Público
Público

"Fui a Madrid, acabó mi contrato y no me hicieron PCR. Las renovaciones llegan tarde para casos como el mío"

Ayuso se ha comprometido a renovar los contratos temporales realizados por la pandemia. Sin embargo, varios sanitarios ya han sido cesados tras haberse desplazado desde otras comunidades y en los centros no les han realizado test para saber si están infectados.

Tres sanitarias en la UCI del Hospital San Pedro de Logroño. EFE/Raquel Manzanares/Archivo
Tres sanitarias en la UCI del Hospital San Pedro de Logroño. EFE/Raquel Manzanares/Archivo

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, anunció este martes que su Gobierno renovará hasta diciembre a los sanitarios contratados para hacer frente a la emergencia sanitaria por el coronavirus. Pero la renovación no llegará para los 10.000 trabajadores temporales porque ya se ha prescindido de varios de ellos. Sanitarios que fueron imprescindible en el pico de la pandemia y que seguirán siéndolo durante toda la fase de la desescalada. Más aún cuando el Gobierno autonómico quiere pasar a la fase 1 el próximo lunes 11 de mayo sin aún tener protocolos, medios y camas libres suficientes. 

"Fui hasta Madrid desde Extremadura porque aquí no hacía falta tanto personal. La situación era mejor y lo hice por aportar mi granito de arena. Pero ahora me siento como si fuera un trapo de usar y tirar. Acabó mi contrato y ni me hicieron una prueba para saber si estaba infectada. Las renovaciones llegan tarde para casos como el mío", cuenta una enfermera que ha estado trabajando en uno de los principales hospitales de la capital, La Paz. Según varias fuentes consultadas, el 40 de abril prescindieron de más de una decena de sanitarias que habían estado trabajando en Urgencias. 

El Gobierno de la Comunidad de Madrid dio un cambio en la política de renovación este martes después de que el Gobierno central anunciara que destinaría 16.000 millones a las autonomías para la inversión sanitaria. Además, el Ministerio de Sanidad recomendó a las comunidades que mantengan el número de sanitarios contratados y que refuercen los servicios de Atención Primaria antes de pasar de fase en la desescalada. 

La mayoría de los contratos temporales acaban en mayo, pero algunos ya terminaron en abril y no se prorrogaron. La Consejería de Sanidad se comprometió a ello en la Mesa Sectorial con los principales sindicatos, pero no fue así. Según cuentan una decena de fuentes consultadas, la Comunidad ya cesó, al menos, a sanitarios del hospital La Paz, del Hospital Príncipe de Asturias (en Alcalá de Henares) , de la Unidad Central de Radiodiagnóstico (UCR), del hospital Clínico San Carlos, de Atención Primaria y de varios hoteles 'medicalizados'.

A muchos de ellos se les ha cesado haciendo uso de una cláusula que permitía acabar con los contratos antes de que llegara la fecha de vencimiento. Como ya denunció este medio, en los contratos temporales se indica que se podrá finalizar "con anterioridad a la fecha indicada siempre que desaparezca la necesidad de Recursos Humanos de naturaleza temporal".

Pero no hay un número concreto del personal que ya se haya cesado. Los sindicatos han pedido esta cifra a la Consejería de Sanidad en la Mesa Sectorial y ésta se ha comprometido a consultar a las gerencias de los hospitales para conocer el dato. 

"La recuperación de este personal es importante. El 30 de abril hubo numerosos ceses. Firmaban el contrato de trabajo después de mes y medio y, a la vez, les ponían el cese encima de la mesa. La mayoría de los afectados han sido enfermeros y auxiliares de enfermería. De algún facultativo y médico de urgencia también tenemos constancia, pero son de los que menos. Los test se iban haciendo según iban solicitando los sanitarios porque tenían síntomas. Si no los tenías, no te lo hacían. Cuando han ido a firmar el contrato y el cese, no se les ha hecho PCR", explica Mariano Martín-Maestro, responsable de Acción Sindical CCOO Sanidad Madrid. 

La Consejería de Sanidad, consultada por este medio en distintas ocasiones, siempre ha alegado que los contratos se renovarían "en función de la presión asistencial que tengan los centros y de la situación epidemológica del momento". No ha contestado si volverán a proponer a los trabajadores que ya han cesado que se reincorporen, pero muchos de ellos ya han vuelto a sus hogares.

"Todo esto te hace sentir muy mal emocionalmente. Ha sido una etapa muy dura. Es nuestro trabajo y hemos hecho lo que teníamos que hacer, pero yo fui a Madrid desde Huelva con un compromiso de un contrato hasta junio. Me dijeron que mi contrato terminaba antes y ahora veo que sí van a renovar... Yo ahora estoy aislada y sin saber si he estado infectada", relata otra enfermera que dio el paso por tener experiencia en UCI, lo que más necesitaba la comunidad en el pico de la pandemia.

Desconfianza y necesidad de más personal

Las 10.000 contrataciones de las Comunidad no son tales por el número tan alto de bajas. Según los últimos datos del Servicio Madrileño de Salud (Sermas), hay unos 5.000 sanitarios de baja. 11.669 en toda la pandemia. Más trabajadores que han estado infectados o aislados desde marzo que los que se han contratado.

"Hasta ahora los ceses han sido casos muy puntuales, lo que hay que ver es si la Comunidad de Madrid cumple con la noticia de ayer y cuando llegue el mes de mayo y el mes de junio todos los contratos que acaban se renuevan hasta el 31 de diciembre", comenta el Secretario de Sanidad de UGT Madrid, Julián Ordoñez.

Madrid sólo ha contratado a 20 médicos para Atención Primaria

Los sindicatos tienen la alarma puesta porque, como recuerda Martín-Maestro, la Consejería de Sanidad también se comprometió con ellos a no prescindir de sanitarios el 23 de abril y después llegaron los ceses: "Es necesario porque hay que reforzar Atención Primaria, volver a la actividad ordinaria asumiendo unas listas de espera de operaciones y consultas con especialistas que son escandalosas y que los sanitarios tengan su merecido descanso", argumenta.

De hecho, tampoco parece probable que la Comunidad de Madrid pueda afrontar la desescalada con el personal contratado hasta ahora. Desde CCOO aseguran que sólo se ha contratado a 20 médicos de familia, pero serán necesarios más facultativos para reforzar este servicio ya que serán la clave de la nueva fase

"Ahora tenemos que identificar de forma precoz los nuevos casos. En Atención Primaria vamos teniendo más medios. Esta semana nos empiezan a hacer los test después de ocho semanas. Pero falta definir estrategia y personal. El rastreo de los contactos de los nuevos casos conlleva mucho tiempo, unos quince minutos por persona con la que se contacte. Si a eso le sumas las deficiencias del sector, se avecina un panorama aterrador. Si hay un rebrote no se va a poder hacer este trabajo con los medios que tenemos", valora Manuel Linares, coordinador del Grupo de Trabajo de Enfermedades e Infecciones de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen).

Los sindicatos también reclaman que se refuerce las plantillas con el personal residente. Hay más de 1.400 residentes en cuarto y quinto año. La reclamación es que continúen con contratos estables hasta de tres años, como ya han avanzado que harán otras comunidades autónomas como Extremadura o Valencia. 

Más noticias