Público
Público

Pésame Street ¿Qué nos dirían los animales si pudieran hablar? ¿Y tú a ellos?

El autor de Cálico Electrónico, Niko Gómez, da un paso más en su activismo por los derechos animales y publica el libro de la webserie ‘Pésame Street’. El objetivo es que los lectores se hagan preguntas y piensen qué les dirían ellos a los animales después de leerlo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Ilustración del libro 'Pésame Street'

Después de dedicarse 15 años a la animación web, Niko Gómez, autor del archi conocido Cálico Electrónico —cinco temporadas y más de 200 millones de visualizaciones—, decide que necesita hacer una serie ‘suya’. Venía de pasar por un proceso de cambio en el que había empezado a ver a los animales como ‘alguien’ no como ‘algo’ y quiso proyectar este proceso hacia el veganismo con la ayuda de su característico humor. De la aparición del primer capítulo de Pésame Street ya han pasado casi dos años (se cumplen en enero) y ahora da un paso más en este mundo donde los animales son los protagonistas con este libro. Un reto saltar de las pantallas a las páginas impresas, pero lo hace con una fórmula bidireccional que gracias a códigos QR relaciona vídeos y texto de manera ágil. “No es un cómic”, deja claro el autor antes de nada, “es una extensión de la serie donde cuento cómo surge cada capítulo, el storyboard, los colaboradores, además de dar más información sobre qué les hacemos a los animales. Recuerda, y comenta en las primeras páginas del libro, que la propuesta llega por parte de la editorial Akal, donde tienen "gran sensibilidad" por los derechos animales y le permite al creador explicar muchas más cosas que no caben en un capítulo de cinco minutos.

"Apuesto por el humor como una buena manera de que la gente se abra para después poder darle información"

El libro recoge cómo surge la idea de dedicarle un vídeo a problemáticas como la explotación animal en la industria láctea, la masacre de pollos en la industria del huevo, las becerradas, la ‘cárcel’ que representa los zoos para los animales salvajes o el abandono que sufren los gatos callejeros. Algunas historias surgen de la propia experiencia del autor, como es el caso de ‘Pollo La Paloma’. El autor y su pareja se encontraron una cría de paloma que había sido atacada por una gaviota. Pese a no ser el primer ave que rescatan, con Pollo tenían un problema: las palomas son considera plagas y nadie las ayuda. Por suerte encontraron el veterinario que les ayudó en los trece días que duró la recuperación del ave. Una situación dramática que en Pésame Street sirve para destruir prejuicios sobre estas aves y reirnos a la vez. “Yo apuesto por el humor como una buena manera de que la gente se abra para después poder darle información”, comenta y recuerda una cita de Billy Wilder: “Si vas a decirle a la gente la verdad, hazlo con humor o te matarán”.

Mucho humor es lo que desprende también el personaje de Patukos. Un gato callejero que saca su nombre de un sketch de Martes y Trece y que es un macarra al estilo Muchachada Nui. Le vemos maullando a las 5 de la mañana para molestar al vecindario cuando decide contarnos sus siete vidas. De la granja de cría donde nace, a la tienda que lo vende, o la perrera. Tratado como un peluche, como un parche, como diversión o como comida para grandes reptiles. Sacrificado, abandonado y finalmente a la calle, donde muy pocos gatos domésticos sobreviven. Unas siete vidas simbólicas que, por su puesto, los gatos ni ningún animal tiene. “No soy algo, soy alguien”, reclama Patukos al final del capítulo.

Ilustración del libro 'Pésame Street'

La primera 'vegserie' (webserie vegan friendly) de España

'Pésame Street'

Crear la primera serie de animación vegan friendly (o vegserie) en España le ha supuesto al creador de Cálico Electrónico mucho esfuerzo. Tanto de tiempo, por ser animación, como en información. “Todos los datos siempre los he verificado con expertos en el tema”, comenta y destacan algunos como la veterinaria y fundadora del microsantuario ‘La Vida Color Frambuesa’, María González; el fotógrafo Aitor Garmendia (Tras los muros); el director de Igualdad Animal, Javier Moreno; o al presidente de AVATMA (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal), José Enrique Zaldívar. “No quería que nadie pudiera decir que me he inventado algo que sale en Pésame Street”, comenta y por eso adjunta en el libro enlaces a informes y libros donde se puede encontrar todas las denuncias y datos que ofrece la webserie y el libro. Pero no se trata de un libro militante, explica Gómez, que insiste en que ha querido mantener un “equilibrio” entre el “frikismo” de su animación y la parte de activismo por los animales.

De esto no hay duda al ver el capítulo de ‘El Torete y el Vaquilla’ que arranca con un homenaje al sketch protagonizado por Jim Carrey en ‘Night At The Roxbury’. Al ritmo aflamencado de ‘What is love’, los ‘Toros Chachos’ desmontan uno a uno los argumentos de los que defienden los espectáculos taurinos. Desde la idea de que es arte, hasta el ‘no sufre’ pasando por la supuesta extinción de los toros. "Escuchame: el lince ibérico está en peligro de extinción. ¿Qué hacemos?¿Lo toreamos para salvarlo o qué?", se preguntan. De la misma manera, Pésame Street también habla del cambio climático pero, una vez más, los animales son los protagonistas. Las cucarachas más dicharacheras de ‘Human News’ explica la extinción del ser humano por su prácticas abusivas en la ganadería o la producción de plástico o ‘La Fábula’ que visibiliza como Humanidad (un escorpión) hace de las suyas contra Tierra (la tortuga).

"Entre los caricaturistas me he encontrado mucha gente con especial sensibilidad a los animales, pero veganos pocos"

¿Y qué opinan los miles de seguidores de Cálico Electrónico de esta nueva faceta? “Hay de todo. Mucha gente que me ha dicho que si ya le gustaba Cálico, con este fondo de conciencia mucho más. Luego hay otros que me dicen ‘vale, muy bien, pero que vuelva Cálico’. Y otros, muy pocos, que nos les gusta”. Gómez, que se desenvuelve como pez en el agua en el mundo de internet, tiene claro qué hacer con los trolls, dentro y fuera de la pantalla. “Muchas veces atacan a los activistas porque no pueden atacar los argumentos” y asegura que no hay nada mejor que contar tu propia experiencia y lo que te han impactado. “Es algo que nadie te puede discutir”, asegura riendo.

“Mi conclusión después de cuatro años de vegano es que lo que tenemos que conseguir es que la gente se haga preguntas”, comenta el autor, que durante el libro responde él mismo y les hace responder a sus colaboradores dos preguntas fijas. “Entre los caricaturistas me he encontrado mucha gente con especial sensibilidad a los animales, pero veganos pocos”, explica Niko Gómez repasando las respuestas publicadas. Por eso, su remate final para este libro ha sido que sea las lectoras y lectores quienes se enfrenten a las dos preguntas: ¿Qué nos dirían los animales si pudieran hablar? ¿Y tú a ellos?

“Solo me queda plantar un árbol, porque ya he escrito un libro y contamos a mis tres gatos como hijos”, ironiza y adelanta que el próximo capítulo de Pésame Street saldrá en navidades, que se recuperarán personajes como el capitán Potasio y que lo seguirán haciendo gracias al micromecenazgo.

Más noticias en Política y Sociedad