Público
Público

El movimiento a favor del cannabis lanza una gran movilización contra el juicio por cultivar marihuana a su activista pionera

Una "gran marcha verde" apoyará a Fernanda de la Figuera, de 76 años, en el juicio que se celebrará el 30 de octubre en Málaga y en el que el fiscal pide para ella 4 años de cárcel

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 4

Fernanda de la Figuera, activista en favor del consumo de cannabis.

El movimiento asociativo de consumidores y defensores de la legalización del cannabis está preparando la gran marcha verde, la mayor movilización organizada hasta ahora en España para apoyar a una persona procesada por cultivar marihuana.

No en vano, esa persona es una de las pioneras de este movimiento en nuestro país, Fernanda de la Figuera, la activista más veterana, quien, a sus 76 años, se enfrenta a una petición del fiscal de una condena de 4 años de cárcel por unos hechos que se remontan a 2014. Entonces, la Guardia Civil requisó las plantas de su huerto con las que se abastecían más de un centenar de socios de una asociación cannábica de mujeres que se valían de los frutos de ese cultivo para aliviar enfermedades como el cáncer, la artrosis o la fibromialgia.

El juicio tenía que haberse celebrado el pasado 25 de abril en el Juzgado de lo Penal número 5 de Málaga, pero se suspendió debido a la falta de alguna documentación que se estimaba importante para el desarrollo de una vista oral que ha sido fijada para el próximo 30 de octubre.

Para ese día se ha empezado a convocar a las organizaciones cannábicas de toda España (un movimiento integrado por más de un millar de entidades) a fin de que acudan a la Ciudad de la Justicia de la capital malagueña a mostrar su apoyo a la veterana activista, según ha informado a Público el responsable de Infocannabis y del Grupo de Acción para la Legalización del Cannabis en España (GALCE), Paco Mascaraque, encargado de coordinar una movilización sin precedentes en este país.

Los organizadores de esta movilización de apoyo a Fernanda de la Figuera pretenden fletar autobuses que desplacen a Málaga a activistas de toda España, además de llevar a cabo otras medidas de protesta, como la elaboración de un manifiesto de solidaridad y rechazo a este tipo de procesos judiciales, que, a su entender, forman parte de la estrategia de persecución contra quienes defienden la legalización del cannabis.

Organizaciones como GALCE o como la Confederación de Asociaciones Cannábicas (CONFAC) exigen que haya una regulación del cultivo de cannabis para todos cuantos se dedican a ella, con independencia del tamaño de la explotación, y se acabe con la persecución policial y judicial de cultivadores para autoconsumo como Fernanda de la Figuera. El último Anuario Estadístico del Ministerio del Interior reflejaba que las incautaciones de plantas de cannabis aumentaron en España un 55,2% en 2017, hasta superar los 1,12 millones, y un 12,2% las de semillas, intervenciones que comprenden, según se refleja en la propia memoria, desde los cultivos a pequeña escala para el autoconsumo hasta las grandes plantaciones destinadas al tráfico.

Concentración en apoyo de la activista Fernanda de la Figuera, en los juzgados de Málaga.

La veterana activista ha mostrado su “preocupación” por este juicio, en el que debe enfrentarse a una elevada petición de condena de cárcel. “Yo soy una activista y no hago negocio con el cannabis. La maría es un placer y una delicia y sirve para curar enfermedades también, y yo lo que hago es compartirla con mis amigos. Nada más. Nunca me he dedicado al tráfico. Soy una apóstol del autocultivo, porque considero que es la mejor forma de consumir, de saber lo que estás consumiendo”, manifestó a este periódico Fernanda de la Figuera el pasado mes de abril, en la víspera del juicio que luego se aplazó hasta el próximo 30 de octubre.

Fernanda de la Figuera fundó en 1996 la Asociación Ramón Santos de Estudios del Cannabis de Andalucía (ARSECA), organizó en Córdoba en 1998 la Bella Flor, las primeras jornadas en España de cata, encuentro y formación sobre cannabis, y puso en marcha en Málaga Marías por María, la entidad que se abastecía del cultivo que dio lugar al juicio al que ahora se enfrenta. En 1995 y 2010, ya había sido procesada en otras dos causas por los mismos motivos y en ambas fue absuelta.

El activismo de esta mujer comenzó cuando en España no sólo estaba prohibido el cannabis, allá por el final de los años 60 y comienzo de los 70, cuando la dictadura de Franco mandaba a la cárcel a alguien por pertenecer a un partido político, por ser homosexual o, simplemente, porque le daba la gana al guardia de turno. En la zona de Puerta de Hierro, en Madrid, cerca de donde tenía su casa el general argentino Juan Domingo Perón, vio Fernanda de la Figuera por primera vez una planta de cáñamo.

Más noticias en Política y Sociedad