Público
Público

Volcán La Palma La lava del volcán de La Palma se ralentiza y el aeropuerto vuelve a abrir tras la limpieza de ceniza

Su llegada al mar vuelve a ser una incógnita después de que el ritmo de la nueva erupción se frenara.

Imagen de la erupción volcánica de La Palma.
Imagen de la erupción volcánica de La Palma. EFE

A siete días de la erupción del volcán Cumbre Vieja, en La Palma, y tras el derrumbe este sábado de una parte del cono volcánico, la lava que cruza la isla hacia el mar ha ralentizado su velocidad en las últimas horas, que había alcanzado hasta los 300 metros por hora. 

Desde el origen del desastre, la lava ha cubierto un total de 212 hectáreas, ha destruido 461 edificaciones y casi 17 kilómetros de carretera y ha provocado la evacuación de más de 6.000 personas en la isla. Además, después de 24 horas cerrado, el avance en las operaciones de limpieza de la ceniza en el aeropuerto ha permitido su apertura. 

La Dirección General de Salud Pública de Canarias ha pedido a la población palmera que se abstenga de realizar actividades lúdicas y deportivas al aire libre para evitar la exposición a emanaciones volcánica. 

La Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes ha recordado que se mantiene la suspensión de la actividad lectiva hasta nuevo aviso en los centros educativos de El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte (La Palma).

La directora Instituto de Geografía Nacional (IGN) en Canarias, María José Blanco, ha informado de que en el cráter hay al menos tres puntos de emisión simultáneos y los dos puntos que aparecieron el viernes en la base del cono, en su falda, se han fundido en un único punto de emisión.

Actualización del recorrido de la lava

Las aproximadamente 160 personas que fueron desalojadas de sus casas en la tarde del viernes ante la intensificación eruptiva del volcán de La Palma ya pueden regresar a sus casas una vez que se han estabilizado las señales.

La lava ya cubre 21,4 hectáreas más que en el última actualización de la tarde de este viernes, mientras que las edificaciones arrasadas a su paso también han crecido en 41 inmuebles.

El programa Copernicus, coordinado a través del Centro Nacional de Seguimiento y Coordinación de Emergencias (CENEM), cuenta con dispositivos para la monitorización y seguimiento de las redes nacionales de alerta, situaciones potenciales de riesgo, incidentes y emergencias del ámbito de la protección civil.

El semáforo volcánico de la isla se mantiene en rojo, en situación de emergencia, y el proceso eruptivo continúa con una nueva boca que se ha abierto en la tarde de este viernes y que ha obligado a la evacuación de los núcleos poblados más cercanos.

Más noticias