Público
Público

Iglesia de las Esclavas Pelotazo urbanístico de las monjas de La Moraleja: venden el terreno de la Iglesia de las Esclavas por 5 millones

La finca de 18.000 metros cuadrados está situada en una de las zonas más exclusivas de España y fue donada a la congregación por el Conde de los Gaitanes en 1949. 

Publicidad
Media: 2.75
Votos: 4

Fachada de la Iglesia de las Esclavas en La Moraleja (Alcobendas).

La Congregación de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús se ha salido con la suya. Llevaban ya tiempo intentando vender el terreno que tienen en propiedad gracias a una donación del Conde de los Gaitanes en el año 1949 y que incluye a la Iglesia de las Esclavas en La Moraleja (Alcobendas). Pues bien, acaban de encontrar un comprador que va a pagar la nada desdeñable cifra de 5 millones de euros. Un pelotazo urbanístico en toda regla.

A las monjas les ha dado igual los deseos de José Luis de Ussía y Cubas, el Conde de los Gaitanes, que hace setenta años les donaba ese terreno de unos 18.000 metros cuadrados y además ayudó a la construcción del templo religioso. Ahora, los herederos del Conde recuerdan que esa finca fue donada "para favorecer el culto y la religión" y de ninguna manera para especular.

En este tiempo, La Moraleja se ha convertido en una de las zonas con más renta per cápita por habitante de España y la calle donde se sitúa el templo, el paseo que lleva el nombre del propio conde, es una de las vías residenciales más caras.

El Ayuntamiento de Alcobendas ha intentado mediar para evitar la compra pero de nada han servido sus presiones para que el Arzobispado de Madrid no autorizara la venta. Es más, las monjas llevaban más de dos décadas intentando que el Consistorio recalificara ese suelo para poder venderlo por mucho más dinero. Petición que se les ha negado reiteradamente. La Entidad de Conservación de La Moraleja ha hecho lo imposible para preservar el culto en la iglesia y en abril registró una petición para que la Dirección General de Patrimonio Histórico incluya el edificio en el catálogo de bienes protegidos.

Hace ya quince años, las monjas vendieron por una cantidad similar parte del terreno al empresario y periodista Juan Luis Cebrián, entonces al frente del Grupo Prisa. Ahora se erige una mansión de 2.000 metros cuadrados útiles que hoy ha cambiado de inquilino.

Todavía no se saben quién ha comprado los 18.000 metros cuadrados ni qué fines les dará. El diario La Información apunta a tres posibles compradores. Primero, el BBVA, que cuenta con unos terrenos cercanos donde da cursos de formación a empleados. El segundo puede ser el empresario Trinitario Casanova, fundador del grupo Baraka, que pretendería construir una residencia de 'alto standing' para la tercera edad y que conservaría la capilla. Y la tercera opción es que el Club Alma Sensai trasladase allí su sede. Esta fundación se ubica ahora en la calle Príncipe de Vergara y es una organización de mujeres de alto nivel social.

Más noticias en Política y Sociedad