Público
Público

Mobile World Congress El Gobierno y la OMS cuestionan la cancelación del Mobile y la organización trata de evitar pagar indemnizaciones

Para el Ejecutivo "no hay ninguna razón de salud pública que aconseje tomar ninguna medida o que impida la celebración de eventos", mientras la GSMA se escuda en "causas de fuerza mayor" para que las empresas asuman el coste.

Varios en la Fira Barcelona donde en menos de dos semanas debería haber comenzado el Congreso Mundial de Móviles (MWC) y que ayer fue cancelado tras registrarse una treintena de bajas por temor al coronavirus. EFE/Enric Fontcuberta
Varios trabajadores en la Fira Barcelona donde en menos de dos semanas debería haber comenzado el Congreso Mundial de Móviles. EFE/Enric Fontcuberta

agencias | público

El Gobierno se ha sumado a la OMS en cuestionar el cierre del Mobile World Congress. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, aseguró este jueves en Bruselas que "no hay ninguna razón de salud pública que aconseje tomar ninguna medida o que impida la celebración de eventos" como el Congreso Mundial de Móviles (MWC), cancelado por la preocupación global por el brote de coronavirus. "Nosotros tenemos un sistema nacional de salud muy potente y estamos preparados para hacer frente a cualquier situación", subrayó Illa

En la misma línea se expresó la ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, que pidió "calma" tras la cancelación de la feria y recalcó que no hay razón para la alarma en el país. Aseguró que el Gobierno ha estado lanzando constantemente ese mensaje de calma, pero señaló que al final las empresas y participantes son libres de decidir si acuden o no. En ese sentido, dijo que respeta la decisión de la organización de cancelar la cita y destacó el claro mensaje que ha enviado sobre la continuidad del congreso en Barcelona para el próximo año.

Del mismo modo, las vicepresidentas Calvo y Calviño se han posicionado sobre esta cuestión. Por su parte, Nadia Calviño, afirmó que no existen motivos para la cancelación de Mobile: "Tenemos una salud pública excelente y los contagios que ha habido han sido tratados correctamente. No hay motivos", dijo. A lo que se sumó Calvo: "No es por ninguna alerta sanitaria en nuestro país, que estamos en una situación de respuesta muy buena", sentenció en declaraciones a los periodistas. Igualmente hizo la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que tildó de "incomprensible" la cancelación mientras que se mantienen sin cambios otros congresos en Europa.

No se ha "recomendado en ningún caso que se cancele ningún tipo de congreso o evento"

Así, la postura del Gobierno ha quedado alineada con la de la Organización Mundial de Salud. La directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente del organismo, la española María Neira, explicó este jueves en declaraciones a la Cadena Ser que no se ha "recomendado en ningún caso que se cancele ningún tipo de congreso o evento".

"La OMS no puede ser el árbitro que decida si se celebra o no, pero podemos ofrecer a los organizadores guías sobre cómo manejar los riesgos en función de cada evento, y se pueden reducir con medidas muy simples. Incluso si se detectan casos, el riesgo se puede manejar. Con las precauciones adecuadas, creemos que muchos de estos congresos se pueden celebrar; no hace falta asustar a la gente", aseguraba en la misma línea Michael J. Ryan, director del Programa de Emergencias Sanitarias del organismo, según recoge El País.

Alegan "fuerza mayor"para que las empresas asuman el coste

Mientras, la organización del Congreso, la GSMA alegó "fuerza mayor" para cancelar el evento, al atribuirlo al coronavirus, lo que le exoneraría de responsabilidades económicas por suspender una feria que se esperaba que generara un impacto cercano a los 500 millones de euros.

El certamen se suspendió este miércoles tras el goteo cada vez más intenso de bajas de compañías de gran tamaño del mundo de las telecomunicaciones. Esto supondrá para la capital catalana un impacto económico de 492 millones de euros. El certamen debía celebrarse entre el 24 y el 27 de febrero y se esperaba que Barcelona recibiera unos 110.000 visitantes.