Público
Público

Violencia machista Mascarilla roja, la señal de alarma en las farmacias de Argentina que alerta de la violencia machista

La campaña se implementa para luchar contra el maltrato de las mujeres en pleno confinamiento obligatorio.

Mascarilla-19 , la versión que lanzó el Instituto Canario de Igualdad (ICI) junto con los dos colegios oficiales de Farmacéuticos de Canarias (ICI)
Mascarilla-19 , la versión que lanzó el Instituto Canario de Igualdad (ICI) junto con los dos colegios oficiales de Farmacéuticos de Canarias (ICI)

ana delicado

Desde este miércoles una mujer en Argentina podrá acercarse a cualquier farmacia de Argentina y pedir un "barbijo rojo", el nombre con el que se conocen las mascarillas. Quien la atienda comprenderá al instante que esta persona es víctima de violencia machista y le transmitirá que todavía no tiene este producto. Por ello solicitará sus datos personales y le preguntará si el pedido es para ella o para otra persona, con el pretexto de que se lo acercará apenas se encuentre disponible.

El personal farmacéutico se comunicará entonces con el 144, una línea de teléfono disponible durante las 24 horas que atiende un equipo interdisciplinario para brindar atención, asesoramiento y contención a las víctimas de violencia por razones de género en todo el país. Si el personal farmacéutico identifica una persona maltratada a partir de signos físicos o psicológicos que permitan presumir una situación de riesgo, también se comunicará con este dispositivo para saber cómo proceder en caso de que la víctima regrese al local. Las farmacias también contarán con impresos en los que se detallarán las herramientas disponibles con las que se puede solicitar asistencia.

Ésta es la iniciativa ideada en el seno del Gobierno de Alberto Fernández para acercarse a las mujeres en riesgo que no encuentren otra manera de pedir ayuda. El recién creado Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad y la Confederación Farmacéutica de Argentina (COFA) han alcanzado un acuerdo para que las mujeres puedan recurrir a las farmacias para pedir auxilio.

El Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad y la Confederación Farmacéutica de Argentina han alcanzado un acuerdo para que las mujeres puedan recurrir a las farmacias para pedir auxilio

En esta medida también se incluye al colectivo LGBTIQ+. La organización feminista Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá), que a través de su Observatorio realiza un registro mensual de los asesinatos por violencia de género que aparecen en los medios de comunicación, detectó 190 casos de agresiones durante 2019 dirigidas a personas pertenecientes a esta comunidad: 110 ataques de odio, 68 travesticidios sociales y 12 crímenes de odio. El 54% de los atacantes eran desconocidos; otro 17% eran conocidos de la víctima, y el 12% eran miembros de las Fuerzas de Seguridad.

En pleno confinamiento como el que existe en España, uno de los pocos comercios que permanecen abiertos para la atención al público son las farmacias, consideradas un "servicio esencial en la emergencia" en el decreto por el que el mandatario dictó la cuarentena obligatoria desde el 20 de marzo. Organizaciones feministas han alertado del peligro que atraviesan las mujeres que conviven con sus agresores dado el "aislamiento social obligatorio" que estará vigente hasta el 12 de abril.

El Gobierno de Fernández incorporó así el proyecto del "barbijo rojo", implementado de manera pionera en Argentina por la provincia de Río Negro (al norte de la Patagonia) a través de la Secretaría de Igualdad de Género. Pero la campaña tiene en realidad su primer precedente justamente en España, en las Islas Canarias. Mascarilla-19 es la versión que lanzó el Instituto Canario de Igualdad (ICI) junto con los dos colegios oficiales de Farmacéuticos de Canarias antes de que el protocolo se replicara en otras comunidades autónomas.

Cada 32 horas una agresión por motivos de género termina con la vida de una mujer en Argentina

En Argentina se distribuyen por todo el territorio 7.680 centros de atención al que pueden acudir las víctimas de violencia machista y que forman parte de una red de contención para generar una instancia de apoyo a las mujeres en situación de riesgo. Sólo este sábado se perpetraron cinco feminicidios en un sólo día, incluidas dos niñas de dos y siete años de edad. Dos días antes también fue asesinada una bebé de dos meses. Cada 32 horas una agresión por motivos de género termina con la vida de una mujer en esta nación, con 3.013 feminicidios en la última década.

Conscientes de la situación de riesgo que afrontan las víctimas maltratadas, miles de personas se asomaron este lunes a balcones, ventanas y terrazas de Buenos Aires y de otros puntos del país para reprochar con un "ruidazo" el avance de la violencia machista en plena cuarentena obligatoria. Diversos barrios quebraron la aparente tranquilidad que se ha derramado sobre las ciudades de Argentina y recordaron que hay otra epidemia, más silenciosa que la Covid-19, que sigue su avance a costa de las vidas de las mujeres.

Más noticias