Público
Público

Michael Robinson Muere Michael Robinson a los 61 años

La cuenta oficial del exfutbolista y comentarista confirma su fallecimiento: "Nos deja un gran vacío, pero también innumerables recuerdos, llenos del mismo amor que le habéis demostrado".

Michael Robinson, durante la entrevista en el Hotel Meliá Castilla. REPORTAJE FOTOGRÁFICO: CHRISTIAN GONZÁLEZ
Michael Robinson, durante la entrevista en el Hotel Meliá Castilla. CHRISTIAN GONZÁLEZ

público | AGENCIAS

El exfutbolista y comentarista televisivo Michael Robinson ha fallecido a los 61 años a causa del cáncer con metástasis que le fue detectado en diciembre de 2018.

El anuncio se ha realizado desde su propia cuenta oficial de Twitter, en la que se ha comunicado "con tremenda tristeza" el fallecimiento de una de las voces del deporte en España. "Nos deja un gran vacío, pero también innumerables recuerdos, llenos del mismo amor que le habéis demostrado", asegura el mensaje.

Michael Robinson, un declarado seguidor del Liverpool -en el que militó durante dos temporadas- aseguró hace una semana en la misma red social que continuaba en la "lucha" contra la enfermedad. "Veo que nunca caminaré solo, os escucho como en Anfield: 'You'll never walk alone'", escribió.

Este martes, tras su fallecimiento, su despedida también ha tenido otro guiño hacia el equipo inglés. "Os estaremos eternamente agradecidos por haber hecho a este hombre TAN FELIZ, nunca caminó solo. Gracias", reza el mensaje.

Muchos conocen a Michael Robinson por su faceta de futbolista, su año en el Liverpool tocando la gloria o su retiro en el Osasuna. Para una audiencia mucho más joven, Robinson era una voz. Un eco que se colaba en las casa de los aficionados al fútbol y que se ha apagado este martes tras una larga lucha contra el cáncer.

Su forma de transmitir, su cercanía y lo característico de su acento, unido a la eterna duda que se preguntaban millones de telespectadores "¿Cómo puede no hablar castellano perfecto con la de años que lleva en España?" le convirtieron en un habitual de las retransmisiones, siempre unido a Carlos Martínez y más tarde a Julio Maldonado Maldini.

"El dinero ha conseguido comprar todo. Ha comido todo, lo ha masticado y ha escupido las sobras, que es lo que ha quedado para el resto de la gente", aseguró en una entrevista con Público. Se mostró "avergonzado" y "devastado" por el "sí" en la votación del brexit: "Siento vergüenza de mi país de nacimiento por el brexit, cuyo voto ha sido xenófobo y racista", afirmó.

De alcanzar la gloria en Alfield hasta su retirada en el Osasuna

En 1983 fichó por su amado Liverpool y vivió una temporada única. Conquistó la Liga inglesa, la Copa de la Liga y la Copa de Europa ante el Roma. En la final jugó la prórroga como sustituto y asumió la responsabilidad de lanzar el sexto penalti. Un lanzamiento que nunca se produjo por el buen hacer del portero bailarín Bruce Grobbelaar. "Qué alivio", reconoció años más tarde. 

La falta de minutos le llevó al Queens Park Rangers y tras dos temporadas y media se marchó al Osasuna, donde a los 31 años y aquejado de lesiones firmó su retirada y su estancia en el paraíso del sol. "Tenía una imagen frívola de España. Vacaciones de verano, litros de alcohol barato y perseguir a chicas", explicó en una entrevista con The Anfield Wrap. "Cuando vine, no fue una elección cultural, lo hice porque quería jugar al fútbol".

"No pensaba que estaría aquí para siempre. Me encantaba todo de España y el modo en que interpretaban la vida. Me di cuenta de que tenía muchas cosas en común con ellos. Nos reíamos con las mismas cosas y llorábamos por lo mismo". Su madre le abofeteó por prácticamente convertirse en un español, pero ya no había marcha atrás.

Robinson se estableció en España. Comenzó en Televisión Española comentando el Mundial de Italia -"Apenas sabía 100 palabras, pero me dijeron que eso no les importaba"- y pronto dio el salto a Canal+, que prácticamente estaba lanzándose. Presentó El Día Después durante catorce años e Informe Robinson desde su estreno en 2007. Fue colaborador habitual de la Cadena Ser, donde también tenía el programa Acento Robinson.

Se convirtió en una de las voces autorizadas del fútbol y en un habitual de los salones españoles, que se reunían ante la televisión, cuando las opciones para ver el balompié eran escasas y no mareantes como hoy en día.

En diciembre de 2018 anunció que padecía un melanoma avanzado con metástasis. "El cáncer puede que me mate, pero no va a matarme todos los días", dijo. 

Más noticias