Público
Público

Siguen activos los incendios de Vilardebós y Cualedro, en Ourense

Los fuegos de Vilagarcia y Cotobade (Pontevedra) se encuentran extinguidos aunque los servicios de emergencias señalan que el riesgo es alto debido al fuerte viento que sopla en la zona y a que aún pueden existir rescoldos en el subsuelo.

Vista desde el mirador del monte de A Curota de los daños causados por el incendio forestal de la localidad coruñesa de Porto do Son. EFE/Xoán Rey

AGENCIAS

MADRID.— El Ayuntamiento ourensano de Vilardevós ha registrado este domingo un incendio en la parroquia de Soutochao y según informa la Consellería do Medio Rural, ya ha afectado a 20 hectáreas. Junto con el fuego de Cualedro, en la parroquia de San Millao, son los dos focos que continúan activos en Galicia, responsables de haber arrasado estos últimos días más de 6.500 hectáreas. 

El incendio forestal que afectó a la parroquia de Castroagudín, en Vilagarcía de Arousa (Pontevedra), y que el lunes obligó a desalojar varias viviendas y un polígono industrial, ha sido dado por sofocado por responsables del servicio local de emergencias. En la zona permanecen aún varias brigadas de bomberos y de Protección Civil si bien, según señalan, su función es más bien preventiva. También está extinguido el fuego de Cotobade, en la misma provincia, que ha afectado a 54 hectáreas de monte arbolado.

Ya funcionan con normalidad todas las empresas asentadas en el polígono industrial de O Pousadoiro, que el lunes tuvieron que ser desalojadas ante la cercanía de las llamas.

Según las primeras estimaciones la superficie quemada por este fuego iniciado en Caldas ronda las 300 hectáreas, principalmente de bosques que fueron replantados por la comunidad de montes tras los incendios de 2006.

El alcalde de Vilagarcía ha hecho un llamamiento para que se cumplan las labores de limpieza y mantenimiento de los montes. "De lo contrario, se convierten en un polvorín", ha advertido. El servicio local de emergencias también ha recordado que el riesgo sigue siendo alto por el fuerte viento y la posibilidad de que todavía existan rescoldos en el subsuelo.

Más noticias de Política y Sociedad