Público
Público

Guardia Civil Carmen Pérez, la primera mujer al frente de un puesto de mando de la Guardia Civil en Córdoba

A sus 24 años, la teniente tiene a su cargo un equipo de 38 agentes, todos ellos hombres.

Imagen de archivo de la Guardia Civil./EFE

público

A sus 24 años, Carmen Pérez se ha convertido en la primera mujer al frente de un puesto de mando de la Guardia Civil de la localidad de Palma del Río, en la provincia de Córdoba. La teniente, nacida en Pamplona, tiene a su cargo 38 agentes, todos ellos hombres.

Según la información publicada por el diario ABC, es plenamente consciente de que a sus espaldas hay quienes, de manera simpática, comentan lo "insultantemente" joven que es para ocupar ya un puesto de tal responsabilidad y afirma que para el equipo "lo de ser mujer es lo de menos”.

En declaraciones al diario, la teniente también afirma que prefiere mantener el anonimato: “Si puedo evitar al ir a la frutería y decir que soy la jefa del cuartel, lo evito”. Una misión que ha logrado hasta ahora, pero que no le ha resultado fácil en un pueblo en el que todos se conocen a la perfección.

Carmen es hija, nieta, sobrina y prima de guardias civiles, un oficio que lleva en el ADN

Pero Carmen no cree que por el hecho de ser mujer y estar al mando de un alto cargo este haciendo algo extraordinario, más bien es un puesto que se ha ganado por su esfuerzo y constancia pese a su corta edad. "Hay mujeres desde hace 30 años en el Cuerpo. Ellas ya abrieron camino, yo no. Estoy preparada para el puesto porque me he esforzado a conciencia durante cinco años en la Academia de la Guardia Civil de Zaragoza para obtener el empleo de teniente”, declara al medio. Y es que ha mamado esta profesión desde bien pequeña. Es hija, nieta, sobrina y prima de guardias civiles, un oficio para el que se ha preparado desde bien pequeña y que va ya en el ADN de Carmen y su familia.

Carmen asegura que el hecho de ser mujer no aporta ningún valor añadido al cargo y cree que "al final somos personas, y un hombre o una mujer puede aportar lo mismo. Ayer mismo tuvimos una mujer víctima de violencia de género en el cuartel y durante toda la tarde un guardia estuvo haciendo de niñero para intentar que esos tres pequeños no sufrieran con la situación de su madre. En este cuartel hay una enorme calidad humana”, afirma.

Además, asegura que su trabajo en la Palma del Río Palma no es diferente al que se realiza en otro tipo de pueblos. “Es una ciudad con mucha proyección de futuro, donde continuamente se está incentivando la llegada de empresas. No tengo ninguna queja de cómo me ha acogido esta ciudad y su alcalde, José Antonio Ruiz Almenara. Demasiado bien. Estoy encantada en este pueblo”.

Su vida en el cuartel tampoco es diferente a la del resto de sus compañeros, y  a pesar de sus 24 años ninguno se ha atrevido a verla con ojos de padre: “Cuando llegué, ninguno era así conmigo, no podían serlo. Aquí trabajamos en modo militar. Todos tenemos que saber dónde estamos y aquí en Palma se sabe de sobra”, sentencia, y añade que: "Aquí se abstienen de hacerme cualquier comentario sobre mi edad aunque lo piensen".

Más noticias de Política y Sociedad