Público
Público

Marcha Sáhara Libre Madrid Miles de personas exigen en Madrid el fin de la opresión marroquí sobre el Sáhara Occidental

Los asistentes al final de la Marcha por la Liberación del Pueblo Saharaui defienden que España haga frente al cumplimiento de las resoluciones de la ONU que le señalan la necesidad de realizar un referéndum de autodeterminación y que se deje de encarcelar a activistas por los Derechos Humanos que desempeñan su labor en la zona.

Fotografía de miles de manifestantes saharauis este sábado en la Puerta del Sol de Madrid. - Guillermo Martínez
Fotografía de miles de manifestantes saharauis mostrando banderas e insignias, este sábado en la Puerta del Sol de Madrid. Guillermo Martínez

Un silencio de 45 segundos ha enmudecido a la Puerta del Sol la mañana de este sábado. "Guardamos este silencio por los 45 años que lleva el puelo saharaui silenciado, 45 años de tortura y opresión por parte de Marruecos", ha explicado a continuación un joven, micrófono en mano. Subido en un escenario, en la céntrica plaza, daba comienzo así el culmen de la Marcha por la Libertad del Pueblo Saharaui, iniciada desde distintos puntos del Estado desde el 20 de mayo. Antes de ese silencio, miles de personas han desfilado desde la Plaza de España, por la Gran Vía, hasta Callao. Ahí han enfilado la calle Preciados hasta llegar al antiguo edificio de la Dirección General de Seguridad, hoy en día la sede de la Comunidad de Madrid, el hogar durante los dos próximos años para una Isabel Díaz Ayuso recién elegida.

Minutos antes de las 12:30 h, los cientos de manifestantes tenían que adelantarse unos pasos por órdenes policiales. No cabían en el estrecho margen de carretera que por un par de horas se ha convertido en el último tramo de unas marchas sin parangón. El negro, el blanco, el verde y el rojo han sido los colores que han decorado esta calurosa mañana preveraniega por el centro de la capital. "Qué viva la lucha del pueblo saharaui", gritaban. "¿Dónde están los derechos humanos?", preguntaban. Y es que su pueblo está en guerra, tal y como ha advertido el joven saharaui al final de la marcha.

Un joven habla con un micrófono a la gente concentrada en la marcha, en la Puerta del Sol. - Guillermo Martínez
Un joven habla con un micrófono a la gente concentrada en la marcha, en la Puerta del Sol. Guillermo Martínez

Esta manifestación ha sido el resultado del amplio debate que se dio entre las organizaciones de apoyo al Sáhara a partir de noviembre de 2020, momento en que Marruecos se saltó el alto al fuego en el puesto fronterizo de Guerguerat. Querían una movilización que fuera duradera, con cierta continuidad, que recorriera la mayor parte de municipios, y lo han conseguido. Durante el trayecto, decenas de actividades de sensibilización, pequeñas manifestaciones y talleres para dar a conocer la cultura saharaui, a la par que actos de apoyo a nivel institucional.

"Marruecos asesina, España patrocina" ha sido otro de los lemas coreados

Miles de personas han alargado un recorrido demasiado pequeño para el poder de convocatoria. Entre ellas, cientos de banderas saharauis y cortejos de distintas organizaciones tanto políticas como sociales, todas ellas venidas desde diferentes zonas de España. "Marruecos asesina, España patrocina" ha sido otro de los lemas coreados durante la marcha, amenizada, eso sí, por una batucada incansable. Tras los instrumentos de percusión, Frente Obrero en formación: tres hileras de personas con banderas republicanas y de la propia organización, apenas cuatro enseñas saharauis en su cortejo.

Un joven con la ikurriña al cuello hacía las veces de dinamizador de un grupo de saharauis que entonaban un mensaje con cierto ahínco: "Sáhara libertad, Polisario vencerá". Esa ha sido la proclama más repetida a lo largo de la mañana, aunque también ha habido otras, más reconocidas, pero con versión propia: "De este a oeste, de norte a sur, la próxima marcha será al Ayllún", han vociferado los asistentes en más de una ocasión. Además, los congregados no han dudado en señalar. Gritos como "Marruecos tortura, España disimula", "Sánchez, antiende, el Sáhara no se vende" y "Mohamed, capullo, el Sáhara no es tuyo", lo demuestran.

Plano general de la Puerta del Sol llena de manifestantes clamando por la libertad del Sáhara Occidental. - Guillermo Martínez
Plano general de la Puerta del Sol llena de manifestantes clamando por la libertad del Sáhara Occidental. Guillermo Martínez

Iván Prado es un "payaso" que decidió enrolarse en la Marcha por la Libertad del Pueblo Saharaui desde el mismo día 20 de mayo, cuando subió a la cumbre del Teide para empezar su andadura. Miembro del colectivo Payasos en Rebeldía, ha participado en la organización de la reivindicación desde el mismo día en que Marruecos dejó de respetar el alto al fuego en Guerguerat. "Nos manifestamos y recorremos el Estado español porque queremos que el Gobierno y su política estatal se implique en la defensa de los territorios ocupados", ha dicho durante el recorrido a Público.

Prado: "Queremos que el Gobierno y su política estatal se implique en la defensa de los territorios ocupados"

El Sáhara Occidental, de hecho, es la última colonia que aún existe en África, "ahora ocupada por Marruecos, una dictadura en la que gobierna una monarquía genocida", completa el mismo Prado. Durante las marchas, que han durado casi un mes desde los diferentes puntos de partida, han participado todo tipo de personas: mujeres, hombres, jóvenes, mayores... "Es una representación muy transversal de lo que es el movimiento saharaui", describe el manifestante. Él mismo no se olvida de las "vejaciones, torturas, desapariciones y muertes que sufren las personas que defienden los Derechos Humanos en los territorios ocupados por Marruecos". También se manifiestan por ellas.

"Queremos que el Gobierno nos escuche y que la comunidad internacional asuma su papel; que el Estado español tome conciencia de la situación en la que vive un pueblo hermano sobre el que tiene muchas responsabilidades políticas e históricas", confiesa Prado. Este clown solidario con la causa saharaui también habla del "muro de la vergüenza" que supone el bloqueo mediático que existe respecto a lo que está sucediendo en la región, en guerra desde el 13 de noviembre, parafraseándole. De la misma forma se ha expresado Jalil Mohamed, natural de Bojador, uno de los campamentos de refugiados saharauis: "En España hay una plataforma de solidaridad bastante amplia que se empezó a fraguar en 1975, con la ocupación marroquí, aunque sí hemos visto cierto desconocimiento de esos hechos entre las nuevas generaciones".

Cámara al hombro, Mohamed recuerda que "España debe cumplir sus obligaciones ya no solo con el Sáhara, sino con el derecho internacional". "La ONU encomendó a España realizar un referéndum de autodeterminación y eso todavía no se ha llevado a cabo, no hemos tenido esa oportunidad, como sí ha pasado en el resto de pueblos africanos", en los términos del periodista. En realidad, España sigue siendo la potencia administradora del territorio saharaui, por lo que Marruecos se convierte en la potencia ocupante. "En la lista de las Naciones Unidas aún aparecemos como un territorio no autónomo", ha remarcado el periodista saharaui.

Las manifestantes acuden con carteles en defensa de las mujeres saharauis, este sábado en Madrid. - Guillermo Martínez
Las manifestantes acuden con carteles en defensa de las mujeres saharauis, este sábado en Madrid. Guillermo Martínez

Unos minutos después de las 13:30 h, los ánimos se empezaban a caldear en el kilómetro 0. Varias furgonetas de la Policia Nacional, apostadas en la zona más por la investidura de Díaz Ayuso que por la reivindicación saharaui, saludaban a la cabecera de la manifestación. La música era tal que unos chavales en la primera fila del escenario se esforzaban por taparse los oídos con sus manos. Mientras, el calor cada vez estaba más presente bajo las melhfas, la vestimenta típica de las mujeres saharauis. Sobre la tarima, el joven convertido en una suerte de presentador que ha ido dando paso a los diferentes intervinientes: representantes políticos de Unidas Podemos y Anticapitalistas, de Izquierda Unida y el Partido Comunista de España, también de UGT y CCOO, entre otros.

Todos ellos han coincidido. Entre sus demandas, defienden que España haga frente a la deuda histórica y al cumplimiento de las resoluciones de la ONU que le señalan la necesidad de realizar un referéndum de autodeterminación; que termine el expolio económico de los recursos naturales del Sáhara Occidental; que se deje de encarcelar a activistas por los Derechos Humanos que desempeñan su labor en la zona y que cesen, también, las desapariciones. Al final, la lectura del manifiesto: "Exigimos al Gobierno de España coherencia y firmeza en su defensa de la legalidad internacional y el apoyo y respeto del legítimo derecho a la libertad del pueblo saharaui, así como el reconocimiento formal del estatus diplomático del Frente Polisario, como único y legitimo representante de la República Árabe Saharaui Democrática", ha concluido el texto.

Más noticias