Público
Público

La presión en las Urgencias de Madrid disminuye, pero las UCI siguen al límite

Los datos de la Comunidad de Madrid apuntan a una fase de estabilización en las hospitalizaciones. El número de altas ha llegado a su récord diario, aunque el problema se fija en las UCI: cama que se vacía por cama que se ocupa.

Varios sanitarios del Hospital Universitario de La Princesa salen para agradecer los aplausos de los madrileños desde las ventanas y balcones de sus casas. EFE/Juanjo Martín
Trabajadores del Hospital Universitario de La Princesa agradecen los aplausos de los madrileños desde las ventanas de sus casas. EFE/Juanjo Martín

La sanidad madrileña lleva días al borde del colapso. La situación de los hospitales ha sido trágica. Los datos también: 29.840 contagios y 3.865 fallecidos. Los sanitarios explican su trabajo en cuatro palabras: "Es medicina de guerra". Sin embargo, los últimos datos de la Comunidad de Madrid y del Ministerio de Sanidad apuntan a que es posible que la situación comience a cambiar y los efectos del confinamiento empiecen a notarse. El problema sigue estando en las UCI: 1.502 camas de unas 1.700 están ocupadas.

"La situación sigue siendo muy dura. Notamos que viene menos gente a Urgencias. Ya todas las personas tienen camas y no tenemos que ver a pacientes esperando en el suelo. Parece triste que nos alegremos de esto, pero es así", explica una trabajadora del Severo Ochoa de Leganés. Este hospital es uno de los más saturados, llegando a tener que cerrar la semana pasada tras triplicar su capacidad. Ahora hay  unos 180 pacientes frente a los más de 300 que había en días anteriores en unas urgencias con capacidad de 90 personas. 

Los datos reflejan que esta situación se generaliza. Este miércoles se registraron 15.227 personas que habían necesitado hospitalización. El número ha subido muy poco respecto al martes, 15.140. También respecto al lunes, 14.917. 

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha apuntado esto mismo este miércoles: "Hay cierta estabilización en las personas hospitalizadas. Ha crecido muy poco respecto a otros días. Parece que entramos en una primera fase para pasar a conseguir que lleguen a reducirse los casos hospitalizados y los fallecidos". 

Los sindicatos CCOO y UGT también señalan que notan menos presión en las Urgencias de los principales hospitales. En concreto, según los datos que ha ido recopilando este medio, se confirma esto en el Clínico San Carlos, en el Príncipe de Asturias de Alcalá, en el 12 de Octubre, en el de Torrejón de Ardoz, en el Gregorio Marañón, en el Infanta Cristina de Parla, en el Universitario de Fuenlabrada, en el de Arganda y en el de Coslada.

Otro dato positivo en Madrid es que este miércoles se alcanzó el número más alto de altas hospitalarias: 1.500 en un día. En el total de la pandemia, ya suman 10.827.

"Hay menos presión asistencial y esto se debe a que se empiezan a notar ahora los efectos del confinamiento. Con el número de altas y esto, la hospitalización está más contenida", valoran desde CCOO. "La situación se generaliza. Esperemos que dure y sea la tendencia a partir de ahora", consideran desde UGT.

Sin embargo, las UCI siguen estando al límite. Los datos oficiales descolocaron porque no había sumado ni un ingreso más: 1.514. El Ministerio de Sanidad valoró que los datos eran positivos, pero Salvador Illa también reconoció que esto se debe a que las "camas libres fueron ocupadas por otros pacientes". Sin embargo, horas después de la publicación de estos datos la Consejería de Sanidad advirtió que el número de ocupación era de 1.502, llegando a reducirse en comparación con el martes.

Aguado no explicó el fallo en los datos ni quiso reconocer como Illa la saturación de las UCI. De hecho, apuntó que hay camas disponibles como las nuevas que han empezado a funcionar en el Ifema, un total de 16 para las que cuentan con cinco especialistas. "Hemos triplicado las camas de UCI en toda la comunidad. Hoy somos capaces de ofrecer un servicio a todos los madrileños", insistió el vicepresidente regional. Aunque los datos exacto de las camas disponibles no se conocen porque ni la Comunidad de Madrid ni el Ministerio de Sanidad los facilita. El último recuento del Gobierno autonómico apuntaba a que había más de 1.700 camas.

Los sindicatos y los trabajadores tampoco saben las camas disponibles. Parte de la dificultad de esto es que aumentan cada día. Hospitales como el Clínico San Carlos han aumentado desde que comenzó la crisis de 46 camas de UCI a 94, según los datos facilitados por un trabajador y sindicalista de MATS. La previsión es que a finales de semana se llegue a las 100. Aquí, como en el resto de hospitales, se montan camas donde se puede: en los quirófanos, en las UCI de pediatría o en las salas de recuperaciones.

Trabajadores del Summa 112 apuntan lo mismo: "Las UCI en general están más tranquilas. Igual que los coches médicos, pero porque están cubiertas al 100%. Nosotros partíamos de una situación muy difícil porque nuestros dispositivos nunca se cumplían al completo, pero ahora los vehículos sí están cubiertos. Es como debería haber sido siempre porque así el número de avisos se reduce y no se está tan apurado", explica otra trabajadora.

Los hospitales tratan a pacientes que deberían ingresar en UCI con otros medios mecánicos

Aunque esta profesional también lamenta que no es que se haya contratado más personal. Son más efectivos porque la Comunidad de Madrid ordenó la semana pasada cerrar las urgencias de los ambulatorios (SUAP) para reordenar a los trabajadores.

Sin embargo, el riesgo del colapso sigue presente. Según el Ministerio de Sanidad, los pacientes que ingresan en UCI por coronavirus pasan hasta 28 días por estas unidades. Pero el relajo en Urgencias puede facilitar la situación: hay más personal, más espacio y menos posibilidades de futuros pacientes de UCI. De hecho, hay hospitales que están utilizando medios mecánicos propios de las UCI pero que no están en ellas, como los de la Unidad de Recuperación Postanestésica (URPA), para atender a pacientes que en condiciones normales sí ingresarían en las UCI. O camas de ventilación mecánica no invasiva. Sin hospitalizarlos en ellas a los más leves, se tratan casi como se cuidaría allí. 

Otra estrategia de los profesionales sanitarios que atienden como pueden pese a que los hospitales siguen con graves déficits. No hay intensivistas suficientes. Tampoco respiradores ni EPIs. Sobre este último problema, este miércoles CCOO ha difundido un vídeo con trabajadoras haciéndose su propio material de protección con sábanas para que no caiga en el olvido el extremo de la situación.

La falta de equipos de protección es la gran crisis de la emergencia sanitaria. Un problema que mientras no se solucione derivará en otro aún más grande: los trabajadores se contagian, y también pueden llegar a expandir el virus en sus hogares o a otros compañeros. Los datos son graves. La Comunidad de Madrid no facilita los datos de profesionales contagiados, aunque CCOO estima que puede haber hasta 5.500.

El sindicato no tiene los datos de todos los hospitales, por lo que el número podría ascender. Entre sus datos de profesionales aislados y que han dado positivo destacan hasta 900 del Gregorio Marañón, 606 de La Paz, 447 del Ramón y Cajal, 600 del Clínico, 525 del 12 de Octubre o 302 del servicio de emergencias 112.

Más noticias de Política y Sociedad