Público
Público

Mascarillas FFP2 Los jefes de Medicina Preventiva de Madrid cuestionan el reparto de mascarillas FFP2 a la población

En una carta enviada este sábado a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, los facultativos piden al Ejecutivo de Ayuso "que reconsidere esta medida que no se sustenta en la evidencia científica, que puede confundir a la población y no ayudar al control de la transmisión, y que podría volver a poner en riesgo la seguridad y la salud de los profesionales sanitarios". 

Valdecilla recibe 100.000 mascarillas FFP2 y cien camas
El Ejecutivo de Ayuso prevé entregar mascarillas FFP2 y FFP3 a la población civil en contra del criterio de los Jefes de Servicio de los hospitales madrileños. EFE

agencias

Varios jefes de servicios de Medicina Preventiva de diversos hospitales madrileños han remitido una carta a la Consejería de Sanidad para que reconsidere el reparto de mascarillas FFP2 de forma genérica a la población. 

La misiva asegura que las maneras "no se sustentan en la evidencia científica", pueden "confundir a la población y no ayudar al control de la transmisión" y pueden contribuir a una "falsa sensación de seguridad".

La misiva, adelantada por el diario El País y dirigida al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, está firmada por los responsables o jefes de servicio de Medicina Preventiva de los 17 hospitales madrileños.

Al respecto, los firmantes de la carta han detallado que para poder realizar "una adecuada prevención y control" de las infecciones es "necesario" aplicar medidas "ajustadas al mecanismo de transmisión, al riesgo y a la evidencia científica disponible". En el caso del coronavirus, han recordado que se transmite fundamentalmente por gotitas que se producen al hablar, toser o estornudar y su alcance es de alrededor de uno o dos metros. "Por su tamaño y alcance, el uso de mascarillas quirúrgicas es la medida preventiva más adecuada para prevenir este mecanismo de transmisión", han aseverado.

Los responsables han subrayado que esas gotas son "contaminan" los objetos y superficies, que al ser tocadas con las manos pueden posteriormente hacer llegar las partículas virales a las mucosas de boca, nariz u ojos. "Por ello, son igualmente importantes otras medidas preventivas, como la higiene frecuente de manos, evitar tocarse la cara y la limpieza y desinfección de superficies", han reiterado en relación a la importancia del lavado de manos. Además, determinados procedimientos que añaden flujos de aire a presión a las secreciones respiratorias, producen aerosoles o microgotas, capaces de permanecer suspendidas en el aire durante algún tiempo, y transmitir el virus por vía aérea.

Mascarillas que requieren adiestramiento

Sin embargo, han remarcado que el uso de mascarillas de protección respiratoria FFP2 "no está indicado en población general por múltiples motivos", como el ser un elemento que requiere para ser efectiva un "adiestramiento en su colocación, pues si no se utilizan adecuadamente no son eficaces para proteger de los aerosoles, que es un mecanismo de transmisión excepcional a nivel comunitario".

Algunos modelos de mascarillas FFP2, FFP3 disponen una válvula de exhalación, lo que condiciona que en este caso el portador de la mascarilla esté protegido pero no se consigue el efecto de "control de la fuente de infección". 

"Falsa sensación de seguridad"

Por otro lado, la "limitación de recursos" para la protección de los profesionales sanitarios que se ha experimentado durante la pandemia ha obligado en los centros sanitarios a adoptar medidas de racionalización de su uso, recomendando el uso de mascarillas quirúrgicas para todas aquellas situaciones en las que "no se puede mantener la distancia física, y reservando el uso de mascarillas de protección (FFP2/3) a aquellas situaciones en las que se generan aerosoles, prolongando su duración y empleando certificaciones diferentes al marcado CE".

"La distribución de mascarillas de protección FFP2 a la población resulta una medida desproporcionada si no se asegura antes su disponibilidad en las situaciones en las que realmente están indicadas. La protección de los trabajadores sanitarios, en función de los procedimientos de riesgo, es una prioridad por su mayor riesgo de contagio", han apuntado los responsables de Medicina Preventiva de los hospitales madrileños.

En consecuencia, el uso de mascarillas FFP2 en situaciones que "no lo requieren" favorece "una falsa sensación de seguridad" que conlleva unamenor adherencia con las medidas preventivas más importantes y a las que habría que prestar más atención, como mantener el distanciamiento social y el énfasis en la higiene de manos, preferentemente desinfección con soluciones alcohólicas o lavado con agua y jabón (evitando el uso de guantes) o de superficies.

Madrid dice que se hará el reparto

La Comunidad de Madrid asegura que la decisión de distribuir mascarillas FFP2 KN95 a los ciudadanos a partir de este lunes se ha tomado después de asegurar que los profesionales sanitarios dispondrán de "todos los equipos de protección y tipos de mascarillas necesarios en cada momento", ya que "hay stock de seguridad".

La Comunidad de Madrid ha asegurado que esta distribución no afectará a las necesidades de protección de los sanitarios, después de que los jefes de servicio o responsables de medicina preventiva en una quincena de hospitales hayan pedido que no se repartan estas mascarillas para la población general, porque pueden provocar mayores riesgos, y se debe priorizar la disponibilidad para el personal sanitario.

Más noticias de Política y Sociedad