Público
Público

Elecciones generales 2019 Esmeralda, con discapacidad intelectual: "Por fin, nos hicieron caso"

A los políticos no solo les pide que tengan en cuenta a las personas con discapacidad intelectual a la hora de tomar sus decisiones sino que también les ayuden a acceder a un empleo digno.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Elecciones generales 2019. Europa Press

La tinerfeña Esmeralda Luis es una de las 100.000 personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental que este domingo ha podido ejercer su derecho al voto en España, circunstancia que ha celebrado, ya que, "por fin" los políticos han hecho caso a este colectivo.

Esmeralda Luis, de 21 años, ha acudido a votar a un colegio electoral del barrio de San Antonio, en el municipio tinerfeño de La Orotava, acompañada de las cinco compañeras con las que convive en un piso tutelado de la asociación Probosco.

Ha confesado en una entrevista que no se ha puesto nerviosa y, orgullosa, ha valorado que los políticos hayan entendido que las personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental también tienen derecho a expresarse.

"Era súper injusto que no pudiésemos votar, mucho han tardado en darnos la oportunidad", ha manifestado Esmeralda Luis, quien, ha meditado mucho su voto después de leerse los programas electorales de los principales partidos políticos.

"Era súper injusto que no pudiésemos votar, mucho han tardado en darnos la oportunidad", ha manifestado Esmeralda Luis

A los políticos no solo les pide que tengan en cuenta a las personas con discapacidad intelectual a la hora de tomar sus decisiones sino que también les ayuden a acceder a un empleo digno.

La joven, estudiante de una formación profesional relacionada con administración, trabaja como ayudante de limpieza de la asociación Probosco para cubrir sus gastos. Sin embargo, aspira a poder trabajar como administrativa o jardinera, otra de sus pasiones.

María del Mar León, de 42 años, es una de las compañeras con la que Esmeralda Luis ha ido a votar y, después, se sacó una foto para inmortalizar la que ambas consideran una victoria: "por fin poder decidir", han coincidido.

María del Mar, estudiante de jardinería, no se conforma con poder participar "en el día de la democracia", le gustaría ser política para poder influir en la decisiones de su ayuntamiento.

En su opinión, es importante que los políticos ayuden a las personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental en lograr un trabajo que les dé dinero para poder vivir como cualquier otro ciudadano.

Un total de 100.000 personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental han podido ejercer su derecho al voto este domingo en España por primera vez, en cumplimiento de la nueva ley electoral, en unas elecciones que también cuentan con la novedad de un nuevo sistema de seguridad logístico para blindar la transmisión de datos. 

Más noticias en Política y Sociedad