Público
Público

Brecha salarial Las españolas tienen que trabajar 52 días más al año para ganar lo mismo que los hombres

Un informe elaborado por Oxfam asegura que el “14% de esa brecha en España se queda ‘sin explicar’, y solo puede atribuirse a la discriminación directa o indirecta por razón de género”.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Las mujeres europeas todavía cobran un 16% menos que los hombres. - EUROPA PRESS

Las mujeres españolas tienen que trabajar 52 días más al año para recibir el mismo salario que los hombres, según un informe publicado este jueves por Oxfam titulado Voces contra la precariedad: mujeres y pobreza laboral en Europa. A nivel europeo, las mujeres se enfrentan a una mayor brecha salarial ya que esta cifra aumenta a los 59 días, un 16% menos que los hombres.

Las investigadoras Ana Claver y Cristina Rovira señalan en este texto varios motivos de esta brecha como la edad, la experiencia o el tamaño de la empresa pero un “14% de esa brecha en España queda ‘sin explicar’, y solo puede atribuirse a la discriminación directa o indirecta por razón de género”.

El estudio señala además que “las mujeres españolas tienen el doble de posibilidades que los hombres de tener un trabajo con baja remuneración” sobre todo en sectores como la hostelería, donde las mujeres representan el 55,8%, y el trabajo del hogar y de cuidados, donde alcanzan el 87,9%. En cuanto a los trabajos de cuidados no remunerados el informe es claro, “el género es la clave” ya que casi tres de cada cuatro personas tienen “un trabajo parcial involuntario”.

Hay un perfil muy definido ya que son “las mujeres migrantes, jóvenes y familias monomarentales las que afrontan el riesgo más alto de precariedad y pobreza laboral”, afirma Chema Vera, director de Oxfam Intermón.

“Este tipo de trabajos, a tiempo parcial y mal pagados, acaban mermando las oportunidades laborales y de desarrollo de miles de mujeres en el mundo”, señala Vera.

El techo de cristal

Las dificultades para alcanzar algunos puestos se refleja en este estudio, que afirma que “de 609 consejeros delegados existentes en Europa dentro de las grandes empresas, solo 36 son mujeres”, algo que influye de forma directa en la pobreza laboral a nivel europeo.

Una situación que incide de forma física y psicológica en las mujeres porque se enfrentan a un “estrés constante y a una ansiedad causada por la dificultad o imposibilidad de llegar a fin de mes”.

Posibles mejoras para una igualdad real

El estudio, elaborado en el marco de la campaña No hay peros pide al Ejecutivo socialista y a las instituciones europeas que se tomen medidas inmediatas para acabar con esta brecha, "empezando por reforzar sustancialmente, en los presupuestos de 2019, los recursos humanos y técnicos de la Inspección del Trabajo", así como la aprobación de una Ley de permisos paternales y maternales iguales y un incremento del salario mínimo a 1000 euros en 2020.

Las autoras del informe también apuntan que la precariedad laboral, que afecta en mayor medida a las mujeres, se tiene que acabar con "la reducción de la temporalidad y la parcialidad involuntaria", en el marco de esta discriminación de la mujer en el mercado laboral.