Público
Público

Educación en igualdad Grupos ultraconservadores ponen en el punto de mira el programa navarro de educación en igualdad

Tres demandas acusan a los responsables y redactores del programa Skolae de promover la ideología de género y de educar en contra de los varones. Fuentes del Gobierno navarro afirman que se trata de una campaña de "acoso y derribo" contra cualquier iniciativa que se proponga avanzar en igualdad.

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 6

Manifestación a favor de Skolae ante el TSJN / Europa Press

"Nunca había tenido que ir a un juzgado a declarar, y lo que jamás se me había pasado por la cabeza en mi vida es que tuviera que hacerlo por educar en igualdad y por ayudar a otros a que lo hagan", afirma a Público la experta en coeducación Marian Moreno Llanera.

Pero eso fue lo que ocurrió el pasado 14 de junio, cuando ella, junto con otros cuatro responsables de la redacción del programa educativo Skolae de coeducación fueron citados a declarar como "testigos" en Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN), tras la denuncia presentada por ocho padres y madres de un colegio concertado de aquella comunidad autónoma. Ésta ha sido sólo una de las tres demandas que recientemente se han presentado contra Skolae, un programa de coeducación en igualdad puesto en marcha por el Gobierno de Navarra y que este curso cumplió su segundo año de implantación. 

Las otras dos demandas las presentaron dos asociaciones de marcado carácter conservador: la Plataforma Nacional 18M presidida por el diputado del Partido Popular Juan José Cortés y la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y padres de Alumnos (CONCAPA) por las que todavía no han sido llamados a declarar ninguno de los responsables del programa. En los tres casos, los motivos que justifican las demandas han sido similares: acusan al programa Skolae y a sus autores y responsables políticos de "hacer un proyecto obligatorio para todos los centros, fomentar la llamada ideología de género, de ir en contra de los varones y hasta de promover la homosexualidad y la masturbación en las aulas", afirma Moreno.

Skolae se puso en marcha en el curso 2017/18 como un programa piloto. En ese curso se comenzó a implantar en 16 centros de Navarra. Un año después, en el curso que acaba de terminar, el plan se extendió a otros 100 colegios navarros de todas los niveles y tiene previsto acabar su implantación en todos los niveles de la educación no universitaria financiada con fondos públicos en 2021. Asume los postulados de la coeducación, un método educativo que parte del principio de la igualdad entre sexos, la no discriminación y que se centra en entender las relaciones de dominio para eliminarlas.

Su puesta en marcha se justifica desde el Gobierno navarro como una necesidad de "no seguir mirando hacia otro lado" y aplicar la legislación vigente tanto en materia de educativa, como la ley de Igualdad de 2007 y la ley integral de violencia de género de 2004. Todas ellas obligan a las instancias educativas a educar en igualdad. 

El texto del propio proyecto reconoce que su objetivo es "acompañar a cada comunidad escolar como facilitadora del proceso de aprendizaje de niñas y niños desde que nacen y durante todas las etapas de su educación en la adquisición de las competencias necesarias que les permitan elegir su proyecto vital propio, desde la libertad y la diversidad de opciones, sin condicionantes de género sea cual sea su raza, religión, nivel económico, cultural, origen". Entre las prioridades figuran la "prevención de las violencias contra las mujeres y las niñas, la visibilidad de las mujeres y sus aportaciones, el respeto por las identidades, las culturas, la sexualidad y la diversidad, la participación social y el compromiso compartido de hacer realidad la igualdad".

"Lo que quieren las demandas es que se quite la obligatoriedad de Skolae, y denuncian que adoctrina, que va en contra de los hombres y que hacemos homosexuales al alumnado"

"Lo que quieren las demandas es que se quite la obligatoriedad de Skolae, y denuncian que adoctrina, que va en contra de los hombres (no han entendido el tema de la construcción de las masculinidades, claro) y que hacemos homosexuales al alumnado", afirma Moreno, una de las expertas con las que ha contado el Gobierno de Navarra para redactar el proyecto. Tanto Moreno, como Miguel Ángel Arconada y Carmen Ruiz Repullo, tres de los redactores del proyecto, tienen una amplia experiencia de más de 30 años en coeducación. Los tres fueron citados ante el TSJN hace unos días, pero tan sólo Moreno y Ruiz prestaron finalmente declaración. Ningún miembro del Gobierno navarro, responsables últimos del proyecto, fue llamado a declarar.

"La demanda iba contra el Gobierno y contra el programa. Pero la parte contraria nos llamó a testificar a los responsables de su redacción y a los expertos que realizaban las formaciones a los profesores. Es surrealista porque no entiendo que nos llamaran a testificar en contra de algo que he hecho nosotros". Tal como lo describe Moreno, no se trató de una testificación al uso, sino más bien de una especie de clase magistral sobre coeducación y sobre conceptos básicos sobre la igualdad.

"Estuve alrededor de una hora respondiendo a 46 preguntas. Me preguntaron sobre conceptos muy básicos, como que si cuando hablamos de masculinidades, vamos en contra de los hombres. Tuve que explicar el concepto de masculinidad y deconstrucción de las masculinidades. Creo que había un mala intención por tergiversar el trabajo de una serie de profesionales que tenemos una amplia y reconocida trayectoria y que nos hemos dejado la piel por la coeducación", aclara Moreno.

Según esta experta, también le preguntaron sobre el hecho de que el programa hable de "juegos eróticos" en el apartado de educación infantil, y si había que hacer educación sexual entre los cero y los seis años. "Sólo hay que mirar las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al respecto. No es algo que hayamos inventado ahora", relata Moreno. "Tuve que explicar que todo Skolae está basado en conceptos de las ciencias sociales: la pedagogía, la didáctica, la psicología, la sexología… Y que se llaman juegos eróticos en sexología a todo conocimiento del cuerpo propio y del cuerpo de los demás, hecho sobre la base de la empatía, que es como hay que hacerlo para que sea igualitario. Quien vea esto como algo sucio es porque la suciedad la tiene en la cabeza. Tal vez quienes necesitan educación sexual son todos esos adultos que ven suciedad al hablar de sexualidad en niños y niñas", explica Moreno.

"Fue un interrogatorio en toda regla", afirma Pilar Mayo, jefa de la sección de Igualdad y Convivencia del Gobierno de Navarra y coordinadora del programa Skolae. "A Marian Moreno le hicieron un tercer grado con preguntas sobre temas de igualdad, la ideología de género, el patriarcado, la sexualidad, sobre la sexualidad infantil... cosas que ya están superadas, no sólo en las leyes, sino también en la población. La sociedad tiene claro que la educación sexual es necesaria, que no provoca que las jóvenes tengan más relaciones sexuales ni que se queden embarazadas, sino todo lo contrario. Las preguntas iban a los más básico. Si la coeducación va en contra de los hombres".

Un proyecto pionero

Skolae no es el único proyecto educativo en igualdad puesto en marcha en España, pero sí el más ambicioso. Tanto Andalucía como el Euskadi tienen proyectos similares que se encuentran en la segunda fase de implementación, aunque con algunas características distintas. En Euskadi el proyecto no es obligatorio, sino que se adscriben a él los centros que así lo deseen, y en Andalucía existen coordinadores de igualdad en los diversos centros, pero no necesariamente un compromiso de todo el claustro.

El caso de Skolae es único. No sólo obliga a los centros financiados con fondos públicos a incorporar el nuevo sistema, sino que no se trata de iniciativas individuales de profesores sino de un compromiso de todo el claustro para desarrollar un proceso transversal que afecte a todas las áreas. Es, tal como reconocen sus responsables, un compromiso por hacer cumplir las leyes de las que nuestro país de ha dotado en materia de igualdad y que rara vez se aplican en materia educativa.

El proyecto ha desarrollado toda una red de apoyo y formación del profesorado, que se va ampliando y mejorando a medida que más centros se incorporan a Skolae. Así, si durante el primer año de implantación piloto en 16 centros el proyecto disponía de 14 tutores a distancia, este pasado curso, con un centenar de centros adscritos, su número se incrementó a 36 y pasarán a ser cerca de 100 en cursos posteriores. 

Para Miguel Ángel Arconada, profesor experto en coeducación y uno de los redactores del programa Skolae, este proyecto aporta tres caracteríaticas principales que lo hacen único. Es progresivo, puesto que el itinerario va de los cero a los 18 años (único en nuestro país); pone el foco en la actuación de los centros, no en los profesores individuales y es obligatorio, es decir, no se deja a la voluntad del centro para implantar contenidos a los que obligan las leyes. 

Una reacción más allá de Skolae

La respuesta en contra de este proyecto, tal como explican sus responsables, va mucho más allá de este programa y se enmarca dentro de la campaña de acoso y derribo hacia cualquier iniciativa que se proponga seriamente avanzar en igualdad.

"Estamos volviendo para atrás y la iglesia tiene mucho que ver en este retroceso"

"Estamos volviendo para atrás y la Iglesia tiene mucho que ver en este retroceso, porque el arzobispado también ha pasado circulares a sus sacerdotes. Ha habido curas que han hecho convocatorias en la casa de cultura del pueblo para hablar y arengar contra skolae", afirma Mayo.

Según esta responsable, es clave leer la carta enviada por el obispado a los curas. "No va sólo en contra de Skolae, empiezan desde la cumbre de la mujer de Beijing [donde se celebró la IV Conferencia Mundial sobre las Mujeres en 1995], e incluyen a todo el movimiento feminista, al movimiento por la igualdad y contra lo que denominan ideología de género". 

"Este ruido lo han iniciado unas pocas familias, pero están haciendo mucho ruido y no va sólo contra Skolae, sino en un sentido más amplio contra un cambio que está sucediendo en este país y que no están dispuestos a aceptar. Se trata de ir en contra de todo un movimiento social que se niega a seguir manteniendo el orden establecido, y el sistema patriarcal se está retorciendo como un gato lanzando  zarpazos contra estos cambios. Nos ha tocado a Skolae, pero les ha tocado también a mucha otra gente que está trabajando en temas de igualdad con un mínimo de garantías de cambio", denuncia Mayo.

Tal como explica Arconada, las campañas de coeducacón están teniendo contestación en países como Perú y Brasil por parte de la iglesia evangelista. En Europa nunca había pasado y ha sido sólo en Navarra. Pero ha sido sólo ocho individuos de una sociedad formada pro mas de 650.000 personas y que ni siquiera están respaldadas por el colegio concertado al que van sus hijos, porque en una circular se desmarcó de esta demanda".

Este experto afirma que socialmente existe un falso consenso sobre la igualdad, "como si todo el mundo estuviera de acuerdo con ella, pero a la mínima que entras en profundidad en el tema, yo rebato que exista tal consenso. Nadie dice que esté en contra, pero cada cual la quiere entender a su manera. A estas personas yo les llamo los 'peroístas'. Son esos que dicen: yo estoy a favor de la igualdad, pero... y después añaden barbaridades absolutas que suponen una impugnación casi total de lo que es la igualdad".

Según Pilar Mayo, han arremetido contra el programa "porque parece que lo hemos organizado bien para que funcione. Es un programa sistemático, organizado, que lo realiza el profesorado con medios internos. Lo hemos hecho posible porque somos gente que llevamos mucho tiempo trabajando en educación e igualdad. Ha sido el momento de juntar las claves y poner todos los elementos que garantizaban su éxito, y ha contado también con el momento político y de apoyo presupuestario fundamental. Se han encontrado con un programa que ha visto que funciona, y han dicho: "a por él".

El programa afronta, además de las demandas, una incertidumbre política. La conformación de Gobierno que se está negociando en Navarra será clave. Si Navarra Suma se hiciera con los votos necesarios para formar Gobierno, el proyecto estaría en serio riesgo, puesto que su programa electoral prioriza la suspensión de Skolae. Si fuera asumido por otras coalición de fuerzas políticas, su continuidad estaría básicamente garantizada.

Más noticias en Política y Sociedad