Público
Público

Violencia machista Juana Rivas ingresa en prisión un día antes del plazo dado por el juez para su detención

El ingreso se ha producido este viernes en el Centro de Inserción Social de Granada. El letrado ya avanzó que no iba a "eludir" el ingreso en la cárcel decretado por el Juzgado de lo Penal 1. 

Juana Rivas, en la sala del juzgado de Granada en una imagen de archivo.
Juana Rivas, en la sala del juzgado de Granada en una imagen de archivo. EUROPA PRESS

Juana Rivas ha ingresado este viernes hacia las 10.00 de la mañana en el Centro de Inserción Social (CIS) Matilde Cantos de Granada para cumplir la condena de dos años y seis meses que confirmó el pasado mes el Tribunal Supremo por haber permanecido en paradero desconocido con sus hijos durante agosto de 2017 para no entregarlos al padre, al que había denunciado por maltrato continuado. El ingreso fue anunciado este viernes por el abogado de Rivas en España, Carlos Aránguez, quien ya había afirmado que Rivas no iba a "eludir" el ingreso en prisión decretado por el juzgado de los penal número 1 de Granada.  

Aránguez ha explicado, sin embargo, que utilizarán "todas las vías legales para que esta situación dure el menor tiempo posible". En especial afirma que hay tres tipos de acciones que se pueden llevar a cabo. Por un lado "intentar acelerar lo más posible la petición de indulto que ya está en marcha desde el pasado cuatro de mayo y que han apoyado más de 60 organizaciones". Por otro la petición de un tercer grado para Juana Rivas, que impida que continue en prisión hasta que se decida el posible indulto. Y en último lugar "nuestro recurso contra el infame auto dictado por el juez el pasado 27 de mayo que ha dormido en un cajón del juzgado durante diez días hasta que hicimos una proteste formal y que ha sido reactivada por parte de la fiscalía".

La acción voluntaria de Rivas de ingresar en un centro de internamiento llega un día antes de que se venciera el plazo de 15 días dado por el juez Manuel Piñar a las fuerzas de seguridad del Estado el pasado 27 de mayo para que localizaran y la llevaran a prisión en un plazo máximo de 15 días. Esta entrada voluntaria ha impedido que fuera el juez quién decidiera el centro de internamiento. Tal como afirma la defensa de Rivas, la intención del juez era ingresar a Rivas en la prisión de Albolote (Granada) esposada y con un revuelo mediático. Aránguez afirma a este diario en conversación telefónica que será Instituciones Penitenciarias quien valore si el centro de ingreso es el adecuado o no. 

Entre el pasado 27 de mayo en que el juez emitiera una orden de busca contra Rivas, su abogado presentó diversos escritos ante el juzgado de lo penal de Granada. Entre ellos un recurso contra el auto de prisión y otro específico para que se detuviera dicho ingreso mientras se tramitaba la petición de indulto, recogida en el artículo 4.4 del Código Penal. La inacción del juez motivó una queja formal de Aránguez el pasado día siete de mayo. Sólo un día después, el pasado 8 de junio, el juez tramitó varios de los escritos que, como denuncia al defensa de Rivas, estuvieron guardados en un cajón durante diez días.

Aránguez afirma que "si bien Juana Rivas se equivocó poniéndose en busca y captura en primer lugar, el juez se ha equivocado poniéndola en busca y captura ahora. Porque no le ha dado un trato igualitario. Una orden como la que emitió no se hace a menos que seas un peligro público, lo habitual es que e le de al reo un plazo voluntario de ingreso en prisión, cosa que con Rivas no sucedió".

Complicaciones en Italia

El proceso en Italia por la custodia de sus hijos y la investigación de las seis denuncias que Rivas presentó en Italia entre 2019 y 2020 por malos tratos de su expareja hacia sus hijos siguen su curso. Un tribunal italiano ha vuelto a abrir la pericia por la custodia de los menores y la fiscalía tiene sobre la mesa las seis denuncias de Rivas contra Arcuri que no han sido archivadas. Sin embargo, los acontecimientos en España tienen un reflejo en los procedimientos Italianos.

"Esta es la pescadilla que se muerde la cola. Es un terrible circulo vicioso en el que el caso de España complica el de Italia y justifica a su vez la dureza con la que se trata a Juana en nuestro país. No olvidemos que el impulso inicial a ese circulo vicioso lo dieron los 13 meses que estuvo parado o dormida la denuncia inicial en un cajón". Aránguez se refiere así a la denuncia que Rivas interpuso en 2016 contra Arcuri en Granada por malos tratos continuados. Dicha denuncia nunca fue vista en los juzgados de nuestro país, tardó más de un año en ser remitida a Italia y allí durmió nuevamente en un cajón hasta que en Enero de 2020 la fiscalía italiana la archivó sin investigación.

Rivas defendió desde el inicio que su huída en agosto de 2017 fue para proteger a sus hijos de su padre, que había sido condenado pro maltrato en 2009 y al que volvió a denunciar. Desde entonces Rivas interpuso diversas denuncias por maltrato de su expareja hacia sus hijos, varias que aún no han sido archivadas ni investigadas en el país alpino. Varios informes psicológicos de hospitales públicos italianos, así como del servicio de salud mental del Servicio Andaluz de Salud afirman una situación de posibles malos tratos graves de los menores por parte de su padre y una situación mental vulnerable por parte de los menores. Sin embargo, ninguna de estas actuaciones ha abierto investigaciones en nuestro país. Juana Rivas y sus hijos están reconocido en España como víctimas de violencia de género por organismos públicos especializados en dichas violencias.

"Voy a cumplir con una decisión que considero muy injusta"

En un comunicado hecho público este viernes, Rivas afirma que cumplirá con "una decisión que considero injusta". Agradece los apoyos recibidos a lo largo de estos años y afirma que "por muy duro que sea entrar en la cárcel, para mí, los momentos más terribles de mi vida han sido los que en numerosas ocasiones os he narrado y cuando no tuve más remedio que entregar a mis hijos al Sr. Arcuri".

Más noticias