Público
Público

Las diez cosas por las que te pueden multar en la playa

La mayoría de sanciones varían según cada ayuntamiento, pero hay una serie de prácticas generales que pueden hacer mucho daño a tu bolsillo.

(5/8/22) Varias personas se bañan y toman el sol en una playa de Palma de Mallorca, a 5 de agosto de 2022.
Varias personas se bañan y toman el sol en una playa de Palma de Mallorca, a 5 de agosto de 2022. Clara Margais / Europa Press

Agosto es el mes en el que más gente coge vacaciones y huye del calor a las islas o a la costa peninsular. Cuidar las playas se ha convertido en una prioridad para toda la población, tanto por seguridad y convivencia como por las altas temperaturas derivadas de la crisis climática. Además, el incumplimiento de algunas reglas puede hacer mucho daño a tu bolsillo. Estas son 10 razones por las que puedes recibir una multa en el litoral.

Las duchas con jabón

Está muy bien querer mantener la higiene, pero los químicos del gel y el champú pueden dañar de forma severa el ecosistema del mar y de la propia playa. Elementos como el nitrato contaminan el agua y resulta perjudicial para todos los seres vivos, incluidos los humanos. Utilizar jabón en las duchas de la costa puede conllevar multas de hasta 750 euros.

Libres de humo

Pedirte una sangría, un tinto de verano o una cerveza en el chiringuito, acomodarte en la tumbona y encender un cigarrillo… Suena apetecible para muchos, pero resulta un incordio para otros. Fumar perjudica la salud de uno mismo y de quienes lo rodean, pero además es muy contaminante. Aunque algunas playas todavía lo permiten, muchas se declaran ya espacios libres de humo, con sanciones que pueden alcanzar los 450 euros.

Las mascotas

Las multas por llevar a tu perro llegan a los 3.000 euros en algunas playas. Sin embargo, la regulación de las mascotas depende mucho de los ayuntamientos y cada zona. Por ejemplo, la costa brava y valenciana tienen muchos puntos aptos para los animales, seguidas de Andalucía, con 16 playas habilitadas. Puedes encontrar más información sobre espacios costeros pet-friendly aquí.

Los baños con bandera roja

Es peligroso, tanto por mareas revueltas como por la presencia de algunos animales. Quizás esta es la norma menos polémica de todas, ya que existe únicamente para proteger a las personas. Darse un chapuzón con bandera roja en algunos lugares puede costar al bañista unos 1.500 euros.

Las acampadas

Quizás lo hayas visto en las películas de Hollywood. Pocas cosas son más románticas que una noche de verano con el mar a los pies, pero la Ley de Costas española prohíbe esta práctica con sanciones de 40 a 150 euros. Algunas comunidades autónomas tienen medidas todavía más restrictivas. Por ejemplo, la multa en Murcia puede ser de hasta 1.500 euros.

Las barbacoas

¿A quién no se le antoja una buena parrillada durante el período estival? Pues mucho cuidado. La mayoría de ayuntamientos prohíben esta práctica. La costa malagueña es el lugar indicado para hacer una barbacoa, ya que tiene varios espacios habilitados para ello. Sin embargo, hay que pedir un permiso especial con al menos dos días de antelación.

La música demasiado alta

Muchos bañistas llevan un pequeño altavoz para pasar la tarde con familiares o amigos mientras escuchan su lista de reproducción favorita. Otros, sin embargo, cargan con bafles que suenan hasta en alta mar. Para evitar la contaminación acústica, cada vez más playas prohíben el volumen por encima de los 45 decibelios.

Hacer tus necesidades

Es cierto que no resulta fácil de detectar y que, de hacerlo, la situación seguramente sea más incómoda para las autoridades que para el infractor. En cualquier caso, orinar en la playa, fuera o dentro del agua, está terminantemente prohibido.

El nudismo

Algunas playas sancionan el nudismo con multas que  pueden llegar a los 750 euros. De todos modos, la Federación Española de Naturismo (FEN) subraya que los ayuntamientos deben prohibir expresamente esta práctica para que sea ilegal. Pero la filosofía nudista está, por defecto, permitida en todas las costas.

La pesca

No es una actividad especialmente común en las costas españolas, pero sí es la que más dinero puede costar de las mencionadas hasta ahora. Pescar sin licencia puede acarrear multas de hasta 60.000 euros en los casos más graves, aunque pueden variar entre los 30 y 300 euros en los más leves.

Más noticias