Público
Público

Diez comunidades están en riesgo alto o extremo en plena operación salida

Este fin de semana tiene lugar la operación salida de agosto, el mes en el que habitualmente hay más desplazamientos entre comunidades. La incidencia ha comenzado a descender, pero el riesgo aún es alto en la mayoría de las zonas de España.

Cientos de personas en la playa de La Manga del Mar Menor, Cartagena, el pasado viernes 23 de julio.
Cientos de personas en la playa de La Manga del Mar Menor, Cartagena, el pasado viernes 23 de julio. Marcial Guillén / EFE

Catalunya está en riesgo extremo y otras nueve comunidades en riesgo alto, según los indicadores del semáforo del Ministerio de Sanidad. Estos datos tan graves llegan en plena operación salida por agosto, el mes en el que habitualmente hay más movilidad y desplazamientos entre las distintas autonomías de España. El nivel de riesgo en todo el país es alto, según estos mismos indicadores.

La incidencia en el país ha comenzado a descender ya esta semana pero los datos generales son más graves que en las semanas pasadas porque el número de contagios sigue siendo elevadísimo y la presión hospitalaria por la covid-19 ha subido mucho en la última semana, tanto en Urgencias como en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Las comunidades que están en riesgo alto son Canarias, Baleares, Aragón, Cantabria, Castilla y León, Navarra, La Rioja, Euskadi y la Comunidad de Madrid. En riesgo medio están Asturias, Andalucía, Castilla-La Mancha y el País Valencià. Solo Galicia y Extremadura siguen en riesgo bajo. No hay ninguna en la 'nueva normalidad'.

Este nivel de riesgo se calcula con los datos de varios indicadores. Por un lado, están los que evalúan la transmisión del coronavirus: incidencia acumulada en los últimos 14 días y 7 días, incidencia en mayores de 65 años, positividad y porcentaje de casos con trazabilidad. Por otro, los que miden la presión asistencial: la ocupación de pacientes covid en hospitales y en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Como se indica en la siguiente tabla, hay que superar los valores en al menos un indicador de cada bloque (o más) para pasar de nivel de alerta por la covid-19.

Por estos indicadores, la incidencia ha estado disparada durante semanas sin que el nivel de alerta subiera. Y ahora, cuando la tendencia ya es descendente, se sitúan las comunidades en niveles de riesgo más alto. Esto se debe a que, según se ha podido comprobar durante la pandemia, suelen pasar diez días —según el último informe del Instituto de Salud Carlos III— desde que una persona se contagia y acaba ingresando en las UCI.

Además, se necesitan en torno a tres semanas para que el nivel de ingresos en estas unidades comience a descender ya que los pacientes de covid-19 que ingresan en las UCI y requieren ventilación mecánica suelen necesitar este tiempo de media.

Este semáforo de riesgos fue aprobado el pasado mes de octubre en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Entonces las autoridades sanitarias ya señalaron que no se debe evaluar el nivel de alerta por un único valor como es la incidencia, aunque ahora los expertos creen que los indicadores deberían actualizarse para que se mida, por ejemplo, la presión que recae sobre la Atención Primaria.

Pero incluso más allá de los niveles de riesgo, la situación ahora es muy delicada, como reconoció este miércoles la ministra de Sanidad, Carolina Darias

El Gobierno intenta contralar la situación con la vacunación. España tiene el mayor número de población inmunizada de Europa y el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha anunciado que en el mes de agosto llegarán a España 3.400.000 dosis más de la vacuna de Pfizer para "avanzar" en la vacunación. Esto, posiblemente, colocará a España en el país con más población inmunizada incluso a nivel mundial.

El peligro es que con la mayor movilidad del mes de agosto no se consiga mantener el control de la incidencia, sobre todo en comunidades en las que el crecimiento de los contagios es mayor como Euskadi o en la Comunidad de Madrid. Pese a todo, se espera llegar a septiembre con más del 70% de la población inmunizada y, aunque con este porcentaje no se alcance la inmunidad de grupo, será un gran paso para controlar la transmisión del coronavirus. La evolución más allá de la vacunación dependerá de las restricciones que imponga cada comunidad.

Más noticias