Público
Público

Ley de educación Las claves de la ley educativa de Sánchez: reforma sin derogar la LOMCE

La ministra de Educación, Isabel Celaá, avanza en el Congreso que el Ejecutivo no derogará la ley del PP, y que se limitará a modificar "los aspectos más controvertidos" de la norma. El Ejecutivo propone quitar peso a la asignatura de Religión y aumentar el de Filosofía.

Publicidad
Media: 3
Votos: 6

Isabel Celaá en el Congreso

El Gobierno no derogará la LOMCE, al menos de momento. Así lo ha avanzado la ministra de Educación, Isabel Celaá, este miércoles en la comisión de Educación y Formación Profesional del Congreso, donde ha explicado que se modificarán los "aspectos más controvertidos" de la norma que el PP desarrolló en 2013, a pesar de que el borrador de la reforma que prepara su Ministerio contiene una disposición donde sí que se señala la derogación de la conocida como 'Ley Wert'.

Según la citada disposición derogatoria única, quedaría derogada tanto la LOMCE de 9 de diciembre de 2013 como el real decreto de 2016 de medidas urgentes para la ampliación del calendario de implantación de la anterior.

Sin embargo, la ministra ha precisado que en la reforma "nos limitamos a modificar los aspectos más controvertidos que la LOMCE incorporó en la LOE -Ley Orgánica de Educación, aprobada en 2006 durante el primer gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero- sin perjuicio de que se hable, desde una perspectiva jurídica, de la derogación completa de la LOMCE".

La comparecencia de Celaá fue solicitada por el Partido Popular, Unidos Podemos y Ciudadanos para que la ministra explicara su anteproyecto para modificar la LOMCE, un articulado elaborado "en tiempo récord", según la ministra, impulsado por la "urgencia" de llevar a cabo una reforma en el sistema educativo, ha añadido.

En el citado anteproyecto, la ministra Isabel Celaá busca volver a los "planteamientos diferentes acerca de la educación que deben necesariamente convivir en un sistema democrático y plural" y con las que, a su juicio, acabó la Lomce.

Principales novedades

La reforma educativa de Celaá propone, entre otros puntos, quitar peso en la educación a la Religión (no es de oferta obligatoria en segundo de Bachillerato y la nota de esta materia no computa para conseguir, por ejemplo, una beca) y se elimina la "demanda social" para la oferta de centros concertados.

Gana peso la asignatura de Filosofía, con asignaturas en ambos cursos de Bachillerato y se introduce en Primaria y Secundaria Educación en Valores Cívicos y Éticos.

Además, permite que sean las Administraciones educativas las que fijen la proporción del uso de la lengua castellana y la lengua cooficial como lengua vehicular, así como las materias que deban ser impartidas en cada una de ellas, pudiendo hacerlo de forma heterogénea en su territorio.

Por otra parte, se podrá conseguir el título de Secundaria con una asignatura suspensa y quienes cursen Secundaria y no obtengan el título recibirán una certificación oficial en la que constará el número de años cursados y el nivel de adquisición de las competencias básicas.

Los contenidos básicos de las enseñanzas mínimas requerirán el 55 % de los horarios escolares para las comunidades autónomas que tengan lengua cooficial y el 65 % para aquellas que no la tengan. Además, se podrán establecer currículos mixtos del sistema educativo español y de otros sistemas educativos, conducentes a los títulos respectivos.

Más noticias en Política y Sociedad