Público
Público

Trata de seres humanos Una campaña de la Guardia Civil llama a la ciudadanía a denunciar el #trabajoforzoso

La iniciativa puesta en marcha este martes por la Guardia Civil con el respaldo del Ministro del Interior Fernándo Grande-Marlaska y la cineasta y activista contra la trata Mabel Lozano, quiere sensibilizar a la población sobre el problema de la trata de personas con fines de explotación laboral.

El ministro del Interior en la presentación de la campaña de la Guardia Civil "trabajoforzoso". EFE/Luca Piergiovanni

Marisa Kohan

Una campaña puesta en marcha este martes por la Guardia Civil con el respaldo del Ministro del Interior Fernándo Grande-Marlaska y la cineasta y activista contra la trata Mabel Lozano, quiere sensibilizar a la población sobre el problema de la trata de personas con fines de explotación laboral. Con el hashtag #Trabajoforzoso, la campaña está destinada a prevenir y a concienciar a la sociedad sobre "esta dura realidad", ante la que "hemos de fomentar la denuncia y mostrar una decidida intolerancia", explicó el ministro en el acto de presentación. La iniciativa pide a la sociedad que se implique y que actúe.

Para este fin, llaman a la ciudadanía a utilizar las redes sociales y se ha puesto en marcha una dirección de email (trata@guardiacivil.es) y un número de teléfono para recibir denuncias, información y consultas sobre esta violación de los derechos humanos.

La explotación no es cosa del pasado, explicó el ministro, que afirmó que de lo que se trata es de "mover conciencias ante delitos tan siniestros y deplorables como el trabajo forzoso y la explotación laboral de las personas" y aseguró que igual que las fuerzas de seguridad del Estado "trabajan para erradicar la violencia de género o la trata de personas con fines de explotación sexual, hoy presentamos esta campaña que dirige sus esfuerzos al trabajo forzoso, otra forma de violencia silenciosa e invisible que como señala la Organización Internacional del Trabajo (OIT), está presente en todos los países del mundo.

Grande-Marlaska resaltó que, según datos de la OIT, en el mundo existían e 2016 más de 16 millones víctimas de trabajo forzoso en sectores tan diversos como el trabajo doméstico, la construcción o la agricultura. Una cifra que asciende hasta los 25 millones si se incluye la explotación sexual y la mendicidad forzada.

"Particularmente abominable es comprobar que el trabajo forzoso no sólo afecta a adultos, sino también a menores y que el 58% de las víctimas de esta explotación son mujeres y niñas, sin incluir la explotación sexual" explicó el ministro. "Y todavía se pone en duda que el hecho de ser mujer supone una mayor servidumbre en este tipo de delitos", añadió.

El concepto de trata de seres humanos y de trabajo forzoso no engloba en sentido estricto actividades de economía sumergida, ni el incumplimiento de los derechos laborales por graves que sean, sino que se refieren a la imposición de trabajos por "grupos delictivos", que pueden limitar la libertad de movimiento de las personas, retención de salarios o de documentos de identidad, que sufren violencia física o sexual, amenazas e intimidaciones o deudas fraudulentas que los trabajadores no pueden pagar.

Según datos del ministerio del Interior, en los últimos 8 años la Guardia Civil ha llevado a cabo 12.804 actuaciones contra la explotación laboral y la trata de seres humanos para esos fines, han informado de sus derechos a más de 80.000 trabajadores y han liberado de la esclavitud a 1.794 víctimas, de las que el 95% eran extranjeros. Estas mismas fuentes afirman que el año pasado se llevaron a cabo 47 operaciones con el resultado de 113 personas detenidas por los delitos de trata de personas y de explotación laboral.

Mabel Lozano, que lleva una década de activismo contra la trata de personas víctimas de explotación sexual y por los derechos de las mujeres (que suponen casi la totalidad de las que sufren este tipo de delitos), ha afirmado que "las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado tienen que combatir el delito y meter en la cárcel a los delincuente, pero sobre todo, y esto es lo más importare, tienen que vestir de derechos a los más vulnerables".

En relación a las consecuencias que estas denuncias tendrán sobre las personas más vulnerables y que ha sufrido trata y vulneración de sus derechos, el teniente coronel de la Guardia Civil Luis Pelaez, afirmó que estas "víctimas nunca van a ser repatriadas ni acusadas si se les identifica como víctimas de trata de seres humanos. A esas víctimas se les va a garantizar sus derechos, se las va a poner siempre en manos de asociaciones e instituciones que van a trabajar para su recuperación

"En ningún caso una víctima de trata va a ser devuelta a su país. Tenemos varias herramientas legales que así lo aseguran, tal vez un poco dispersas y quizás debamos trabajar un poco por aclararlas, pero ninguna víctima de trata de seres humanos será devuelta a su país. Cada caso será investigado de forma individual", afirmó el alto cargo de la Guardia Civil.