Público
Público

Grupos neonazis camuflados como asociaciones vecinales están tras la manifestación ultra permitida en Chueca

La marcha fue registrada en la delegación del Gobierno por el ultraderechista Alberto Ayala de Cantalicio, en nombre de dos organizaciones: la Asociación de Vecinos de San Blas-Canillejas y la Asociación de Vecinos de Pinar de Chamartín.

La comitiva ultra a su paso por la Plaza de Chueca.
La comitiva ultra a su paso por la Plaza de Chueca.

Un amplio conglomerado de organizaciones neonazis enmascaradas bajo la apariencia de asociaciones vecinales están detrás de la convocatoria de la manifestación que este pasado sábado tuvo lugar ente el madrileño barrio de Chueca y la puerta del Sol, en la que, brazo en alto haciendo el saludo nazi, corearon consignas como "fuera maricas de nuestros barrios" o "fuera sidosos de Madrid". Tal como explican fuentes de la delegación del Gobierno de Madrid a Público, la concentración fue solicitada por Alberto Ayala de Cantalicio en nombre de dos organizaciones: la Asociación de Vecinos de San Blas-Canillejas y la Asociación de Vecinos de Pinar de Chamartín.

En el escrito, el convocante anunciaba que el objetivo de la marcha era protestar contra las Agendas 2030 y 2050, una iniciativa puesta en marcha por Naciones Unidas y otra por el Gobierno de España, con medidas para avanzar en la construcción de la paz y la justicia social. Sin embargo, la marcha desde el inicio tuvo otra finalidad. Si bien algunas de las pancartas reflejaban el rechazo a estas iniciativas, la estética nazi, la abundancia de banderas de España, los saludos a brazo alzado fueron un claro mensaje de odio y repulsa a la comunidad LGTBI en un barrio emblemático y abierto a esta comunidad.

Diversas fuerzas políticas y organizaciones sociales han recriminado a la delegación del Gobierno no haber prohibido la marcha y algunas fuentes apuntan a que éste órgano podría haber intuido fácilmente el perfil del convocante y de los grupos a los que representa.

Alberto Ayala de Cantalicio, líder utraderechista de los grupos Combat España y Juventudes Canillejas ya había protagonizado otras manifestaciones de corte neonazi, como la que tuvo lugar en octubre del año pasado en Madrid contra los menores extranjeros no acompañados y en la que se corearon consignas similares como "fuera menas de nuestros barrios".

También las dos asociaciones en nombre de las cuales solicitó el permiso de manifestación tienen ya un buen historial. Se trata de organizaciones de ultraderecha disfrazadas de asociaciones vecinales y con amplios lazos entre sí. Todas están agrupadas en una confederación de la misma ideología que se presentan desde el pasado mes de abril bajo el paraguas de Madrid Seguro.

Entre las organizaciones que se han adherido a la convocatoria figuran, además, un puñado de grupos de ideología ultra como: la Asociación de vecinos Villamantilla; Asociación de vecinos de Coslada y San Fernando de Henares; España 2000Plataforma El Pueblo por la Verdad; Plataforma Cultural ñPlataforma por la Dignidad, la Libertad y la VidaPartido Orden y LeyGetafe NR o Juventud Nacional. Uno de los más activos en la marcha, fue José Luis Roberto, líder de España 2000, muy cercano a los postulados de Vox. Su secretario general, Santiago Abascal, se desvinculó de la misma marcha, afirmando que se trató de un montaje de "las cloacas del PSOE" para "demonizar" a su partido. Sin embargo, la marcha se promocionó días antes desde medios afines a Vox y a la ultraderecha, como Intereconomía.

Madrid Seguro y la identidad europea

El ideario de Madrid Seguro, publicado en su propia página web, explica que se trata de una "asociación vecinal" distinta a las demás. Entre sus planteamientos ideológicos resalta la reivindicación "de la cultura e identidad de los pueblos de Europa", y consideran que los centros de primera acogida y los pisos tutelados "son un foco de inseguridad y desestabilización de nuestros barrios". En su página existen diversas noticias que ligan la inseguridad ciudadana y la delincuencia con la multiculturalidad y la migración

Desde el Ministerio de Igualdad han denunciado los hechos ocurridos en la marcha ante la Fiscalía, que ya se encuentra estudiando las circunstancias de la manifestación por si incurre dentro del delito de odio. También la delegación del Gobierno ha anunciado que sancionará "por engaño" a los convocantes de la manifestación de Chueca. 

Diversas personalidades y partidos políticos, como Más Madrid e Izquierda Unida, han pedido la dimisión de la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, por permitir la marcha homófoba. Desde esta entidad han afirmado que la delegación del Gobierno no "tenía ninguna posibilidad de prohibir la manifestación" porque no había dato alguno que indicará que "iba a acabar como acabó" y que de cualquier forma, "desgraciadamente" la Delegación "no puede prohibir manifestaciones por el simple hecho de que no comparta el objeto" porque "prima" el derecho a la manifestación.

Desde este organismo han avanzado a Público que González dará explicaciones en rueda de prensa este martes, tras haber recibido y estudiado un informe realizado por la Policía, sobre la marcha en Chueca. 

Desde la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), no han entrado a valorar a los organizadores de la marcha, pero  afirman que el principal problema es la extensión del discurso de odio y que este "se alimente desde instancias políticas que hacen señalamientos y que la gente más extremista acaba diciendo y haciendo lo que pasó en la manifestación del otro día", señala a Público Iñaki Paredero, responsable de organización de la FELGTB.

"Creemos que se tiene que investigar por Fiscalía por delito de odio, porque encaja con el artículo del Código Penal sobre estos delitos: que es un señalamiento a un grupo vulnerable, intento de intimidación, de generar miedo...  Aquí hay un objetivo de determinados discursos de señalarnos y generarnos miedo al colectivo. De que la gente se asuste, vuelva al armario, se oculte. Y si reaccionamos desde ahí ganan ellos", concluye Paredero.

* Este artículo fue modificado ligeramente tras su publicación para incorporar los nombres de todas las organizaciones que se adhirieron a la marcha. Información facilitada por la delegación del Gobierno en Madrid, pero que no llegó a tiempo antes del cierre de la edición. 

Más noticias