Público
Público

Empleadas del hogar Las mujeres de Territorio Doméstico denuncian la "neoesclavitud laboral"

Territorio Doméstico celebra que cumple 13 años de lucha para el reconocimiento de los derechos laborales de las empleadas del hogar y cuidadoras en el evento ‘Politizar las ollas, las calles y los delantales’. En el acto se ha presentado su disco ‘Sin nosotras se para el mundo’, donde se recogen las canciones que ponen voz a la situación de estas trabajadoras.

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5

Acto de presentación de 'Sin nosotras se para el mundo' | Mireia López-Sánchez

"Si Adelita tuviera un contrato, sus papeles podría arreglar. Adelita, diez años currando pero sigue siendo ilegal". Así reza la primera canción del disco Porque sin  nosotras no se mueve el mundo, presentado este domingo en la Nave de terneras en Matadero (Madrid) por la asociación de trabajadoras del hogar, Territorio Doméstico.

El colectivo cumple 13 años y lo celebra presentando una lista de diez canciones que buscan compartir y visibilizar cómo se sienten las empleadas del hogar. Por ello, Todas somos Adelita pone voz a la situación en la que se encuentran miles de trabajadoras encargadas de los cuidados en nuestro país. El cancionero es una radiografía perfecta para entender la esencia de Territorio Doméstico.

Politizar las ollas, las calles y los delantales, nombre con el que se ha titulado el evento, es una extensión de la Huelga Feminista del pasado 8 de marzo, explica la coordinadora Pepa Torres. La jornada ha empezado con un coloquio que ha contado con la colaboración de la activista Justa Monetro, Amaia Pérez Orozco, autora de Subversión feminista de la economía; Nieves Salobral; Pepa Torres Pérez, coordinadora del acto; Amalia Caballero y Margarita Martínez, trabajadoras del hogar.

Mesa de presentación de Territorio Doméstico

Justa Montero, presente en la mesa del coloquio, detalla como una de las cuestiones más relevantes en esta propuesta feminista es que “es un grito global”. La cofundadora de la Asamblea feminista de Madrid añade que “en ese grito las trabajadoras del hogar tienen una aportación fundamental que es, no solamente explicar lo que son las cadenas globales de cuidados, sino también entender que eso está vinculado a otros aspectos que tienen que ver con casos estructurados, las políticas de austeridad, el racismo, las fronteras y las formas de explotación capitalista”.

“Lo que nosotras hacemos es un trabajo y lo que pedimos es que se reconozca”

“Lo que nosotras hacemos es un trabajo y lo que pedimos es que se reconozca”, explica Amalia Caballero, una de las portavoces de Territorio Doméstico. “Tratamos que con nuestra forma de expresarnos sea visible para que la gente se dé cuenta de que estamos reaccionando. No pedimos que se nos regale nada, exigimos nuestros derechos. Los que tiene cualquier otro trabajador”, agrega Amalia.

Con esta iniciativa las territorias —como ellas mismas definen a sus integrantes—buscan denunciar y visibilizar las situaciones de abuso, desprotección y vulneración de derechos en el sector de las empleadas del hogar. Las mismas trabajadoras que se presentaron frente al Congreso el pasado mes de junio contra una de las enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado de 2018 que, aunque nunca vieron la luz, pretendían retrasar hasta cinco años la equiparación de las cotizaciones a la Seguridad Social del empleo del hogar.

Margarita Martínez, Marga para las territoria, explica en la mesa de inauguración cómo ha cambiado su vida desde que está en Territorio Doméstico. “Estoy empoderada”, sentencia Marga con contundencia. “He puesto mi voz a la lucha de todas las compañeras y ahora puedo decir: no soy una chacha, soy una trabajadora del hogar”, añade tras un sonoro aplauso.

'Porque sin nosotras no se mueve el mundo'

Para celebrar con “creatividad y alegría” su aniversario, las territorias han creado un disco compuesto por ellas mismas con el apoyo de las compañeras de la Fundación Rosa Luxemburgo. En el álbum se unifican todas las letras del cancionero feminista que las ha acompañado durante años en su lucha. 

Otro de los pilares fundamentales de la asociación feminista es la organización. “Para nosotras es muy importante estar organizadas. Ahora sabemos cuáles son nuestros derechos: tener un salario digno, unas vacaciones, horas de descanso, a trabajar las horas que son o incluso un vaso de agua”, explica Marga a Público.

“Queremos que las compañeras conozcan sus derechos para que sepan cómo reclamarlos"

La asociación sirve a las trabajadoras para conocer sus obligaciones pero también sus derechos. “Queremos que las compañeras conozcan sus derechos, para que sepan cómo reclamarlos, expone Marga.

El empoderamiento como piedra angular

“Empoderarnos ha sido sumamente importante para nosotras", relata Amalia. "De esa manera hemos doblegado todo este miedo que muchas veces nos paralizaba para hablar”, aclara la territoria. ​La organización, la formación de un grupo, hablar o compartir sus experiencias con otras mujeres han sido elementos fundamentales para que todas ellas perdieran el miedo a reclamar sus derechos frente a sus empleadores.

Me duele to’, otro de los temas presentes en el disco, explica cómo lo que quieren es "currar en condiciones, con contrato y seguridad", a lo que añaden un "basta ya de precariedad". Y es que, como explica Amalia, están realizando un trabajo que mueve la economía de este país: "Porque si nosotras no vamos a trabajar nuestras jefas tampoco pueden ir a trabajar".

El valor de su trabajo en la economía

Otra de las cuestiones esenciales para entender la razón de ser de Territorio Doméstico es que el trabajo de estas mujeres es crucial para la economía. Amalia aclara que cualquier empresario/a tiene una persona que va a su casa, que cocina, limpia, plancha, arregla y deja todo organizado. "¿Cómo hacen su trabajo sin la presión que les generaría pensar en qué van a hacer de comer cuando lleguen a casa?", se preguntan las territorias.

El Estado debe involucrarse directamente y hacer políticas para que este trabajo sea visibilizado y reconocido

"El trabajo de las empleadas del hogar es primordial para rebajar la carga que tiene la señora que trabaja en la oficina de un banco, la abogada de una gran empresa, la ejecutiva, (…). Todo eso lo asumimos nosotras cuando entramos a un domicilio para realizar este trabajo. Por eso, exigimos que se nos reconozca como plenas trabajadoras y con plenos derechos", termina Amalia. 

A su vez, las mujeres de Territorio Doméstico reclaman que el Estado se involucre directamente y haga políticas para que este trabajo sea visibilizado y para que sea reconocido como un trabajo. "Que no se precie que estamos ayudando", denuncia Amalia. 

En el concierto se han podido escuchar los temas que han acompañado durante años a las territorias y ha servido para unir todas las voces en una lucha común. Con un delantal como símbolo de las reivindicaciones de las trabajadoras del hogar y los acordes del tema que da cierre al disco, Porque sin nosotras no se mueve el mundo, han lanzado un claro mensaje: “¿Cuánto más me quieres explotar?"

Más noticias en Política y Sociedad