Público
Público

Estabilizado en Galicia el foco más devastador de la última ola de incendios

El fuego de Arbo, en Pontevedra es el que más superficie ha quemado en las últimas semanas con 1.583 hectáreas calcinadas. La presunta autora de quince incendios forestales ha ingresado en prisión provisional sin fianza y hay otro hombre investigado.

Dos vecinos del municipio coruñés de Porto Do San contemplan los restos calcinados de un monte en el que un incendio ha quemado más de 1.000 hectáreas. EFE/Xoan Rey

EFE

SANTIAGO DE COMPOSTELA.- El incendio que se desató en la parroquia de Mourentán, en el municipio pontevedrés de Arbo está actualmente estabilizado. Este foco es hasta el momento el que más superficie ha quemado -1.583 hectáreas- en la ola de fuegos que esta semana ha afectado a Galicia.

El fuego comenzó a propagarse el pasado miércoles día 10 a las ocho y media de la tarde y se encuentra estabilizado desde la noche del viernes, cuando se desactivó la "situación 2", que se pone en marcha cuando las llamas amenazan a las viviendas.

La Xunta también ha desactivado la alerta por la cercanía del fuego a la población ("situación 2") en las parroquias de Xuño y Caamaño, en el municipio coruñés de Porto do Son. Del total de incendios que en este momento están estabilizados o controlados en Galicia, esta medida preventiva se mantenía activada únicamente en este término municipal.

El fuego se inició en la tarde del pasado miércoles en la parroquia de Baroña, y se propagó a las otras dos. La superficie afectada entre las tres parroquias alcanza aproximadamente las 1.000 hectáreas, según las últimas estimaciones.

En cuanto a los incendios estabilizados, figuran los de Santiago, parroquia de Fecha (800 hectáreas); Laza (Ourense), parroquia de Toro (50 has.); Avión (Ourense), parroquia de Nieva (345 has.); Crecente (Pontevedra), parroquia de Albeos, (300 has.).

La Xunta ha dado por controlados los incendios de Cerdedo (Pontevedra), Catoira (A Coruña), Narón (A Coruña), Arcade y Soutomaior, en el municipio de Soutomaior (Pontevedra) y Caldas de Reis (Pontevedra).

Detenidos dos presuntos culpables

El Juzgado de Corcubión (A Coruña) ha decretado la puesta en libertad, con obligación de comparecer cada quince días, del investigado por haber provocado presuntamente un incendio forestal que quemó cien hectáreas en el municipio coruñés de Vimianzo.

La jueza, tras el paso a disposición judicial de este hombre detenido el viernes, ha decidido dejarlo en libertad, aunque continuará la investigación para determinar si es autor de los hechos. Exige al imputado que comparezca cada quince días en sede judicial mientras se realiza la instrucción del caso por un presunto delito de incendio forestal, informó el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

La Guardia Civil detuvo ayer por la tarde en Ponte do Porto a este hombre, pues los agentes sospechan que prendió un fuego en el monte a las once de la noche del pasado miércoles. Las llamas afectaron a unas cien hectáreas y provocaron diversas evacuaciones en la zona de Cures antes de su extinción, que se produjo el viernes por la mañana

La otra detenida es la presunta autora de quince incendios forestales cometidos en el municipio coruñés de Cerceda, además de siete en grado de tentativa, ha sido enviada a prisión de manera provisional.

El Juzgado de Instrucción número 1 de A Coruña, en funciones de guardia, ha decidido que la investigada por un presunto delito continuado de incendio forestal ingrese en prisión. La mujer, de 56 años, detenida el viernes, se ha negado a declarar ante el juez. Se ha decretado su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

La mujer fue sorprendida in fraganti pasadas las siete de la mañana cuando salió de su casa e intentó prender siete focos, que fueron desactivados por los agentes y un vecino antes de la detención, ante la que se resistió.

Se le imputan quince incendios desde el pasado 18 de julio que afectaron a veintidós hectáreas y se produjeron cerca de zonas pobladas en un radio de tres kilómetros desde su domicilio, donde al parecer mantiene una mala relación con todos los vecinos.

La Guardia Civil señala que desde que arrancó la ola de incendios de esta última semana mantiene abiertas diferentes investigaciones para intentar dar con los autores de los fuegos.

Más noticias de Política y Sociedad