Público
Público

Medalla Olímpica Un bebé de ocho meses, operado con éxito en Barcelona gracias a la atleta olímpica que subastó su medalla

Miloz fue intervenido el 4 de octubre de una grave afección cardíaca gracias a la donación de 44.000 euros de Maria Andrejczyk, deportista polaca. 

Un bebé de ocho meses, operado con éxito en Barcelona gracias a la atleta olímpica que subastó su medalla
La atleta polaca María Andrejczyk celebrando su medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2021. Andrej ISAKOVIC / AFP

Miloz, un bebé polaco de ocho meses, ha sido operado con éxito en el Hospital Universitario Dexeus de Barcelona. Al niño le diagnosticaron una enfermedad congénita, que le ocasionaba problemas pulmonares y cardíacos, cuando tenía tan solo un mes de vida. La intervención que le han realizado se llama sutureless y consiste en drenar las venas pulmonares izquierdas sin poner los puntos de sutura sobre las venas

La familia del bebé no podía costear los gastos de la operación cuando fueron informados de la dolencia del niño. En ese momento apareció la ayuda inesperada de una subcampeona olímpica de Polonia en jabalina de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2021, Maria Andrejczyk, que decidió poner su medalla de plata a subasta para poder ayudar a salvar la vida de Miloz.

La atleta sufrió una osteosarcoma, un tipo de cáncer de hueso que le fue diagnosticado en el 2017. Esto impulsó a la deportista a ayudar al niño de su país. Con la subasta de la medalla se han conseguido 44.000 euros, que inmediatamente han sido puestos en las manos de la familia de Miloz.

Zabka Polska, una de las cadenas más importantes de supermercados en Polonia, con más de 7.000 tiendas y con el fondo de inversión CVC Capital Partners detrás, fue quien se llevó al subasta. En ese mismo instante, la empresa decidió devolver la medalla a la atleta.

"Esta plata puede salvar vidas"

La atleta expresó en un mensaje en Instagram que realizaba esta acción para salvar la vida de Miloz. "El valor real de una medalla siempre permanece en el corazón. Pero es solo un objeto que puede ser de gran valor para otros. Esta plata puede salvar vidas en lugar de acumular polvo en un armario. Por eso decidí subastarla para ayudar a ese niño enfermo", explicó la deportista. 

La medallista olímpica reconoce que la superación de su cáncer fue un impulso para realizar este gesto: "Sentí que esta medalla no se podía quedar conmigo porque recuerdo bien cuánto tuve que luchar contra la adversidad y el dolor".

Miloz aún tiene que seguir en vigilancia por los médicos y tendrá que volver a Barcelona en seis meses aproximadamente, pero de momento todo ha salido bien y el niño podrá tener una vida normal.

Más noticias