Público
Público
las claves de la desescalada

Sanidad ordena test en 24 horas para casos sospechosos y 14 días de aislamiento para sus contactos

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas diseñan el rastreo de contactos, clave para evitar los rebrotes y pasar de fase en la desescalada. Algunas regiones ya avanzan en sus planes de vigilancia. El ministerio, sin embargo, no ha establecido un mínimo de profesionales necesarios para encargarse de este seguimiento.

Varias personas en un bar en una céntrica calle de Ourense a última hora de este lunes, primera jornada de la fase 1 de la desescalada en Galicia. EFE/ Brais Lorenzo
Varias personas en un bar en una céntrica calle de Ourense a última hora de este lunes, primera jornada de la fase 1 de la desescalada en Galicia. EFE/ Brais Lorenzo

El pasado miércoles un hombre de 29 años dio positivo de coronavirus en Seúl, Corea del Sur. The New York Times cuenta que los epidemiológos identificaron rápidamente que este joven había estado en tres clubes nocturnos. Han realizado pruebas a unas 2.500 personas que estuvieron en los bares de la zona (Itaewon) e intentan localizar a otras 3.000. Se han detectado hasta 86 infecciones derivadas de este caso. Los clubes se han cerrado ya. Se ha expandido el virus, pero se ha localizado el nuevo foco de contagios gracias al rastreo de contactos.

Cada vez más países enseñan que la clave para avanzar hacia la nueva normalidad es la detección precoz y el rastreo de contactos. Esto comienza a instalarse en España y ya no son medidas que las comunidades autónomas pueden aplicar sólo si quieren. El Ministerio de Sanidad ha publicado una nueva orden en la que establecen que los servicios de salud pública deben informar diariamente de los sospechosos de coronavirus y de los contactos de un nuevo caso positivo. Estos casos tendrán que pasar por la cuarentena domiciliaria. 

Hay dos documentos que ordenan el manejo de sospechosos y contactos. En primer lugar, esta orden ministerial de cumplimiento obligatorio. Aquí el ministerio establece que se considera caso sospechoso a "cualquier persona con un cuadro clínico de infección respiratoria aguda de aparición súbita de cualquier gravedad". A estos casos los servicios sanitarios les tienes que realizar una prueba diagnóstica por PCR u otra técnica de diagnóstico molecular que se considere adecuada, en las primeras 24 horas desde el conocimiento de los síntomas.

Hasta ahora, los casos sospechosos no se habían registrado. A partir de esta semana, las comunidades tendrán que informar a Sanidad de todos ellos y explicar el porcentaje de casos a los que se les ha hecho prueba. Según ha explicado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, en unos días se tendrá la información.

Estos casos probables tendrán que hacer aislamiento hasta que tengan un resultado concluyente negativo. Y se iniciará la búsqueda de contactos. El manejo de contactos se establece en la Estrategia de diagnóstico, vigilancia y control en la fase de transición de la pandemia. Aquí de establece el aislamiento de 14 días y el seguimiento de los contactos estrechos. 

La clave para realizar adecuadamente este trabajo es reforzar la atención primaria. Las aplicaciones que en un principio parecían ser la mejor opción han pasado a un segundo plano. "Para evitar los rebrotes lo mejor es el rastreo de contactos, factor clave para pasar de fase, y que tiene que basarse en atención primaria. Las herramientas o app informáticas pueden ser un instrumento de apoyo, pero hay que garantizar que son eficaces", ha explicado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, este martes en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. 

Sin embargo, aún hay aspectos que faltan por detallarse respecto a los planes de otros países. Por ejemplo, el Gobierno no ha establecido unos objetivos específicos y cuantitativos de rastreadores por habitantes. Es decir, no hay un criterio numérico que evalúe la capacidad de una zona geográfica para realizar el rastreo de contactos. 

"No hemos marcado un objetivo, nos inclinamos por llegar a un porcentaje alto de contactos estrechos identificados. Cuando se detecta un sospechoso, hay que realizar PCR e identificar contactos. El porcentaje debe ser muy alto. Las comunidades aseguran que hay recursos suficientes para realizar este trabajo. Algunas, las más afectadas por la pandemia, han tenido que centrarse en dar recursos a hospitales, pero otras tienen ya equipos muy desplegados para garantizar la vigilancia", ha explicado Illa.

Aunque España no lo haga, la Asociación Nacional de Funcionarios de Sanidad de Condados y Ciudades de Estados Unidos (NACCHO) ha indicado ya que para hacer frente a la pandemia se necesitan 30 rastreadores por cada 100.000 habitantes. Si se tiene en cuenta este cálculo, en España harían falta unos 14.000.

Comunidades ya implantan sus planes de rastreo

El rastreo de contactos ha ido cogiendo más peso según ha avanzado la pandemia. Sobre todo, por las experiencias de otros países como Corea del Sur o en Singapur. De hecho, al principio no era uno de los indicadores claros para pasar de fase pero en el último documento de Sanidad, publicado el pasado viernes cuando Illa anunciaba las zonas que pasaban de fase, se incluyó esto. 

Una de las quejas de comunidades a las que les rechazaron solicitudes, como la Comunitat Valenciana, es que Sanidad incorporó nuevos criterios sin previo aviso. Entre otros, se encuentra el "disponer de protocolos y recursos para el seguimiento de casos". Esto evidenció que regiones como Madrid también pidieron pasar de fase sin tener un protocolo de rastreo.

Sin embargo, hay comunidades que ya han avanzado en esto. Baleares puso en marcha la estrategia este lunes 11 de mayo. Según han explicado desde la Conselleria de Salud, el estudio de contactos estrechos se realizará por el personal de enfermería de atención primaria y cualquier persona asintomática que cumpla con la definición de contacto estrecho de un caso confirmado tendrá que ser informada y se le hará una vigilancia.

Galicia activa una plataforma para identificar los contactos y en Gran Canarias se realiza el rastreo desde marzo

Mientras, Galicia anunció este martes una plataforma tecnológica de seguimiento directo de personas vinculadas con infectados de coronavirus. Se contratará a 20 operadores, aunque el equipo podrá aumentar hasta los 50. Tras una consulta médica en la que se diagnostique a un paciente como sospechoso, se solicitará la PRC y se activará una encuesta inicial en la plataforma. La persona sospechosa de covid tendría que responder a la encuesta en la que se le solicitará los datos de las personas con las que ha mantenido contacto estrecho desde dos días antes del inicio de los síntomas y hasta el momento en que comienza su aislamiento. Si el resultado de la PCR es positivo, se le solicitará a los contactos que guarden cuarentena durante 14 días, desde el último vínculo con esta persona.

En zonas como Gran Canaria, desde el 11 de marzo, unos 30 profesionales de la enfermería y médicos de familia se encargan de esta labor. Este equipo habla por teléfono con los infectados y les realizan una encuesta sobre los contactos de los últimos días. Después localizan a los contactos, se recomienda el aislamiento y se hace un seguimiento de su estado de salud. 

¿Qué se considera contacto estrecho de un caso?

El Ministerio de Sanidad establece que se clasifica como contacto estrecho: 

- Cualquier persona que haya proporcionado cuidados a un caso: personal sanitario o sociosanitario que no han utilizado las medidas de protección adecuadas, miembros familiares o personas que tengan otro tipo de contacto físico similar.

- Cualquier persona que haya estado en el mismo lugar que un caso, a una distancia menor de 2 metros (ej. convivientes, visitas) y durante más de 15 minutos.

- Se considera contacto estrecho en un avión, a los pasajeros situados en un radio de dos asientos alrededor de un caso y a la tripulación que haya tenido contacto con dicho caso.

Más noticias de Política y Sociedad