Público
Público

Capturar y confinar: el plan de un municipio madrileño para acabar con los gatos callejeros

El Ayuntamiento de Villaviciosa de Odón aprobó por mayoría absoluta un programa CES (Captura-Esterilización-Suelta) para controlar la proliferación de las colonias de felinos. Sin embargo, las asociaciones animalistas denuncian que el ejecutivo municipal se ha limitado a contratar los servicios de una perrera para atrapar a los animales y encerrarlos.

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5

Crías de gato que aparecen muertas después de que los servicios de la perrera capturasen a la madre./ Cedida

“En Villaviciosa de Odón hay un alcalde muy déspota que no cumple las resoluciones de las mociones que se aprueban en los plenos”. Este es el resumen que hace Meli de Linda, portavoz de la asociación animalista VillaFelina, del problema que vive el municipio madrileño desde hace un año. Un problema que tiene que ver con las numerosas colonias felinas que tiene el pueblo y con el tratamiento de las mismas.

Como en muchas otras zonas de Madrid, los gatos se pasean por las calles con naturalidad, se cobijan bajo los coches y, huidizos, se mantienen alejados de todo conflicto con los humanos. Sin embargo, en los últimos años, estos animales parecen haberse multiplicado, lo que ha llevado a parte de los ciudadanos del pueblo a reclamar un control de las colonias basado en el principio de esterilización.

Después de varios intentos, Izquierda Unida consiguió llevar al Consistorio una moción que fue aprobada por mayoría absoluta en 2018, con la que se apoyaba la puesta en marcha del método CES, es decir, la captura, esterilización y suelta de los gatos. Se trata de una medida que ya se ha llevado a cabo en otros municipios y que se fundamenta en la Ley de Protección de los Animales de Compañía de la Comunidad de Madrid. Este método de control se presentaba como una solución factible, explica la concejala de IU Maribel Martínez. "Es algo bueno para las personas y para los propios animales", añade la política.

Sin embargo, el Ayuntamiento ha obviado lo aprobado en aquella moción y lleva casi un año sin poner en marcha el método, al que sólo el PP –partido en el Gobierno– y Vox se opusieron. Lejos de poner en marcha el programa de esterilización, desde el Ejecutivo municipal se adjudicó un contrato de 43.126, 03 euros a una perrera por los “servicios de recogida y mantenimiento de animales domésticos”.

Es por ello que colectivos animalistas y partidos políticos denuncian la falta de compromiso del alcalde y su equipo. “Se aprobó el control de las colonias felinas mediante el método CES y no se ha aplicado”, denuncia Javier Escudero, el candidato de Podemos a las elecciones municipales del próximo 26 de mayo.

Más allá del incumplimiento del CES, las asociaciones animalistas denuncian la falta de control en el sistema de capturas que ha instaurado el gobierno municipal. Según explican desde VillaFelina, la perrera está poniendo trampas para atrapar a los felinos, que son recluidos sin ningún tipo de criterio en cheniles.

"Se están cogiendo gatas recién paridas y se deja abandonadas a las crías, que mueren cruelmente", expone A.G., una vecina vinculada a la asociación animalista que prefiere permanecer en el anonimato. Esta misma vecina advierte de que la Policía Municipal está poniendo multas a los ciudadanos que dan de comer a los gatos o que se ofrecen para acogerlos.

“Están multando a los ciudadanos que están esterilizando a los animales”, incide Arancha Sanz, portavoz de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid (SPAP), organización que ha puesto una denuncia ante la Comunidad de Madrid por incumplir la Ley de Protección de los Animales de Compañía. Para la experta, se están cometiendo irregularidades y, debido a la opacidad, no se puede constatar el número de gatos que entran y salen del centro, por lo que tampoco se puede saber si se está incumpliendo o no la premisa legal del sacrificio cero.

En la actualidad, la asociación VillaFelina está trabajando para “rescatar” a los gatos de la perrera y darlos en adopción. “De momento nos dejan entrar a las protectoras y podemos ir sacando a los gatos”, relata Meli de Linda, que explica que, al final, sólo pueden extraer a los animales más sociables, ya que hay una gran cantidad de mininos que están "asalvajados" y no se pueden destinar a la adopción. "Meter a animales que no son sociables en un centro de acogida es condenarlos a la muerte", opina Sanz.

Desde el Ayuntamiento de Villaviciosa de Odón explican a Público que el Gobierno "se encuentra inmerso en la realización de un estudio de las colonias existentes para poder determinar y estructurar las actuaciones pertinentes, encaminadas al establecimiento eficaz de todas aquellas colonias que sean viables en su entorno actual y mejorando las condiciones higiénico-sanitarias de dichas colonias".

Respecto a las prácticas de captura efectuadas por la perrera, el Ejecutivo municipal explica que "en ningún caso se está realizando el sacrifico de los animales recogidos" y alegan que la ley "establece como obligatoria la retirada de la vía pública de los animales perdidos y errantes".

Más noticias en Política y Sociedad