasa y deficiente investigación policial llevada a cabo en una parte muy importante de estas acciones violentas impide el esclarecimiento de un dato de especial relevancia en esta cuestión, cuál es el grado de complicidad, colaboración o inhibición que pudo existir por parte de determinadas instancias policiales con dichos actos criminales".

Son 482 los asesinatos sin resolver de ETA, el BVE y los GAL. Sin embargo, "el porcentaje de los casos sin esclarecer es mayor en los casos de terrorismo practicado por la extrema derecha o los funcionarios públicos del Estado", según señaló un informe elaborado en 2018 por el Foro Social Permanente. Los datos también recogidos por el Departamento de Interior del Gobierno de Euskadi en 2008 indican que los casos sin resolver de los GAL ascienden al 37%, frente al 23,2% de los asesinatos de ETA.

Unas instituciones que no escuchan a las víctimas

Muñagorri denuncia a una administración "áspera" y a unas instituciones que no quieren escuchar ni reconocer a las víctimas. "Los que tienen responsabilidad política deben ser consecuentes", ha sentenciado. Zabalza exige responsabilidad a los políticos, que, en sus palabras, "tienen que dar pasos para que podamos convivir y vivir, reconciliar con nuestro victimario y seguir adelante".

Las víctimas son plurales y, como ha reconocido Lluch, "la verdad es poliédrica". Las palabras que escucha en el Congreso de los Diputados, pronunciadas en nombre de las víctimas de ETA, no le "representan". Afirmaba que "hay una vuelta a un discurso monolítico de las víctimas de ETA que no tenemos todas". "No nos homogeneiza ser víctimas", ha apuntado.

El silencio ante una herida mal cerrada

Maixabel, la película de Icíar Bollaín sobre el caso de Juan María Jaúregui y estrenada en 2021, ha traído a la memoria de la sociedad española un conflicto que parecía ya olvidado. Recordando la película, Lluch ha reconocido que le aterra "que se cierre un conflicto en falso. Hemos cerrado el franquismo en falso, una etapa en la que sucedieron muchas vulneraciones de Derechos Humanos". La víctima ha señalado que "los conflictos nunca se pueden cerrar rápido, porque vuelven a salir".

La hermana de Mikel Zabalza ha afirmado que "los principios a los que se supone que las víctimas tenemos derecho, a la verdad, a la justicia, y al reconocimiento común, no los hemos logrado. Lo fundamental para todas las víctimas es el derecho a la verdad. El derecho es algo que tiene parte de justicia, te repara, te reconoce".

La víctima ha reconocido que el silencio es también intrafamiliar e intergeneracional. Es un silencio que cree que hay que romper, ya que "la omisión transmite el mismo dolor". "Lo que pasa a nivel familiar también pasa a nivel social", ha lamentado. Zabalza cuenta su historia como un "ejercicio de responsabilidad" porque, en referencia a su hermano, "no podemos devolverle la vida, pero sí parte de su dignidad".

Más noticias