Público
Público

Totalán ​Un nueva microvoladura de roca dura retrasa el trabajo de los mineros para llegar a Julen

El túnel para rescatar a Julen ha superado los tres metros y los rescatadores están a unos 85 centímetros de donde se supone que está el pequeño. Las condiciones del terreno han obligado ya a efectuar cuatro 'microvoladuras' de rocas, lo que retrasa de nuevo el rescate.

Publicidad
Media: 3.63
Votos: 8

Portavoz de la Guardia Civil en Málaga, Jorge Martín, ante los medios mientras prosiguen con el rescate de Julen | EFE

La galería horizontal que están excavando mineros asturianos para rescatar a Julen, el niño de dos años que cayó a un profundo y estrecho pozo en Totalán  (Málaga), ha alcanzado los tres metros y quince centímetros de los cuatro que en teoría les separan del pequeño que cayó hace 12 días en un pozo en Totalán (Málaga). Es decir, los mineros están a menos de un metro de Julen.

Y aunque van a buen ritmo, los mineros trabajan en condiciones difíciles: la dureza del terreno ha obligado a efectuar ya cuatro microvoladuras controladas de roca, la última de ellas pasadas las 19.30 horas del viernes, lo que ha retrasado de nuevo el rescate de Julen. 

Las complejas condiciones del terreno han hecho necesarias estas actuaciones. Cada una de estas microvoladuras supone un proceso de más de dos horas, entre que se perforan los orificios donde se colocarán las cargas, se instalan éstas, se procede a la detonación y se extrae el aire contaminado y los gases que se concentran en el túnel.

En la zona donde se desarrolla el dispositivo hay un continuo trasiego de helicópteros, uno de los cuales ha regresado después de volar hasta Sevilla para recoger material explosivo con la intención de que el equipo no se quede en ningún momento sin provisión de este material para hacer microvoladuras controladas que ayuden a desmoronar la roca.

Un segundo y tercer helicóptero han trasladado desde Palma de Mallorca y desde Cantabria a cuatro guardias civiles del Equipo de Montaña, especialistas en espeleología y microvoladuras (dos de cada sitio), para reforzar el dispositivo de rescate por si fuera necesario hacer relevos, han añadido dichas fuentes.

Los mineros desplazados desde Asturias que perforan el subsuelo habían alcanzado tras las primeras horas de trabajo una longitud de dos metros en su afán por encontrar al pequeño desaparecido. Los integrantes del equipo han ampliado, además, el diámetro de la cavidad, tras lo que han procedido a apuntalar el espacio.

La brigada minera, que empezó a trabajar en la galería a las 17.33 horas de este jueves, cifró inicialmente en 24 horas el tiempo necesario para excavarla de forma manual. Sin embargo, el presidente del Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, Francisco Delgado Bonilla, ha señalado que no quiere hablar de plazos ya que se trata de una operación laboriosa en la que los mineros deben subir y bajar de dos en dos en una cápsula a través del túnel.

El terreno donde se encuentra el pozo ya presentó dificultades de dureza cuando se perforó un túnel vertical paralelo de 60 metros, lo que demoró el plazo inicial establecido para este trabajo, previo al de los mineros.

Hasta pasadas las 02.30 horas continuaba en las cercanías del lugar del suceso un pequeño grupo de personas que ha participado en una vigilia en favor de Julen y su familia y en la que en un primer momento han estado también los padres del menor, José Roselló y Victoria García.

También ha dejado claro que el ánimo entre el operativo, compuesto por 26 efectivos —ocho son de la Brigada de Salvamento Minero, diez guardias civiles (ocho especialistas de montaña y dos de actividades subacuáticas) y ocho bomberos del Consorcio Provincial— es "igual de alto" que este jueves, cuando iniciaron la bajada. 

Además, el personal sanitario está preparado para cualquier circunstancia que pueda producirse en el rescate, ya que no sólo puede ser necesario su intervención cuando lleguen a Julen sino también durante las labores que se están realizando actualmente porque los "mineros se están jugando la vida", han asegurado fuentes cercanas al caso.

"El trabajo de la mina es peligroso, pero llevan mucho tiempo haciéndolo y lo hacen con todas las medidas de seguridad. Hay accidentes a veces y trabajan con riesgo, pero procuran que no haya peligro", ha afirmado esta mañana el delegado del Colegio de Ingenieros de Minas del Sur en Málaga, Juan López-Escobar.

En condiciones normales, cuando hay un herido en cualquier accidente, el afectado puede ser evacuado por cualquier persona, pero cuando hay un fallecido el levantamiento solo lo puede hacer la autoridad judicial o el Cuerpo de Policía Judicial, bien de la Policía Nacional o Guardia Civil.

Las fuentes han indicado a Efe que no pueden aportar datos sobre el plan de evacuación que está preparado y han recordado que los primeros que tienen que conocer los avances de los trabajos son los padres de Julen. 

Según han informado a Efe fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Andalucía, los mineros están a 3,15 metros del pequeño y avanzan hacia el punto en el que calculan que quedó atrapado el niños de dos años. 

Más noticias en Política y Sociedad