Público
Público

Vacuna contra la covid España necesita 15.000 enfermeras para asumir el plan de vacunación sin saturar aún más la Atención Primaria

La Atención Primaria es el servicio adecuado para llevar a cabo el plan de vacunación pero necesita refuerzos para poder asumirlo a la vez que se da la prestación sanitaria que la población necesita más allá de la atención por covid.

Varias personas hacen cola para acceder al Centro de Salud Artilleros del barrio madrileño de Vicálvaro, una de las 8 nuevas zonas que desde el próximo lunes sufrirán las restricciones de movilidad vigentes. EFE/ Fernando Villar
Un mujer y una niña, esperando para acceder al Centro de Salud Artilleros del barrio madrileño de Vicálvaro. EFE/ Fernando Villar.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció que los 13.000 centros de salud y consultorios que hay en España serán los puntos de vacunación contra la covid. El documento sobre la estrategia de vacunación no es tan claro al respecto al indicar que el Ministerio de Sanidad está trabajando con las comunidades "en distintas alternativas de centros de vacunación, teniendo en cuenta la experiencia de Atención Primaria". "A medida que se disponga de información sobre la disponibilidad de vacunas, será necesario actualizar los procesos y establecer dónde, quién y cómo se realizará la vacunación", indica el texto con las líneas maestras sobre el plan.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, cuando explicó en rueda de prensa esta estrategia afirmó que el sistema público de salud está preparado para ello: "Está acostumbrado a vacunar a 10 millones de personas contra la gripe y este año hemos vacunado a 14 millones en ocho semanas". Los sindicatos y profesionales de Atención Primaria también comparten que son los indicados para asumir este reto. Sin embargo, demandan más refuerzos para no saturar aún más los centros de salud y poder dar la prestación sanitaria que necesita la población más allá de la covid. El mayor déficit está ahora en enfermería. Según el INE, en España en 2019 había 316.000 enfermeras y, aunque ahora haya aumentado por los contratos temporales por la pandemia, sigue sin haber suficientes.

Las organizaciones varían entre el número necesario de contrataciones, aunque todas están de acuerdo en que es necesario reforzar las plantillas. "Antes de la pandemia ya había un déficit de al menos 15.500 enfermeras en Atención Primaria", valora María José García, secretaria general técnica de SATSE (sindicato estatal de enfermería), sobre las contrataciones mínimas necesarias. "Hace falta una contratación masiva o difícilmente se va a poder dar una respuesta adecuada. De forma urgente necesitaríamos 15.000 enfermeras más, 6.000 para Primaria", explica el secretario general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Comisiones Obreras (CC OO), Antonio Cabrera. Mientras que José Luis Cobos, vicesecretario general del Consejo General de Enfermería, señala que se necesita un plan estratégico de Recursos Humanos en el que al menos tendría que haber 30.000 enfermeras más en Atención Primaria.

El déficit de enfermería es uno de los grandes problemas del sistema sanitario público. Según el Ministerio de Sanidad, en España tenemos una media de 6 enfermeras por cada 1.000 habitantes (600 por cada 100.000) y la media de los países de la Organización para Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) está en 8 por cada 1.000. Cobos señala que es un déficit que llevan denunciando muchos años y que la pandemia ha puesto de manifiesto: "En todo el Estado necesitaríamos 120.000 entre todos los servicios, casi el 50% de las que hay, para alcanzar la media europea que podría ser una cifra óptima".

¿España tiene esa cantidad de enfermeras? Una de las justificaciones de varias autoridades políticas para no contratar más personal es que las bolsas de trabajo están agotadas y que no hay más trabajadores disponibles. Sin embargo, las organizaciones consultadas alegan que es la precariedad laboral el motivo por el que ahora está siendo más complicado para algunas Administraciones encontrar enfermeras. 

Cabrera señala que hay muchas diferencias entre comunidades autónomas. Asturias es una de las regiones que ha contratado e incentivado, pero muchas otras, e incluso el Gobierno central, han hecho lo contrario. "Hay comunidades que no tienen enfermeras porque los trabajadores incluso renuncian a sus contratos por las condiciones que ofrecen", comenta a Público. Esto último ha llegado a ocurrir en la Comunidad de Madrid también con médicos de familia.

En este sentido, el responsable de CCOO señala al Real Decreto del Gobierno Ley 29/2020 de medidas urgentes en materia de Recursos Humanos en el Sistema Nacional de Salud. Un decreto que ha sido rechazado prácticamente por la totalidad de organizaciones sanitarias. De hecho, este martes volvieron a concentrarse sanitarios en diferentes ciudades de España para pedir su derogación porque alegan que se carga el sistema de especialidades al permitir traslados según las necesidades temporales y que cualquier médico pueda ejercer sin ser especialista. Las organizaciones defienden que lo que se necesita es más reconocimiento profesional y acabar con la temporalidad para incentivar que los trabajadores que han renunciado a sus contratos o se han ido al extranjero quieran volver a los centros sanitarios.

En este sentido, García también diferencia entre las comunidades autónomas. Castilla-La Mancha, Extremadura o la Comunitat Valenciàna son algunos de los ejemplos de regiones que han reforzado sus plantillas de forma más adecuada ante la campaña de la gripe. Otras como Baleares han ampliado los horarios de sus trabajadores, duplicando la oferta sanitaria de cara a la población, también con éxito. Sin embargo, la portavoz de SATSE cree que esto se tienen que afrontar sin temporalidad: "En algunas comunidades no hay enfermeras porque los contratos no ofrecen ninguna estabilidad laboral. Si se elimina la precariedad laboral, habrá más enfermeras".

Las organizaciones esperan que se asuma la campaña de vacunación de forma escalonada y sin que coincida con la gripe

Más allá de la necesidad de refuerzos en las plantillas, las organizaciones sí creen que la Atención Primaria es dónde debe recaer el peso de la campaña de vacunación. Insistiendo en que tiene que haber capacidad para la prestación sanitaria que no sea covid, algo realmente complicado para los profesionales por el nivel de saturación o colapso. "No podemos olvidar al resto de pacientes, a los crónicos, y ya hay una fuerte tensión porque, además, muchos sanitarios están asumiendo funciones de rastreadores", incide Cobos.

Los dos portavoces de las organizaciones de enfermería esperan, eso sí, que la campaña de vacunación contra la covid no coincida con la de la gripe. "Hemos podido dar respuesta hasta ahora. Estaremos preparados para una nueva campaña teniendo en cuenta que será escalonada y que no empezará hasta finales de enero o principios de febrero. Muy justos, habría que aliviar la tensión, pero podremos con una gran carga de trabajo", valora el portavoz del Consejo General de Enfermería. "Será muy importante que no coincida en el tiempo y mantener los esfuerzos", añade García.

Sobre los espacios, Cobos comenta que es lógico utilizar todos aquellos autorizados como centros de vacunación: los hospitales para los sanitarios que trabajan allí, los centros sociosanitarios, los centros de salud y los consultorios: "La estructura que tenemos es suficiente y da cobertura al 100% y de manera pública". La red de Atención Primaria en España es mucho más fuerte que en otros países de Europa como Alemania por lo que conviene utilizarla ante este gran reto. Eso sí: sin saturarla o colapsarla aún más. 

Más noticias de Política y Sociedad