Público
Público

Binaced Un pueblo de Huesca suspende las fiestas tras la violación de una menor

Binaced cancela los actos lúdicos y convoca una concentración de protesta tras la agresión sexual a una chica de 17 años que pasaba esos días en casa de una amiga, mientras la Guardia Civil investiga los hechos

Publicidad
Media: 4.08
Votos: 12

Concentración en Binaced contra la agresión sexual.

Binaced (Huesca) suspendió este domingo sus fiestas patronales tras sufrir una agresión sexual una muchacha de 17 años. El Ayuntamiento tomó la decisión, sin antecedentes en la provincia de Huesca y de la que apenas los hay en el resto del país, por unanimidad en un pleno extraordinario celebrado el domingo por la tarde, cuando apenas habían pasado unas horas desde que se produjo el ataque.

El asalto se produjo sobre las cinco de la madrugada del domingo junto a la zona cortada al tráfico en las que los jóvenes hacen botellón, y que cuenta con vigilantes de seguridad privada desde hace unos años.

La muchacha fue asaltada por su agresor cuando se alejó de allí en solitario y se ocultó junto a unas casas para orinar, por lo que no se descarta que el atacante ya estuviera merodeando por allí en busca de víctimas ni que pueda tratarse de alguien que haya podido cometer otros ataques sexuales.

Tras abandonar a la víctima, que quedó en estado de shock, el violador desapareció. Según algunas versiones, habría salido del pueblo en un coche con otros jóvenes, aunque fuentes de la Guardia Civil declinaron tanto confirmar como desmentir detalles de lo sucedido. Otras apuntan a que podría llevar una herida en uno de sus brazos o manos, donde la joven habría logrado morderle al resistirse.

Unas horas más tarde, el Servicio de Ginecología del hospital de Barbastro confirmaba la existencia de lesiones internas compatibles con una agresión sexual en el cuerpo de la joven.

La Guardia Civil confirmó la apertura de una investigación por parte de la Policía Judicial, aunque sin ofrecer detalles. Según algunos indicios, el sospechoso de la agresión sería también menor de edad, por lo que coordinaría las pesquisas la Fiscalía de Menores de Huesca. De haber superado los 18 años, estas serían instruidas por uno de los juzgados de Monzón.

La agresión sexual provocó la consternación del pueblo la misma madrugada del domingo, en cuanto comenzó a trascender lo sucedido. La víctima, vecina de una localidad cercana, estaba pasando las fiestas del pueblo en casa de una amiga.

“Creemos que es lo adecuado”

Los nueve concejales del Ayuntamiento (5 del PSOE, tres del PAR y uno del PP), en cuya fachada cuelga un cartel con el lema “Sólo sí es sí”, improvisaron una asamblea con los vecinos nada más terminar el pleno en el que decidieron suspender los actos del último día de las fiestas, que tradicionalmente son de las más concurridas de la zona oriental de Huesca al abrir el ciclo festivo en esa área.

“Creemos que es lo adecuado”, explicó a los vecinos el alcalde, Juan Latre, que lamentó que la agresión sexual llegara a producirse pese a las medidas extraordinarias de vigilancia que el municipio había adoptado para prevenir situaciones de acoso durante las fiestas.

“No tenía sentido seguir con las fiestas. Esto no es una cuestión de política, sino de ser persona. La gente no tiene cuerpo para seguir de fiesta, lo primero que piensa es que puede ser mi hija, mi sobrina, mi nieta, mi hermana”, señaló a Público el alcalde, todavía impactado por lo ocurrido: “Esto no solo pasa en las ciudades. Primero no te lo crees…”.

“Ojalá ya lo hayan cogido”

Latre, que mostró su confianza en el trabajo de las fuerzas de seguridad, llamó la atención de la importancia de las primeras horas en una investigación de este tipo.
“Ojalá ya lo hayan cogido”, dijo. Si ocurre, el Ayuntamiento de Binaced, de unos 1.500 habitantes, debatirá la posibilidad de personarse como acusación popular en la causa judicial.

El consistorio emitió un bando en el que muestra su condena y su “absoluta repulsa a este tipo de brutales acciones”, al tiempo que ofrecía “nuestro más sincero apoyo a la víctima y a los familiares”.

A las ocho de la tarde, cientos de vecinos de Binaced y de otros pueblos de la zona participaron en una multitudinaria concentración de condena a la agresión sexual, mientras en las redes sociales crecían los mensajes de apoyo a la víctima y con pistas para tratar de localizar al agresor y a quienes le ayudaron a huir.