Público
Público

Italia Los obreros italianos amenazan con huelgas para detener la producción industrial

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, decreta el cierre de las actividades económicas que no sean estrictamente "necesarias". La medida, sin embargo, contempla demasiadas excepciones: las industrias textiles, energéticas, químicas y siderúrgicas, por ejemplo, permanecerán abiertas. Las organizaciones sindicales aseguran que hay sectores productivos que no son imprescindibles y que deberían estar fuera de la lista elaborada por el último decreto ley del Gobierno italiano.

El presidente del Ejecutivo italiano, Giuseppe Conte. / Reuters
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha anunciado a sus ciudadanos el cierre de "todas las actividades productivas que no sean estrictamente vitales, cruciales e indispensables" para garantizar los bienes y servicios necesarios para el país. / ARCHIVO

¿Cuáles son las industrias realmente imprescindibles en estos momentos de crisis sanitaria debido al coronavirus? Mientras Italia intensifica y prolonga su cuarentena, hay quien no puede cumplir con el eslogan de Quédate en casa. Si por un lado hay una parte del país que se paraliza, por obvias razones; otra parte, indispensable, tiene que seguir para que la enorme mayoría de italianos puedan resistir a la pandemia, con más o menos normalidad, desde casa.

En aras de "ralentizar" pero no "parar" el motor productivo de Italia, el primer ministro Giuseppe Conte ha establecido qué industrias podrán seguir en marcha y cuáles no. Pero no todos están de acuerdo.

Los obreros italianos piden más protección al Gobierno italiano contra el Covid-19

Los obreros piden más protección al Gobierno italiano contra el coronavirus. Hoy martes el Ejecutivo –el ministro de Economía, Roberto Gualtieri y el de Desarrollo Económico, Stefano Patuanelli– y los sindicatos del país transalpino se reunirán por videoconferencia para resolver la situación de miles de trabajadores industriales que, por el momento, no pueden quedarse en casa en la actual crisis sanitaria del Covid-19.

Las organizaciones sindicales aseguran que hay sectores productivos que no son imprescindibles y que deberían estar fuera de la lista elaborada por el último decreto ley del Gobierno italiano: "El listado de las actividades industriales permitidas es muy largo", aseguran desde los sindicatos. Y añaden: "La mayoría de ellas ni son esenciales ni indispensables".

En el nuevo decreto ley anti coronavirus aprobado por el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en vigor desde ayer lunes, impone el cierre a las actividades económicas que no sean estrictamente "necesarias". La medida, sin embargo –que fue anunciada el sábado, aprobada el domingo y aplicada desde el lunes– contempla demasiadas excepciones: las industrias textiles, energéticas, químicas, siderúrgicas, etc permanecerán abiertas. El clima del nuevo decreto ley del Ejecutivo transalpino lo retrató ayer a la perfección la portada del conocido diario italiano La Repubblica: "Todo cerrado, pero no".

Italia azotada por la propagación del coronavirus. / ARCHIVO 

En este contexto, los trabajadores siderúrgicos de Lombardía mañana miércoles harán una huelga de 8 horas. Hay que tener presente que dicha región norteña de Italia es la que más está sufriendo del país, donde prácticamente la mitad de los contagiados y de los fallecidos proceden de esta zona transalpina. "La convocación de la huelga", explican los sindicatos del sector, se ha puesto en marcha "para que se considere a Lombardía como una región donde son necesarias medidas más restrictivas acerca de las actividades que hay que dejar abiertas".

Para mañana miércoles, también los obreros de las siderúrgicas de Lazio, la región de Roma, han convocado una huelga por la "ausencia de medidas concretas para la puesta en seguridad de los trabajadores" y la petición de detener "todas las actividades no esenciales". La idea es clara: "La seguridad tiene prioridad por encima de todo".

Según informan algunas agencias de noticias italianas, como la conocida ANSA; en la norteña Piamonte, la región de Turín, el sector aeroespacial es uno de los –tantos– sectores que, por decreto, ha obtenido la autorización para seguir su actividad. Según algunas cabeceras transalpinas, esta decisión se debe puramente a "razones de carácter económico", no obstante muchas empresas vinculadas a dicho sector tengan una producción "muy diversificada" y, en buena parte, "no esencial". Por ello, los empleados de diferentes compañías han decidido adherir a unas huelgas ya en marcha, con seguimientos de hasta el 90% en muchos de los casos.

Los obreros de las siderúrgicas de Lazio, la región de Roma, han convocado una huelga por la "ausencia de medidas"

El mundo de la banca italiana también pide más protección frente al Covid-19. A partir de hoy martes, los sindicatos de los bancarios empezarán a llamar a la huelga para lograr que los empleados gocen de las correctas medidas de protección: mascarillas, guantes, desinfectantes. En una carta enviada ayer también al premier Conte, se hace saber que "los trabajadores de dicho sector, entre los que hay también muchos positivos al coronavirus, no operan en condiciones de seguridad".

En plena polémica relativa a la exposición de los trabajadores industriales a los posibles efectos del coronavirus, en el día de ayer la prensa transalpina se hizo eco de una sorprendente iniciativa de Giovanni Rana, uno de los empresarios más conocidos del país por la producción de pasta fresca. Su hijo Gian Luca, tal como informaron ayer diferentes medios italianos, en cuanto consejero delegado de la compañía gastronómica; ha decidido dar el "buen ejemplo" –así lo define, entre otros, el diario La Repubblica– y aprobar un plan extraordinario de 2 millones de euros para aumentar los sueldos para sus 700 trabajadores.

La subida en cuestión será de un 25% por cada día trabajado para los empleados de los cinco establecimientos repartidos en todo el país y que, en estos días, están garantizando la producción en el actual momento de emergencia. Los trabajadores, además, tendrán un cheque de 400 euros para invertir en servicios de baby-sitter y un seguro añadido en caso de positividad por Covid-19, estén o no teletrabajando. Por el momento, dichas medidas de protección estarán activas para los meses de marzo –de forma retroactiva– y abril.