Público
Público
Únete a nosotros

Violencia Machista El teléfono 016 contra la violencia de género atenderá también a mujeres víctimas de violencia sexual

Se espera que en 2020 este nuevo servicio esté plenamente operativo. El Gobierno afirma que cumple así con lo que obliga el Convenio de Estambul, ratificado por nuestro país en 2014. El Consejo de Ministros amplió el techo de gasto para asegurar esta ampliación.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

016

La línea de teléfono 016, que desde hace más de una década (2007) asiste a las mujeres víctimas de violencia de género, comenzará a atender en breve a las víctimas de violencia sexual y otras violencias. Así lo acordó el Gobierno, que ya dio los primeros pasos aprobando en el último Consejo de Ministros una ampliación de cerca de 900.000 euros en el límite de gasto para este servicio para los años 2020 y 2021. Con este incremento el nuevo servicio de asesoramiento jurídico a víctimas de violencia machista pasará de contar con del límite de gasto de poco más de un millón de euros (1.049.000) a disponer de 1,9 millones.

Esta ampliación del gasto ha sido solicitada por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, aurgumentando que para poder cumplir con las exigencias del Convenio de Estambul, se hace necesario ampliar el ámbito de aplicación del servicio 016 a otras formas de violencia contra la mujer, como son la violencia sexual, el acoso sexual y los matrimonios forzosos.

El Convenio de Estambul es una de las herramientas fundamentales de derechos humanos de las mujeres acordada por el Consejo de Europa en 2011 y ratificada por nuestro país en 2014. Según este tratado, los estados miembros deben poner todos los medios a su alcance para acabar con todas las violencias que se ejercen contra la mujer y no sólo contra la que es realizada por los hombres que tienen un relación sentimental con la víctima, tal como ocurre en la actualidad con la ley de violencia de género de 2004. 

Los planes del Gobierno incluyen, también, ampliar este servicio a otros canales tecnológicos, y que permitan la comunicación con este servicio a través del correo electrónico, redes sociales o aplicaciones como WhatsApp, que hasta el momento no están disponibles.

Estas novedades, según señala el Gobierno, supondrá un notable incremento en el número y características de las personas que accederán al servicio y de las prestaciones ofrecidas por el mismo y en la adaptación del servicio a ellas.
La puesta en marcha de este servicio ampliado implica un incremento en las cuantías económicas del servicio, pero también del personal y de la formación que éste necesita.

El actual contrato del servicio 016 finalizó el pasado 11 de junio de este año, pero se decidió una prórroga de 6 meses (hasta el próximo 11 de diciembre) y podría volver a extenderse hasta principios de junio de 2020 por un valor de 523.325 euros.

El nuevo servicio ampliado no se implantará hasta 2020, para lo que es preciso la tramitación anticipada de un nuevo expediente de contratación por un oste total de 1,9 millones aprobados el pasado viernes por el Gobierno. 

​Problemas con la contratación

El servicio telefónico 016 ha estado marcado por diversas polémicas a lo largo de los últimos años. En enero de 2018 se filtró la intención de le entonces ministra del PP, Dolors Montserrat, de incorporar a esta línea un servicio que facilitara también a los hombres información sobre igualdad de trato, prevención de la violencia y sobre cuestiones relacionadas con separaciones, divorcios y custodias de los hijos.

 Así lo recogía el pliego técnico de contratación del servicio de la línea 016 que había aprobado el ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Las protestas sociales y de los diversos grupos políticos dieron al traste con esta iniciativa.

Poco después, en el mes de junio de 2018 el servicio fue adjudicado a la empresa Atenzia, que durante varios días tuvo en vilo a las trabajadoras que gestionan este servicio y en jaque también a las usuarias. Este cambio de adjudicación (hasta ese momento el servicio había sido gestionado por Arvato Qualytel), coincidió con la moción de censura contra el Gobierno de Mariano Rajoy, así que fue el Gobierno del PSOE quién terminó de gestionar la crisis creada.

Entre los temas que este servicio especializado de atención a víctimas de violencia de género tiene por delante, está la necesidad de decidir si se debe ser un servicio público, gestionado por fondos y personal público (tal como reclaman algunas expertas) o si debe continuar externalizado como una contrata. Otro de los temas a resolver es el convenio laboral de sus trabajadoras. En la actualidad están incluídad dentro del convenio de los call centers, cuando se trata de un servicio altamente especializado. 

Más noticias en Política y Sociedad