Público
Público

Volcán en La Palma Cerca de 6.000 personas desalojadas por la erupción, a la espera de saber qué pasará con su futuro 

El Gobierno canario ultima la compra de 280 viviendas para alojar a los damnificados, que de momento pernoctan en establecimientos turísticos o centros sociosanitarios. La lava ha sepultado ya 350 edificaciones. 

Voluntarios clasifican las donaciones de ropa en el Polideportivo Severo Rodriguez, ubicado en Llanos de Aridane.
Voluntarios clasifican las donaciones de ropa en el Polideportivo Severo Rodriguez, ubicado en Llanos de Aridane. Jon Nazca / Reuters

La lava frena su avance hacia el mar en la isla canaria de La Palma mientras crece la incertidumbre para cerca de 6.000 personas que siguen desalojadas cinco días después de que estallará el volcán de Cumbre Vieja. Muchas de ellas ya lo han perdido todo. Otras permanecen lejos de sus domicilios por precaución. Los ríos de fuego han sepultado ya 350 edificaciones repartidas a lo largo de más de 166 hectáreas de la isla. 

Es el caso de Remedios. Una vecina de Todoque que vio como su casa era una de las primeras que se derrumbaban con el paso de la colada. "No sabía si llevarme ropa o los libros de los niños", recuerda entre lágrimas. Explica a la agencia Efe que su vivienda era grande y estaba llena de flores. "No me ha quedado ni una foto de mis niños", lamenta.

A la espera de soluciones y medidas a medio y corto plazo están las personas que, como Remedios, han dormido desde el domingo en el Acuartelamiento El Fuerte. Ya han comenzado a ser realojadas en plazas turísticas, mientras que las personas dependientes han sido trasladadas a centros sociosanitarios, según explicó este jueves la consejera de Acción Social del Cabildo de La Palma, Nieves Hernández. Otros, como el caso de esta vecina de Todoque, se marcharán a casas de amigos, familiares, o particulares que ceden solidariamente sus propiedades a los afectados.

Torres: "Primero tenemos que dar respuesta inmediata y luego hay que reconstruir"

"Primero tenemos que dar respuesta inmediata y luego hay que reconstruir", señalaba el presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres en Radio Televisión Canaria. Su Ejecutivo ultima la compra de 280 viviendas para alojar a los damnificados. Las primeras 100 podrían estar disponibles para las familias afectadas este mismo mes de octubre.

La administración autonómica no cierra la puerta a adquirir más recursos: "Si se extiende el problema y son muchas más viviendas las necesarias habrá que plantearse también la opción de las casas prefabricadas", especificaba el consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda, Sebastián Franquis. Además, el Gobierno canario ha anunciado que se acogerá a los fondos de solidaridad de la Unión Europea para iniciar la reconstrucción de la isla.

En la misma línea que el presidente canario se ha mostrado la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, que ha señalado que "lo urgente ahora en La Palma es atender las necesidades más básicas de las familias". Así, ha emplazado la toma de medidas más duraderas a un futuro cercano. 

Mientras, continúa el desfile de autoridades por la isla canaria. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, volaba hasta la isla desde Nueva York, donde acudió este miércoles a la Asamblea General de Naciones Unidas. El jefe del Ejecutivo ha acompañado a los reyes en su visita oficial a La Palma. Felipe VI ha prometido a los palmeros que "no van a faltar ayudas" para que puedan recuperar sus vidas. 

Lo que por el momento no cesa es la solidaridad de cientos de vecinos. Son incontables las campañas de recogida de enseres, alimentos y de captación de donaciones las que han surgido estos días. El polideportivo de Los Llanos de Aridane se ha convertido en todo un centro de avituallamiento. Además, el Cabildo de La Palma ha habilitado una cuenta bancaria para centralizar las donaciones económicas. Lo señaló este miércoles el director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias, Miguel Ángel Moncuerde: "Lo que hace falta es dinero".

Más noticias