Público
Público

La DGT determina 26.897 km de tramos de carreteras peligrosos, 4.200 más que en enero

Para elaborar el listado, Tráfico se ha basado en el número y gravedad de los accidentes, además de la velocidad media detectada.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Foto de archivo de uno de los tramos peligrosos. (EFE)

MADRID.- La Dirección General de Tráfico (DGT) ha actualizado su listado de tramos de carreteras convencionales especialmente peligrosos, que alcanzan ya los 26.897 kilómetros, 4.200 más que en enero.

La DGT se ha basado en el número y gravedad de los accidentes, así como en la velocidad media detectada para localizar un total de 1.331 tramos peligrosos en vías secundarias, de los cuales un 13,47 por ciento son nuevos respecto a la ultima actualización, de enero.

Tráfico hace público este listado por cuarta vez con el objetivo de que estos tramos sean conocidos por los conductores, de manera que extremen la precaución cuando transiten por ellos y cumplan los límites de velocidad establecidos.

Para elaborar el listado de tramos se ha realizado un seguimiento pormenorizado de todos los accidentes graves, con víctimas mortales o que necesitaron hospitalización que han tenido lugar en vías secundarias y el número de accidentes en general y la velocidad media de circulación.

El número de fallecidos en carreteras secundarias en lo que llevamos de año asciende a 205, siete menos que en el mismo periodo del año anterior, aun así el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, anunció este jueves que se van a desarrollar una serie de acciones orientadas a frenar la siniestralidad en estas vías, informa la DGT.

La publicación de tramos peligrosos es una de las acciones incluidas en el paquete de medidas de gestión de la velocidad que presentó la DGT en febrero de 2015 y en el que se incluían otras como la ubicación visible de los radares móviles y los radares que distinguen por tipo de vehículo que ha cometido la infracción.

Tráfico recuerda que la velocidad es uno de los componentes fundamentales que determina la mayor o menor incidencia en la siniestralidad vial, así como la gravedad y el grado de lesión de las víctimas en caso de accidente.

Por ello, hace hincapié en la importancia de controlar de manera efectiva la velocidad a la que se circula, sobre todo por las vías convencionales, en las que el año pasado se registraron ocho de cada diez fallecidos

Más noticias en Política y Sociedad