Público
Público

Encierro de migrantes en Barcelona Colectivos migrantes de Madrid no descartan seguir los pasos del encierro en Barcelona que ya dura más de un mes

El movimiento antirracista de la capital se une en apoyo a los migrantes y refugiados encerrados en un edificio público del barrio del Raval. Convocan una concentración de apoyo a la manifestación prevista en Barcelona contra el "racismo estructural" y por la derogación de la Ley de Extranjería

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Manifestación en Madrid contra el racismo. - EFE

Varios colectivos de personas migrantes de Madrid han trasladado su apoyo al grupo de migrantes y refugiados que llevan ya más de un mes encerrados en el antiguo edificio de la Escola Massana, en el barrio del Raval de Barcelona para exigir, entre otras reivindicaciones, la derogación de la Ley de Extranjería. "Lo que pasa en Barcelona pasa en el resto del país", han explicado los portavoces, que no descartan seguir los pasos del encierro en Massana y ocupar algún espacio público en la capital para intentar entablar conversaciones con la Delegación del Gobierno.

En rueda de prensa en el Centro Comunitario Casino de la Reina, en el barrio de Lavapiés, los portavoces de varias organizaciones como el Sindicato de Manteros y Lateros de Madrid, del Movimiento de Acción Política Antirracista 12N (MAPA) y Juventud Mora han explicado que hacen suyas las exigencias de derechos que protagonizan los encerrados en Barcelona y han anunciado una serie de acciones de apoyo previstas para este fin de semana en Madrid que, también, siguen los pasos que la comunidad migrante y racializada comenzó a dar el pasado 12 de noviembre con una manifestación "por una sociedad sin racismo".

El domingo a las 12:00 horas está prevista una concentración en la Plaza de Nelson Mandela de Madrid, foco de las protestas de la comunidad migrante y, en concreto, la senegalesa, tras la muerte del mantero Mame Mbaye después de una operación policial en el centro de la ciudad contra los vendedores ambulantes. Sin embargo, las actividades comenzarán el sábado, cuando hay prevista una vigilia durante toda la noche en la plaza, y pretenden ser un encuentro entre colectivos para "debatir, repensar y replantear cómo avanzar en el movimiento antirracista" sobre los las reivindicaciones que los encerrados en Barcelona han puesto sobre la mesa.

En la antigua Escola Massana, cientos de migrantes y refugiados se dan el relevo cada día para mantener vivo un encierro que apela a los tres niveles administrativos (al Ayuntamiento de Barcelona, a la Generalitat y al Gobierno central) para que haga efectivos sus derechos. Piden más facilidades para obtener papeles, incluso sin contrato de trabajo, poder obtener la nacionalidad sin necesidad de examen, poder empadronarse en los municipios aunque no tengan un domicilio o la despenalización de la venta ambulante. También quieren recibir atención sanitaria tras el decreto del Gobierno en 2012, que les relegó únicamente a la atención en urgencias.

Pero sobre todo exigen la derogación de Ley de Extranjería, "una ley que cruza la vida de las personas inmigradas, obligándolas a pasar tres años de clandestinidad. Para la tramitación y renovación de los papeles exigen un contrato de un año y 40 horas, pero la precariedad de los trabajos es una barrera enorme", explican en su manifiesto, al que se han adherido más de 400 organizaciones sociales.

Manifestación el domingo en Barcelona

La protesta en Barcelona se ha extendido del Raval a Poblenou, se ha reproducido en Badalona y Zaragoza y, este domingo, escala un nivel más con la convocatoria de una manifestación en la ciudad condal que partirá a las 12.00 horas desde Plaza Catalunya. Los colectivos han valorado favorablemente la actitud del Ayuntamiento dirigido por Ada Colau, quien afirmó desde el principio que "sus reivindicaciones son totalmente compartidas". Se ha reunido con los encerrado en dos ocasiones. A falta de un Govern en Catalunya, también se han reunido dos veces con el secretario de Igualdad, Migraciones y Ciudadanía de la Generalitat, Oriol Amorós y, en una ocasión, con la Subdelegación del Gobierno en Barcelona en el que no se ha concretado nada, explicaron los portavoces del encierro en Barcelona.

En Madrid, también quieren forzar las conversaciones institucionales. "Tras los encuentros de este fin de semana y con más tiempo, si nos vemos con capacidad y fuerza, podemos plantearnos un encierro e iniciar una vía de comunicación con la Delegación del Gobierno", ha afirmado Yoursa El Ormany, del colectivo Juventud Mora.

Por su parte, Serguine Mbaye, del Sindicato de Manteros y Lateros de Madrid, ha destacado que el miércoles se reunieron ya en el Ayuntamiento con la alcaldesa Manuela Carmena y el Delegado de Seguridad del Consistorio, Javier Barbero, entre otros miembros del equipo de Gobierno, después de la muerte del mantero Mame Mbaye. Según el portavoz, hubo "promesas" por parte del Ayuntamiento, aunque las han recibido con cautela. Entre las medidas que les anunció el consistorio están la puesta en marcha de una tarjeta de residencia municipal que, según Mbaye, sirva a los migrantes para poder identificarse ante los policías y evitar que acaben en comisaría. 

Entre los colectivos que apoyan las acciones en Madrid se encuentran el Sindicato de Manteros y Lateros, Territorio Doméstico,  Movimiento de Acción Política Antirracista 12N, Valiente Bangla,  Juventud Mora, Asociacion Sin Papeles de Madrid, Red Solidaria de Acogida o SOS Racismo Madrid, entre otros.

Más noticias en Política y Sociedad