Público
Público

Crisis sanitaria El coronavirus se extiende por Madrid ante la falta de rastreadores mientras Ayuso se presenta como víctima

Con un tercio de los nuevos contagios detectados en toda España y con el 42% de los muertos durante las últimas dos semanas, con los sanitarios advirtiendo de nuevo de la falta de personal ante esta segunda oleada y con los hospitales bajo la sombra del colapso ante el aumento de ingresos, la presidenta madrileña se empeña en acusar al PSOE y al Gobierno de ponerle la zancadilla.

Ayuso y Gabilondo
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (segundo por la izquierda) y su consejero de Educación, Enrique Osorio, (a la izquierda) durante una reunión con el portavoz del grupo parlamentario socialista, Ángel Gabilondo (segundo por la derecha) para tratar sobre la estrategia del Gobierno regional para la vuelta al colegio. (EFE)

Público | agencias

"Madrid no está para fiestas". Con esta gráfica expresión, Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la comunidad de Madrid ha venido a reconocer que la región tiene un grave problema: el coronavirus se extiende por Madrid y no parece tener freno. Una situación preocupante como ya dejaron claro ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el propio Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. Una preocupación, sin embargo, que parece molestar a la presidenta Ayuso, que este miércoles ha puesto el foco en atacar al Gobierno central dejando en un segundo plano su gestión de la pandemia.

Los datos de Madrid son muy negativos. La expectativa de volver a la actividad con algo más de calma  se ha truncado en una comunidad que acumula un tercio de los casos y el 42% de las muertes de las dos últimas semanas. Los expertos muestra su preocupación por las cifras pero también su estupor ante la falta de rastreadores en Madrid, una medida clave para controlar y mantener a raya la propagación de la pandemia, 

Una carencia que reconoce el propio Gobierno madrileño. Según la Consejería de Sanidad, alrededor de 560 rastreadores ya trabajan en la región, a los que se sumarán los cerca de 150 rastreadores militares solicitados recientemente al Ministerio de Defensa. Una cifra claramente insuficiente, según todos los epidemiólogos, que apuntan que una región como Madrid necesita como mínimo 1.200 rastreadores. La propia directora de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Elena Andradas, ha reconocido al sindicato Comisiones Obreras (CCOO) de que desde junio se han contratado solo a 210 rastreadores, incluidos los 22 de un contrato de emergencia con la empresa privada Quirón.

En su exposición habitual de los lunes, Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) ya aludió a que "una gran parte de los diagnósticos y las defunciones se deben fundamentalmente a una comunidad autónoma, la Comunidad de Madrid". 

A ello hay que la falta de personal sanitario ante el nuevo aluvión de ingresos en los hospitales. Los sanitarios de Madrid ya han dado la voz de alarma: "Nos enfrentamos a una segunda ola que no sabemos si será igual de fuerte que la primera", ha señalado a La Sexta Pilar Granda, enfermera en el Gregorio Marañón. "El personal está cansado y enfermo, se está contagiando y al final vamos a colapsar porque el personal empieza a escasear", refrenda Víctor Aparicio, portavoz la asociación Sanitarios Necesarios. 

Palabras que no gustaron a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, que utilizó su perfil de Twitter para reprochar al epidemiólogo sus aseveraciones con el siguiente mensaje: "Este ensañamiento con Madrid es injusto, desproporcionado y perjudicial para España. Si Madrid no se reactiva, España se hunde".

Los datos, sin embargo, son irrebatibles. Julio cerró con 288.522 casos confirmados mediante PCR en toda España. Agosto lo hizo  con 462.858, lo que supone 174.336 nuevos contagios, de los que 49.912 corresponden a la Comunidad de Madrid, un 28,62%. 

En estas dos últimas semanas, la Comunidad de Madrid, con el 14 de la población española, ha duplicado su incidencia hasta los 464 casos por cada 100.000 habitantes, lo que supone también el doble de toda la tasa nacional, que se eleva a 205; de los 96.654 positivos confirmados en toda España, un tercio (30.959), corresponden a la autonomía madrileña. Este fin de semana se han detectado 23.572 contagios, un tercio de ellos (7.457) en Madrid, que concentró más del doble que los comunicados por Catalunya (3.206) –con más población– y el triple que el País Vasco (2.429).

La proporción es aún mayor en el caso de las víctimas mortales, ya que de las 266 personas con covid que han muerto en este periodo, 123 de ellas (un 42%) han perdido la vida en la comunidad madrileña. La cifra se recrudece aún más en los últimos siete días: en Madrid han muerto 66 de los 141 fallecidos contabilizados, un 46%.

Los hospitales españoles tenían hasta las 15:30 horas de ayer a 6.957 pacientes ingresados con coronavirus, 2.128 de ellos en centros madrileños, un 30,5% del total. En 24 horas fueron ingresadas en la región madrileña 221 de los 750 personas hospitalizadas en España; así, Madrid tiene ya un 16% de sus camas ocupadas por enfermos covid frente al 6% de media nacional, cuando hace menos de dos semanas, el 20 de agosto, la tasa era del 9,5%, muy por debajo de la de Aragón, que era del 13,4%. De igual forma, uno de cada cuatro pacientes en ucis, que en todo el territorio ascienden a 846, están en Madrid, que registra 218, mientras que Catalunya tiene a 160.

Ante esta situación, Ayuso ha decidido presentarse como víctima en un claro intento de desviar la atención. En una entrevista en EsRadio ha censurado la actitud del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con Madrid y ha incidido en que no conoce "ningún país del mundo en el que el presidente del Gobierno arremeta contra su capital". "En cualquier país, si se cae su capital, se cae todo detrás", ha apostillado la presidenta.

Incluso ha ido más lejos al acusar a los alcaldes socialistas de diferentes  localidades madrileñas de convocar manifestaciones contra ella por la vuelta al colegio. Tras lanzar sus invectivas contra Sánchez y Fernando Simón,Ayuso ha apelado a la unidad: "No es el momento del 'yo,yo y yo'. Lo que tenemos que hacer ahora es buscar, como en la escuela del pasado, que ahí estaba la fórmula, una relación mucho más directa entre el alumno y el maestro, con una autoridad del profesor. Para eso lo que necesito es ni huelgas, ni amenazas, ni empezar ya a acosarnos en los colegios, como están intentando algunos alcaldes que son del PSOE, que ya me están promoviendo manifestaciones". 

En un intento por rebajar la tensión e intentar fomentar la cooperación entre administraciones, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha negado que haya "ensañamiento" alguno con Madrid. Illa incluso ha dicho este miércoles que Madrid está tomando "las medidas adecuadas". Entre ellas las últimas que ha anunciado Ayuso pero que, sorprendentemente, aún no están en marcha: el incremento de rastreadores, el refuerzo del transporte, más test serológicos y la habilitación de hoteles de manera que si hay contagios dentro de una misma familia se pueda separar a sus miembros. Ayuso también ha anunciado que estudia limitar aún más los aforos de espectáculos y lugares de ocio, una medida que, ha dicho, "va en contra de mis principios". 

Ahora la principal preocupación es que el avance incontrolado del coronavirus no se extienda a las territorios limítrofes con Madrid. Por eso, el ministro de Sanidad se reunirá este miércoles por la tarde con los consejeros de Sanidad de Madrid y de las limítrofes Castilla-La Mancha y Castilla y León para tratar cómo evitarlo. Parece difícil mientras Ayuso prefiera poner el foco en los otros y no adopte medidas de una vez por todas.

Más noticias de Política y Sociedad