Público
Público

Coronavirus y biodiversidad Un corzo se pasea por Bilbao durante el confinamiento

El estado de alarma está siendo aprovechado por muchos animales para poder curiosear por las ciudades desérticas.

Un corzo corre por Bilbao durante el confinamiento.
Un corzo corre por Bilbao durante el confinamiento.

Público

Desde hace más de un mes ya no hay turistas que colapsen las vías principales, ni coches que esperan al semáforo en verde y en las grandes ciudades se ha dejado de escuchar el ruido contante de los coches, como consecuencia del confinamiento. La tranquilidad de la cuarentena es la causa de que muchos animales hayan decidido curiosear por las ciudades y pueblos desérticos.

Los animales se han animado a pasear por ellas, muchas veces, en busca de comida. Durante la cuarentena se ha visto a un jabalí paseándose en plena noche por mitad de una carretera en el centro de Madrid, dos ciervos a plena luz del día por las calles de un pueblo de París o unos monos que han invadido por completo las instalaciones de un hotel de Tailandia. Esta vez le ha tocado al barrio de Deusto en Bilbao con la visita de un corzo. 

Los animales han sido captados por los ciudadanos que los observaban desde sus ventanas. Algunos de ellos buscaban comida pero otros simplemente disfrutaban las calles vacias, como el corzo de Bilbao que ha aprovechado para saltar por el barrio vasco. 

No obstante, más allá de las publicaciones anecdóticas que se han podido ver estos últimos días en las redes sociales, el Fondo Mundial para la Naturaleza señala a Público que todavía "es muy pronto para observar cambios de hábitos en las especies" que nos hagan preocuparnos. Theo Oberhuber, cofundador de Ecologistas en Acción, reflexiona que la proliferación de estos vídeos refleja lo despegada que vive la humanidad de la naturaleza. Quizá la vida en las ventanas haya facilitado que estos fenómenos se capten con mayor facilidad. 

Más noticias