Público
Público

Barcelona El machismo no es para el verano

Barcelona estrena campaña: Con un nuevo hashtag #BCNantimasclista, un nuevo estand en el paseo marítimo y merchandising de color morado, el Ayuntamiento espera poner freno a las agresiones machistas.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2

Estand de información del Ayuntamiento de Barcelona instalado en el Paseo Marítimo / PÚBLICO

La playa de Barcelona ha estrenado este verano una campaña contra el machismo. Con un nuevo hashtag #BCNantimasclista, un nuevo estand en el paseo marítimo y merchandising de color morado, el Ayuntamiento espera poner freno a las agresiones que las mujeres deben soportar, de forma más insistente, en verano. La medida, no obstante, por ser la primera vez que se lleva a cabo, y agravado por su carácter estacional, ha suscitado dudas sobre su eficacia.

¿Estás de fiesta y te han acosado o agredido sexualmente o has vivido otros tipos de violencia sexista?, pregunta la campaña. La respuesta es el estand de prevención y atención por violencia sexual en espacios de ocio nocturno, ubicado en la zona de ocio nocturno del Frente Marítimo para informar, sensibilizar y atender en caso de agresión sexual.

En el cruce del paseo Marítimo con la calle Trelawny, en el barrio de Ciutat Vella, dos personas detrás de un mostrador, dentro de un barracón, atienden a quien se acerque para pedir información sobre igualdad de género. Los objetivos del estand, según la regidoría de Feminismos y LGTB, pasan por prestar información, sensibilizar y atender (si se producen) en casos de acosos y agresiones sexuales: desde comentarios ofensivos y degradantes a insultos, persecuciones, tocamientos no consentidos hasta intentos o consumación de violaciones.

Mientras tanto, 'patrullan' por la zona otra pareja de profesionales, con formación y/o experiencia en el abordaje de violencias machistas. En caso de agresión, se activa un protocolo de actuación coordinado entre Guardia Urbana, Mossos d’Esquadra, servicios sanitarios y servicios municipales de atención.

Las agresiones sexuales han aumentado un 30%
en Barcelona

Las agresiones sexuales han aumentado un 30% en Barcelona. Más de la mitad se producen en los meses de enero, julio y agosto, y en especial en fin de semana y en horario nocturno, todo según el último Balance de seguridad y actividad policial del 2016. En verano, con mayor afluencia humana, nacional e internacional, en la costa barcelonesa, con la proliferación de las fiestas en los clubs cerca del mar, y un mayor consumo de alcohol, las agresiones contra la mujer incrementan, asegura el consistorio. Por eso el stand, que acaba de cumplir el mes de vida, se quedará hasta el 25 de septiembre, pasada la Mercè. Con la asunción de que, a partir del 26 de septiembre, la probabilidad de ser agredida, baja.

A la limitación de la estacionalidad se suma la de los horarios. Durante este primer mes, la apertura ha sido de jueves a sábado, entre las 11pm y las 5am. Ahora, respondiendo a que el flujo de personas que se acercan al estand alcanza su pico entre las 3am y las 4am, coincidiendo con la salida de algunos de los locales de ocio nocturno, la regidora de Feminismos y LGTBI, Laura Pérez, anunció esta semana en rueda de prensa que corrige el horario de apertura y lo retrasa una hora para el resto del verano: de medianoche a las 6am.

Chapas contra la violencia 

En las primeras cinco semanas de existencia, el puesto de información ha atendido a 471 personas, y ha repartido más de 38.000 unidades de materiales. Las cifras se presentan como elevadas a los ojos de una ciudad con escasos precedentes en iniciativas como esta. Tan solo un par de experiencias piloto, también a cargo del actual ayuntamiento, en las pasadas fiestas de la Mercè y Santa Eulàlia.

Sin embargo, un análisis más detallado de este primer reporte, calculadora en mano, deja al descubierto datos menos llamativos: de las 471 personas atendidas (mitad hombres, mitad mujeres), 458 personas (esto es, 97% de los casos) acudieron por motu propio al estand para pedir información. Eso reduce a 13 personas las que fueron atendidas en itinerancia ante situaciones que requirieron intervención de la ‘patrulla’ de profesionales.

El estand ha atendido a 471 personas y ha repartido más de 38.000 unidades de material

Sobre el total de 471 atendidos, solo 20 de los asesoramientos estuvieron motivados por situaciones de violencia (física o verbal) vividas en el presente, y solo 10 de estas respondían a situaciones de violencia sucedidas en la zona del Frente Marítimo, la zona escogida para el stand y la patrulla, por ser uno de los focos de más agresiones, según se justificó. En este tiempo no ha ocurrido, por fortuna, ninguna violación. Y tampoco se ha registrado ningún tipo de acoso de los clasificados como "graves". La práctica totalidad de los casos se debieron a “intentos de tocamiento” y “acoso verbal”, por ejemplo, piropos indeseados.

Debido a la falta de datos, no se dispone de las herramientas necesarias para determinar si el bajo índice de situaciones resueltas por este destacamento especial del servicio público se debe en efecto a un bajo índice de incidencias en la ciudad (o más concretamente en la única zona escogida para sus actuaciones) o si, por el contrario, pone de manifiesto un déficit de eficiencia de la campaña.

De la información a la educación

En cualquier caso, la función del estand no ha tenido función de 'primeros auxilios' , y ha asumido tareas informativas o hasta divulgativas. Así lo demuestra el hecho de que, de las 38.000 llamadas "unidades comunicativas" que se repartieron, además de dípticos, se contabilizan adhesivos y chapas. De hecho, más de la mitad de dichos materiales eran merchandising de la campaña. En concreto, se contabilizan 11.500 dípticos (4.000 en catalán, 4.000 en castellano y 3.500 en inglés); 17.500 pegatinas (7.500 en catalán y 10.000 en inglés) y 9.000 chapas (5.000 en catalán y 4.000 en inglés).

Elementos de imagen que se escapa de la función primera de atender a la víctima. Pero que, por qué no, ojalá contribuyan a la concienciación, si el lema "No es no" que se lee en los materiales morados tiene un impacto cuando alguien se cuelga la chapa o se engancha la pegatina, y pasea por la ciudad o, incluso, y en el mejor de los escenarios, hasta publica una instantánea en las redes sociales.

Desde la Asociación de Mujeres Juristas, la coordinadora de la Comisión de Igualdad, Marisa Fernández, valora la campaña municipal de forma "positiva". A su parecer, es un acierto “otorgar más competencias a los actores locales”, ya que son más cercanos a los ciudadanos, y como tales, a las mujeres y los retos que aún están por resolver.

La valoración de la campaña es "positiva", aunque solo es una "prueba piloto" y es "mejorable"

Por eso, Fernández quiere considerar la campaña de verano del estand en la playa contra la violencia machista como una “prueba piloto”. Esta experiencia confirma la necesidad de estos servicios de acercase a donde suceden las incidencias. Y dado que la atención a incidencias ha sido solo en 10 casos del total, la prueba piloto es “mejorable”, considera. La letrada, con 32 años de experiencia anima a que esta experiencia se extienda en el tiempo, más allá del verano, en el horario, y se debería llevar a “otro tipo de barrios, en la periferia, donde hay más conflictos, y también más agresiones contra la mujer”, argumenta. “Si no, será un paso atrás”, concluye.

Con todo, este no es el tipo de campaña más eficiente para acabar con la violencia machista, ni la que aborda las necesidades sociales reales, según Pilar López Díez, que imparte cursos de intervención en violencia de género e igualdad en la Universidad Pontificia de Salamanca, en la Universidad de Castilla-La Mancha y en la Universidad de Málaga.

López Díez rechaza que la campaña del estand se pueda clasificar como "política púbica de prevención de la violencia contra la mujer". Pese al bajo índice de atención de casos, la campaña no deja de estar concebida como una medida "de intervención para ayudar a las mujeres afectadas", lo cual valora como algo positivo per "no fundamental".

Para erradicar la violencia contra la mujer hay que erradicar el machismo, defiende la especialista, una autoridad en España en materia de género. Y eso solo será posible con una intervención en educación, dedicando recursos a "la formación seria, sistemática, y obligatoria de todo el profesorado" para que desde la enseñanza infantil hasta la universidad, la educación vaya encaminada a erradicar los estereotipos de género, que son los que dan lugar a conductas machistas.

Además, la periodista hace énfasis en la necesidad de que los medios de comunicación cumplan la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. Lo que se traduce en respeto integral por las mujeres y lo femenino.

En cualquier caso, lo que sí ponen de manifiesto estos primeros datos es que las agresiones contra la mujer no atienden tanto a la estacionalidad como a una dinámica social sostenida cuya repuesta se debe hallar con políticas públicas también sostenidas en el tiempo, una apuesta firme para erradicar la violencia contra la mujer y las dinámicas sociales que la desencadenan.

Más noticias en Política y Sociedad