Público
Público

Halloween Un artista estadounidense decora su casa con cuerpos desmembrados y llama la atención de la Policía

Steven Novak dice que abrió la puerta a los agentes que le preguntaron si era todo suyo: "¿Te refieres a la sangre y los cuerpos? Sí, ese soy yo".

Jardín de Steven Novak
La sangrienta escena en el jardín del artista Steven Novak. — Steven Novak

público

El artista estadounidense Steven Novak ha decorado su casa para Halloween y no ha dejado indiferente a nadie, ni siquiera a la policía. El objetivo del artista era generar el mayor horror posible y también divertirse. Los vecinos que pasen alrededor de su hogar podrán ver un maniquí en el tejado con un machete clavado en la nuca, otro maniquí que yace enfrente de la puerta de la casa con la cabeza aplastada por una caja fuerte y un último cuerpo, a unos metros de la casa, también con la sesera destrozada. Y todo ello, impregnado con una gran cantidad de sangre (falsa, por supuesto). 

El artista se siente orgulloso de sus cuerpos despedazados

Novak ha asegurado a Dallas Observer que siempre le ha gustado provocar. En otras ocasiones, asegura, haber creado "fantasmas violadores o muñecos de nieve de más de dos metros de altura". Por lo tanto, el artista ha explicado que para Halloween debía hacer algo hiperreal. Además de los maniquís, la entrada de su casa también está decorada con una carretilla llena de miembros y, al lado, una bolsa de basura donde claramente se puede ver el rostro de un ser humano despedazado. El artista ha asegurado sentirse orgulloso de la carretilla volcada y de estas bolsas ya que "parece un intento fallido de deshacerse de los cuerpos desmembrados en medio de la noche". 

Llama la atención de los niños y de la policía

Novak ha afirmado que su decoración ha atraído a todo tipo de personas. "Un niño pasó y me preguntó qué les había pasado. Dije que comieron demasiados caramelos". Asimismo, una patrulla de policía ha estado merodeando su casa según le han contado algunos vecinos. Él los recibió en dos ocasiones. "Me dijeron que les parecía genial y que solo estaban allí porque estaban obligados a responder a las quejas del sargento". Novak ha continuado: "Abrí la puerta a los policías y me preguntaron si era todo mío. Yo contesté: '¿Te refieres a la sangre y los cuerpos? Sí, ese soy yo'". 

El artista ha asegurado que su plan de decoración era mucho más terrorífico que el que finalmente ha plasmado. Pero ha explicado que el año que viene probablemente lo lleve a cabo. 

Más noticias de Política y Sociedad