Público
Público

Ayuso obliga a los hospitales a trasladar al Isabel Zendal a los sanitarios de refuerzo que lleven menos tiempo contratados

El hospital de emergencias se abrirá con 106 voluntarios fijos e interinos. La Comunidad insta al resto de hospitales a que deriven personal de manera forzosa al Isabel Zendal. ¿Cómo se hará la selección de sanitarios? En función del número de contratos de refuerzo para la covid19 que haya tenido cada centro y por orden de antigüedad en el centro hospitalario, de menor tiempo a mayor tiempo contratados.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en la inauguración del hospital de Emergencias Isabel Zendal.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en la inauguración del hospital de Emergencias Isabel Zendal. Chema Moya / EFE

BEATRIZ ASUAR GALLEGO

Este martes se ha inaugurado el hospital de emergencias Enfermera Isabel Zendal pese a que aún no está terminado, no está preparado para recibir enfermos y no tiene sanitarios suficientes para abrir. La Comunidad de Madrid ha explicado que prevé empezar a recibir enfermos a partir de la semana que viene. Algunos de los sanitarios que tendrán que ir a trabajar allí forzosamente también se enterarán la semana que viene.

La Consejería de Sanidad ha informado que el hospital se abrirá con 240 camas y con 106 sanitarios voluntarios de otros hospitales. Con ellos empezará un "plan de acogida" en los próximos días para que los especialistas conozcan el espacio y los circuitos, según ha explicado el coordinador del hospital, Fernando Prados. Pero estos 106 sanitarios no son suficientes y la Comunidad de Madrid ha decidido seguir adelante con su plan de trasladar forzosamente a trabajadores y no contratar nuevos sanitarios. 

El plan de Sanidad para completar la plantilla pasa por dar "autorización" a las Gerencias de cada hospital para que recluten nuevos voluntarios entre el personal eventual y temporal y, si se sigue sin llegar a los 669 profesionales requeridos, los hospitales deberán derivar de forma forzosa al personal que le corresponda al Isabel Zendal. El número de trabajadores que le corresponde a cada hospital se hará según el número de los contratos de refuerzo covid-19 que haya tenido cada centro y el personal saldrá por orden de antigüedad en el centro hospitalario, de menor tiempo a mayor tiempo contratados.

La temporalidad del sector sanitario será un problema en este proceso ya que ni siquiera se tendrá en cuenta el tiempo que se lleva trabajando para el Servicio Madrileño de Salud (Sermas). Los hospitales deben disponer los traslados según el tiempo que se lleve trabajando en ese centro. Así, los sanitarios se enfrentan una vez más a la incertidumbre y precariedad de la temporalidad ya que pueden darse casos de profesionales que lleven más de diez años trabajando para el Sermas encadenando contratos pero que hayan cambiado de centro recientemente.

Otra incógnita que se ha resuelto en la reunión de la Mesa Sectorial es la categoría de los profesionales voluntarios. La plantilla de los 106 profesionales está formada por diez médicos, cinco fisioterapeutas, 33 enfermeras, diez técnicos superiores de radioterapia, cinco celadores, nueve auxiliares administrativos, 29 auxiliares de enfermería, cuatro médicos urgencias y un auxiliar de farmacia. "Con mucho menos personal de que dispone el Hospital Infanta Cristina (Parla) con 247 camas y 740 profesionales de plantilla, a fecha de julio 2020", valoran desde Comisiones Obreras (CCOO). El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, explicó en la inauguración que había 116 voluntarios pero fuentes de su equipo han añadido después que diez de ellos no serán trasladados tras hacer la valoración de los perfiles.

Este plan de la Comunidad de Madrid tiene muchos inconvenientes y a los sindicatos en contra. Mientras Ayuso presidía el acto de apertura de uno de los pabellones de los cuatro que tiene el hospital, un centenar de sanitarios se concentraban en la puerta pidiendo su dimisión y manifestando el rechazo hacia los traslados forzosos. Lo poco que conoce la presidenta de la región el hospital, pese a ser su medida estrella, lo puso ella misma de manifiesto cuando no supo contestar al presidente del PP, Pablo Casado, si el hospital tiene quirófanos. Prados salió al rescate explicando que tiene "salas de curas", pero no quirófanos.

Los sindicatos también han trasladado a Sanidad en la reunión este rechazo y han vuelto a pedir que contraten nuevo personal: "No se puede poner en marcha un hospital si este no va acompañado de la contratación de profesionales que garanticen una atención sanitaria universal, eficaz y de calidad. No se puede desalojar de personal hospitales cuyas carencias en recursos humanos pueden generar más riesgos que beneficios en la atención sanitaria", manifiestan desde CCOO. Además, reprochan que no haya habido posibilidad de debatir sobre este punto en la Mesa Sectorial.

El resto de organizaciones sanitarias, desde UGT hasta el movimiento de Sanitarios Necesarios que nació durante la pandemia, también han coincidido en lo perjudicial que será para los hospitales perder este personal de refuerzo de los hospitales ordinarios para trasladarlo al nuevo de emergencias. De hecho, este centro sanitario, como este proceso, recuerda mucho al hospital de campaña montado en el Ifema durante la primera ola de la pandemia. Las denuncias por al falta de organización fueron constantes durante los meses en los que sanitarios voluntarios dejaron sus puestos de trabajo para acudir allí.

UGT, además, destaca que el déficit de camas en los hospitales públicos de Madrid ha sido "propiciado" por el Gobierno del PP al haber cerrado 1.600 camas entre 2018 y 2020. "Además, hubiera sido mucho menos costoso y más rápido recuperar parte de las camas cerradas y espacios no utilizados en los hospitales públicos e incluso haber acondicionado el antiguo hospital de Puerta de Hierro, ahora vacío y en estado abandono", añaden desde el sindicato.

Más noticias de Política y Sociedad