Público
Público
educación coronavirus

La Comunidad de Madrid recorta en  educación de 0 a 3 años en plena emergencia del coronavirus

El aporte económico de la Comunidad a estas escuelas, según los datos manejados por UGT, suponía un 32% del total, por lo que esta suspensión de liquidez deja en el aire la situación de multitud de padres, alumnos y profesores.

Fijadas las fechas de matriculación en Infantil, Primaria, Eso y Bachillerato
Los psicólogos y las psicólogas infantiles hablan de la importancia de que los profesores sigan en contacto de manera online con los más pequeños.

En plena emergencia de coronavirus, la Comunidad de Madrid anunció a los diferentes ayuntamientos, el pasado viernes 17 de abril, su decisión de suspender el convenio por el cual apoyaba económicamente a las Escuelas Infantiles de gestionadas por cada ayuntamiento.

El aporte económico de la Comunidad a estas escuelas, según los datos manejados por UGT, suponía un 32% del total, por lo que esta suspensión de liquidez deja en el aire la situación de multitud de padres, alumnos y profesores y obliga a los ayuntamientos de cada localidad a reestructurar sus presupuestos para poder seguir haciendo frente a la totalidad de los sueldos de las maestras y maestros.

Según denuncian varios ayuntamientos, esta comunicación vía correo electrónico se ha realizado sin contactar de forma previa, incumpliendo de esta forma el convenio suscrito con la Comunidad de Madrid, lo que ha llevado al ayuntamiento de Getafe a estudiar acciones jurídicas contra la decisión de Isabel Díaz Ayuso.

La Consejería de Educación ha alegado que la ley de contratos de las Administraciones Públicas obliga a suspender los contratos de gestión indirecta si no se prestan servicios. Algo que ha generado polémica ya que muchas escuelas siguen prestando servicios de manera online.

Más precariedad y más desigualdad entre escuelas

Los fondos que ha retirado la Comunidad de Madrid ya estaban previstos y por ello la concejala de educación del Ayuntamiento de Getafe ha denunciado que "se trata de un nuevo ataque a la educación pública, para cercenar la capacidad de los ayuntamientos y favorecer la educación privada. El objetivo es precarizar las condiciones laborales de los trabajadores e implantar en toda la región un modelo privatizador como ya viene haciendo en otros ámbitos como la sanidad".

Decisión unilateral

La Federación Madrileña de Municipios (FMM) ha declarado en un comunicado que la decisión de la Comunidad de Madrid se ha tomado de forma unilateral y ha explicado que estas escuelas infantiles no han dejado, en ningún momento, de prestar servicios, ya que siguen funcionando de manera online orientando a las familias y preparando materiales para los más pequeños.

De esta forma, han querido mostrar su disconformidad con la medida que ha catalogado de inadmisible.

El presidente de la Federación de Municipios de Madrid, Guillermo Hita, ha manifestado que la Comunidad de Madrid "está haciendo dejación de sus funciones" y deja a los ayuntamientos en situación "absolutamente precaria insostenible en relación con estos pagos" que "de ninguna manera" van a poder asumir.

Seguir en contacto con los más pequeños

Por otra parte, los psicólogos y las psicólogas infantiles hablan de la importancia de que los profesores sigan en contacto de manera online con los más pequeños.

Además, ponen el foco en el acompañamiento a las familias con mayor vulnerabilidad y explican que las llamadas, los vídeos y las diferentes actividades que realiza el profesorado para los más pequeños ayuda a los niños a entender que, pese a la situación en la que nos encontramos, el colegio, los compañeros y los profesores no se han marchado a ninguna parte.

"Insultos a la inteligencia"

Ante las quejas de diversos ayuntamientos, el consejero de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid ha respondido al comunicado de la Federación de Municipios de Madrid asegurando que "hace un mes la Comunidad informó a los ayuntamientos de la normativa que se debe aplicar".

Según él, decir que las escuelas de 0 a 3 años pueden prestar un servicio online es "un insulto a la inteligencia".