Público
Público

Medio ambiente Radiografía de la 'basuraleza': el 57% de los plásticos mundiales se acumulan en entornos naturales sin ser reciclados

El último informe de Libera explica las consecuencias negativas que tiene el uso de plásticos y alerta que en 2050 el 99% de las aves marinas tendrán microplásticos en sus aparatos digestivos.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2

Fotografía de archivo de una bolsa de plástico en el mar | EFE

El plástico se ha convertido en un material presente en prácticamente todas las actividades económicas del planeta. Pesca, agricultura, automoción, alimentación o construcción; no hay sector que no se vea condicionado en mayor o menor medida al uso de este elemento. Su aparición se remonta 150 años atrás, sin embargo, fue en la última mitad de siglo pasado cuando se alcanzaron las mayores cotas productivas de plástico, generando un problema medioambiental importante. Tanto es así, que, según los datos del reciente informe Libera, su producción mundial ha pasado de los 2,3 millones anuales en los momentos de su creación a los 407 millones actuales.

Tras estas cifras se esconde uno de los problemas ecológicos del presente y del futuro, en tanto que de todo el plástico fabricado el 57% termina acumulándose en vertederos y entornos naturales sin pasar por una cadena de reciclado. Es lo que los expertos españoles han bautizado como "basuraleza", el conjunto de materiales sólidos que contaminan océanos y ecosistemas. En la actualidad hay cerca de 800 especies afectadas por estos vertidos, de las cuales el 17% están recogidas dentro de Lista Roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. En otras palabras, el impacto de los plásticos se presenta devastador. Concretamente, el impacto de "los plásticos de un sólo uso", advierte a este diario Miguel Muñoz, portavoz de SEO/BirdLife.

 Se refiere con ello, a los objetos desechables integrados en los ciclos de consumo masivo, como tapones, pajitas, tampones, compresas y botellas de agua, entre otros. En ese sentido, el informe presentado esta semana por Libera detalla que la mayoría de los plásticos producidos en Europa son envases (el 40%).

"Los problemas del plástico son su virtud: los costes baratos y la resistencia del material. No hay que demonizar el plástico, porque es un elemento que nos ha permitido tener avances en muchos sectores, como la medicina. El plástico es un aliado del ser humano, si se utiliza bien. El inconveniente está en los plásticos de un solo uso, que son los mayoritarios. Es con ellos con los que se deba acabar”, opina Muñoz.

En 2050 el 99% de las aves marinas tendrán plásticos en sus aparatos digestivos.

En los últimos años las investigaciones científicas han conseguido detallar de manera precisa cuál es el impacto del plástico en los entornos naturales y cómo afecta a la vida silvestre. Así, el mar es uno de los escenarios biofísicos más afectados, llegando a contar, incluso con una propia isla de vertidos en el océano pacífico. El ritmo de contaminación es tan elevado que de seguir así, en 2050 el 99% de las aves marinas tendrán plásticos en sus aparatos digestivos. De hecho, no sólo los pájaros acuáticos se ven afectados. Así lo refleja uno de los últimos estudios del CSIC que ha detectado sustancias plásticas en los delfines del mar de Alborán.

A ello debemos añadir las consecuencias negativas que esconden determinadas prácticas pesqueras. Julio Barea, responsable de Reciclaje de Greenpeace, pone el foco en el uso de redes de plástico que, en la mayoría de los casos, no se recuperan y terminan en los mares, provocando enredos en la fauna. "Todos los vertidos vinculados a plásticos repercuten en el último eslabón de la cadena trófica", añade el experto, apuntando que la contaminación de los animales terminan afectando a los seres humanos que consumen alimentos de origen animal plagados de microplásticos.

Un buen ejemplo es el de las anchoas que, según detalla el trabajo de Libera, "ingieren plásticos porque con el tiempo acaban cubriéndose de algas”, lo que les otorga un olor a dimetil sulfuro, un compuesto químico que es liberado por una de sus presas habituales, el kril.

"Estamos cultivando alimentos sobre plásticos"

En el ámbito terrestre, apunta el informe, la mayoría de los plásticos destinados a actividades agrícolas son materiales relacionados con cultivos en invernaderos. Pese a la cifra, no existen planes que permitan tratar adecuadamente estos materiales que en muchos casos terminan integrándose en la tierra. "Estamos cultivando alimentos sobre plásticos", denuncia Barea, quien señala que esta es una práctica muy extendida en determinadas zonas de España.

Más allá de esta fragmentación de los espacios de las contaminaciones, existen factores determinantes a la hora de entender el porqué de estos porcentajes altos de abandono de plásticos en los entornos naturales. El primero se cimienta en la historia, según informa el experto de SEO/BirdLife. Durante las primeras décadas vitales del plástico, había un absoluto desconocimiento de los efectos contaminantes que este y otros elementos podrían tener, por lo que han tardado mucho en aparecer medidas destinadas a paliar la acumulación de basura.

A todo ello hay que añadir el desconocimiento y la omisión de la mayor parte de las grandes empresas mundiales, que hasta la fecha siguen apostando por los plásticos de un sólo uso. De esta forma, Muñoz señala al poder que tienen los gestos ciudadanos a la hora de reorientar los hábitos de consumo. "Los criterios con los que compramos las cosas pueden cambiar el mercado. Si un usuario demanda productos poco envasados o sin plásticos de un solo uso, el mercado terminará cambiando", explica.

"El problema no se soluciona buscando materiales alternativos, lo que tenemos que hacer es dejar de producir estas cantidades de plásticos"

Sin embargo, el problema, tal y como apunta el informe es sistémico, en tanto que el enfoque de producción capitalista provoca que se generen ingentes cantidades de plásticos innecesarios. "El problema no se soluciona buscando materiales alternativos, lo que tenemos que hacer es dejar de producir estas cantidades de plásticos", añade el experto de BirdLife.

Tal y como señalan desde Ecologistas en Acción las empresas tienen una libertad muy amplia para elegir los materiales de sus productos, por lo que todo termina dependiendo de las escasas restricciones que se imponen a los plásticos de un sólo uso. Buen ejemplo es la última Directiva aprobada por Bruselas que pone límites al uso de estos materiales.

Para Carlos Arribas, coordinador de Residuos de Ecologistas en Acción, estas restricciones normativas son determinantes, sin embargo, el camino a seguir sólo puede pasar porque la sociedad europea termine por acoger un sistema de depósito y retorno, el cual “reducirá los porcentajes de contaminación gracias a la reutilización de los materiales”, opina el experto, que apunta a Alemania como ejemplo a seguir en este aspecto.

Más noticias en Política y Sociedad