Público
Público

Así está La Palma cuatro días después de la erupción del volcán de Cumbre Vieja

La lava avanza ahora a un ritmo más lento y se duda sobre si finalmente llegará al mar. Unas 140,44 hectáreas de la isla ya han sido invadidas por el magma, al menos unas 320 casas han sido destruidas y hay unos 5.000 vecinos desalojados.

El volcán de La Palma cumple su cuarto día de erupción, con más de 5.000 vecinos desalojados de sus casas y graves daños en viviendas e infraestructuras de tres municipios.
El volcán de La Palma cumple su cuarto día de erupción, con más de 5.000 vecinos desalojados de sus casas y graves daños en viviendas e infraestructuras de tres municipios. Ramón de la Rocha. / EFE

Los seísmos llevaban más de una semana sucediéndose cuando el domingo a las 15.15 horas erupcionó el volcán de Cumbre Vieja, en la isla de La Palma. Comenzaban a brotar desde el interior de la tierra ríos de magma, piroclastos y gases. A medida que las lenguas de lava avanzan y se acercan a la costa engullendo todo lo que pillan a su paso, crece la incertidumbre entre los afectados.

En concreto, según la última información difundida por el Gobierno de Canarias, la lava ya ocupa 140,44 hectáreas de la isla. Su recorrido es irregular y variable y se ha ralentizado en las últimas horas. De hecho, mientras que en la tarde del pasado lunes la lava avanzaba a un ritmo de unos 300 metros por hora, este miércoles lo hacía a cuatro. Además, en la noche del martes al miércoles solo avanzó 15 metros. Esto se debe al aumento de la viscosidad del material y a que va rellenando los hoyos naturales del terreno que se encuentra a su paso, según explicó el director técnico del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende.

¿Llegará la lava al mar?

Los expertos no se atreven a hacer pronósticos. Dudan sobre si finalmente la lava llegará a la costa, lo que podría producir columnas de vapor de agua con gases ácidos y fenómenos explosivos como resultado de la interacción del mar con los materiales que han salido del volcán al explotar. Una cosa está clara: "El volcán está vivo y sigue la situación de emergencia", ha explicado tajante Morcuende este miércoles. Y añadía: "Es inviable redirigir la lava y no se puede realizar ninguna actuación al respecto".

¿En qué fase está el volcán?

La situación geológica se mantiene estable desde la noche de este martes, cuando el volcán entro en una fase más explosiva, aunque no se sabe cuánto se puede prolongar este estado. Tampoco ha variado en las últimas horas la deformación de la superficie cercana a la zona de erupción, que se mantiene en los 28 centímetros. Otra de las cuestiones imposibles de responder con exactitud es cuánto durará la erupción. Según los cálculos del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), podría prolongarse entre 24 y 84 días.

¿Qué pasa con la calidad del aire?

No únicamente preocupan el magma y los piroclastos que se asientan sobre la isla. El volcán en erupción también emite elementos gaseosos. En su mayoría, el gas volcánico está formado por agua y dióxido de carbono, aunque también se compone de otras sustancias tóxicas como el dióxido de azufre (SO2). Según han avanzado los expertos del sistema de observación terrestre europeo Copernicus, este último gas tendrá repercusiones muy reducidas sobre las condiciones meteorológicas y la calidad del aire en la superficie, puesto que la mayoría del SO2 emitido se encuentra en capas muy superiores de la atmósfera.

¿Es peligroso para la salud?

La nube tóxica del volcán puede provocar irritaciones e inflamación pulmonar. De hecho, la Agencia Estatal de Meteorología de España (Aemet) detectó el pasado martes valores de hasta 400 veces por encima de lo "normal" en esa zona, a 2.371 metros de altitud. En todo caso, según la Aemet, esta concentración "no supone un riesgo para la salud" porque se trata de "una medida puntual". Preocupa más las afectaciones que pueda tener la ceniza concentrada en el ambiente en los municipios de Los Llanos de Aridane y El Paso, por lo que se recomienda a los vecinos mantenerse en espacios cerrados salvo riesgo de derrumbe.

¿Se notarán los efectos de la erupción en otras zonas?

La nube de azufre alcanzará una altura máxima de cinco kilómetros y llegará a la península por Murcia y el País Valencià. También se adentrará en las Illes Balears. El viernes ya cubrirá gran parte del territorio y afectará a otros estados como Marruecos, Túnez y las costas mediterráneas de Francia, Italia, Argelia y Libia. Aunque tampoco se prevén riesgos para la salud ni para el tráfico aéreo, sí que podría provocar una lluvia ácida.

¿A cuántas personas y viviendas afecta?

Según el último cálculo de Copernicus realizado a primera hora de este martes, las viviendas engullidas por las lenguas de lava serían unas 320. Este recuento, sin embargo, se realizó antes de que un muro de lava se adentrara en el barrio de Todoque, en Los Llanos de Aridane, por lo que ha cifra ha crecido.

Los esfuerzos por redirigir el cauce son en vano. Así lo ha explicado el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, que resignado ha señalado que cualquier intento de crear "barricadas, zanjas o parapetos" es inútil, "por mucha buena voluntad que se ponga", y puede suponer un riesgo para las personas.

Los vecinos evacuados en la isla son ya unos 5.000 y la inquietud no cesa. Este miércoles, gracias al lento avance de la lava, los habitantes de Todoque han podido volver a sus domicilios a recoger algunas de sus pertenencias antes de que el barrio quede sepultado por la lava, algo que ya dan por hecho desde las instituciones: "No hay posibilidad de pararlo. Es una situación en la que poco o nada podemos hacer", ha señalado el presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández Zapata.

Más noticias