Público
Público

El Papa defiende que los despidos para sanear una empresa no son de "buen empresario"

Para el Pontifice "dar trabajo mal pagado a la gente es anticonstitucional", por lo que ha pedido "trabajo para todos" al tiempo que ha reiterado que "sin trabajo para todos no habrá dignidad".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Papa Francisco./EUROPA PRESS

El Papa ha defendido ante trabajadores de una empresa de siderurgia en Génova (Norte de Italia) -hasta donde se ha desplazado para realizar una visita apostólica- que despedir a la gente para sanear a la empresa no es de "buen empresario".

"Quien piensa resolver los problemas de su empresa despidiendo a la gente no es un buen empresario", ha señalado Francisco en su primer encuentro en la ciudad italiana donde también se reunirá con obispos de la región.

"Italia es una República democrática fundada sobre el trabajo", ha dicho el Pontífice desde la planta del Ilva, una empresa que ha sido actualmente intervenida por el Estado italiano por eso delicada situación económica.

Para el Papa "dar trabajo mal pagado a la gente es anticonstitucional". De este modo, ha pedido "trabajo para todos" al tiempo que ha reiterado que "sin trabajo para todos no habrá dignidad".

Asimismo, ha señalado que jubilarse "a la edad justa es un acto de justicia" y lo ha contrapuesto a la situación de quien es despedido antes de tiempo, lo que ha catalogado como un acto "contra la dignidad de la persona".

Está previsto que durante su viaje a Génova, el Papa se reúna con los obispos de la región de Liguria y celebre una misa antes de regresar al Vaticano.

Un sacerdote no reza como un "papagayo"

El Papa ha señalado que un buen sacerdote no reza como un "papagayo" y se deja "agotar" por la gente, ya que no lleva "una vida estática", durante su encuentro con los Obispos de Liguria y representantes de otras confesiones en la catedral de San Lorenzo de Génova, adónde ha viajado este sábado.

"¿Cómo era el estilo de Jesús como pastor? Jesús siempre estaba en camino. En los Evangelios siempre se nos muestra a Jesús en camino, en medio de la gente, de las multitudes", ha explicado Francisco.

El Pontífice ha instado a los sacerdotes a establecer una buena relación de cercanía con los necesitados y con Dios al señalar que cuanto más se imite "el estilo de Jesús", mejor harán su trabajo de pastores. Y ha especificado a este respecto: "Si pudiéramos imaginar cómo era el horario de la jornada de Jesús, leyendo los Evangelios, podríamos decir que la mayor parte del tiempo lo pasaba en la calle. Esto significa cercanía a la gente, cercanía a los problemas: no se escondía".

Así, ha instado al clero a no tener miedo "al movimiento" sino más a la "vida estática". "El miedo a una vida de sacerdote que lo tiene todo bien resuelto, bien en orden, estructurado, todo en su lugar, en hora. Yo tengo miedo de esos sacerdotes estáticos, que incluso permanecen estáticos en la oración, 'yo rezo de tal hora a tal hora'", ha explicado.

"Jesús siempre fue un hombre de calle, un hombre de camino, un hombre abierto a las sorpresas de Dios. En cambio, el sacerdote que lo tiene todo planificado, todo estructurado, que permanece generalmente cerrado a las sorpresas de Dios y que se pierde esa alegría de la sorpresa del encuentro", ha agregado.

Por ello, ha aconsejado a los sacerdotes a que se desprendan de sus egos, que sean humildes, porque "uno de los signos que indican que no se va bien por el camino es cuando el sacerdote habla demasiado de sí mismo, de las cosas que hace, de lo que le gusta hacer, es un signo de que no es un hombre de encuentro, como mucho es un hombre del 'espejo', le gusta mirarse, verse reflejado".

Además, les ha pedido que tengan "fraternidad sacerdotal" porque si no, "hay traición". "Se traiciona al hermano. Se vende al hermano. El mayor enemigo de la fraternidad sacerdotal es la murmuración por envidia, por celos o porque no me cae bien, o porque piensa de otra manera, o quizás porque se ve más importante la ideología que la fraternidad", ha señalado finalmente.

Más noticias en Política y Sociedad